PELOTAZOS CON RIESGO DE MUERTE: ¿Prevención en deportes con pelota?

PELOTAZOS CON RIESGO DE MUERTE: ¿Prevención en deportes con pelota?

Las muertes de deportistas mientras compiten se vienen asumiendo como lamentablemente lógicas en la medida que se trate de competiciones de alta velocidad, dentro de cuyo contexto los responsables de marcas de automóviles o motocicletas así como los de los circuitos de carreras de Fórmula 1 o Moto GP (paradigmas de la máxima potencia), deben de agotar el máximo de posibilidades de prevención, protección y asistencia de los corredores, con fórmulas aseguradoras que cubran todas las responsabilidades cuando llega el accidente. Pero hay otros deportes en los que la velocidad no es de la máquina sino del balón o pelota que se mueve en el entorno de los deportistas y/o espectadores, entre los que se producen accidentes y algunos de ellos muy graves o mortales cuando la pelota impacta con las partes vulnerables del cuerpo. La laboralidad del riesgo se mueve entre los conceptos de deportistas profesionales o amateurs.
8 Agosto 2018

Mucho se ha hablado sobre cuál es el deporte con pelota que consigue la más alta velocidad de la bola. Los expertos vienen a confirmar que el “drive” de salida del golf alcanza los 250 Kms/h (aunque pronto los puts se hacen lentos hasta llegar al green). Se acerca a esta velocidad el bateo de beisbol cuando se empalma de lleno la bola y se consigue el jon-ron fuera de la pista aunque luego todo son carreras con lanzamientos con la mano al guante. Pero también se está de acuerdo en que el deporte que de forma continuada y mantenida mueve la pelota a velocidades de entre 100 y 200 Kms/h ese es la cesta-punta del frontón, todo un espectáculo de fuerza y plástica que merece ser visto por su increíble desarrollo y belleza. Deporte en cualquier caso de alto riesgo que requiere prevención, protección y asistencia.

Los balonazos en los partidos de futbol o balonmano no suelen tener gravedad aunque sea de contacto de balón con cabeza del deportista, en parte por la debilidad de la fuerza directa de la pierna o del brazo del futbolista o balonmanista, pero también en parte porque el diámetro del balón es considerable (no digamos el de baloncesto) sino porque también esos balones tienen elasticidad o flexibilidad que absorbe gran parte de la energía lesiva en el impacto con la persona. Paradójicamente, las pelotas de tenis mucha más blandas pueden tener más riesgo que las de fútbol por su menor diámetro pero exclusivamente un los impactos oculares.

Los mayores riesgos se presentan en los deportes con pelotas duras. Las pelotas de golf pocas veces impactan con los golfistas sino que el riesgo principal está en los espectadores cuando la trayectoria del drive inicial se aparta de la pista. Han habido casos de impactos mortales y es que en los trabajos científicos sobre los efectos de lesión severa de la pelota de golf no solo lo acusan a la altísima velocidad de salida del palo sino a las características de rigidez y dureza de la bola, a la que algunos estudiosos califican de peores consecuencias que las de un disparo de pistola. La velocidad de la bola en el drive de salida es tan alta porque el radio de giro y la palanca que se da entre brazo y palo multiplica los efectos por la clásica ley de la palanca (potencia por su brazo igual a resistencia por el suyo). Estos efectos destructivos se presentan también en el beisbol porque ahi además se parte de una pelota que no está parada sino que el bateo inicial acusa el principio de acción y reacción de la velocidad de lanzamiento, aunque el bate tiene menos longitud que el palo de golf y la pelota tiene mayor diámetro y menos dureza que la del golf. La dirección de la pelota bateada es bastante aleatoria y los accidentes más graves de impacto de la bola los sufren los jugadores cercanos. Los espectadores están en la grada y muy pocas veces han sido víctimas de impacto.

La pelota de la cesta punta tiene un alma de hierro cubierta con goma maciza y se va finalmente cubriendo con capas de cuero muy pulimentado y tensamente cosido: su diámetro es menor que la de beisbol y el control de la trayectoria es de mucha mayor precisión por parte del pelotari que lanza. El riesgo del impacto de la pelota de cesta con el pelotari es de poca frecuencia pero de gran severidad, de manera que reglamentariamente no se puede salir a la cancha sin el casco, porque el golpeo ya no es de salida sino que en todo el juego se está lanzando la bola a altísimas velocidades en medio de cruces de los 4 pelotaris que hacen habitualmente partidos de parejas. La cesta suma envergadura al giro del brazo y la fuerza centrífuga permite alcanzar lanzamientos de 200 Kms/h cuando el pelotari consigue coordinar los giros de dedos, muñeca, codo, hombro y cintura, en una modalidad que, además permite parar unos instantes la bola en el interior para apuntalar los pies y dar mayor fuerza con una mano (derecha) o con dos manos (revés). La espectacularidad de la cesta-punta alcanza su cenit en los Campeonatos del Mundo que se celebran en 2018 en Octubre en Barcelona.

Los riesgos de los pelotaris profesionales (que cobran por jugar) son realmente laborales y sin duda, los empresarios deben de tener cubiertas sus responsabilidades con sus evaluaciones de riesgos y acciones preventivas pactadas con los sindicatos pelotazales y las Federaciones. Mayor problema tienen los Clubes de aficionados cuyos socios juegan pagando por disfrutar. Ahí están las Mutuas deportivas que son líneas independientes de las de Accidentes de Trabajo o Enfermedades Profesionales. El riesgo existe igual pero la cobertura puede ser distinta. Los amateurs en cualquier caso deben de cumplir los requisitos de seguridad de los reglamentos del juego y caso de no cumplirlo las coberturas pierden virtualidad.   

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario