Alianzas entre mutuas: ¿camino hacia la fusión o hacia un nuevo fiasco?

Alianzas entre mutuas: ¿camino hacia la fusión o hacia un nuevo fiasco?

Hace algo más de diez años ocurrió algo parecido y todo quedó en agua de borrajas
30 Abril 2019

El pasado mes de marzo los medios de comunicación informaban de que "Las grandes mutuas de accidentes de trabajo se concentran en dos alianzas" con el objetivo de optimizar el uso de recursos sanitarios de cada mutua, mejorar el servicio a los trabajadores de las empresas asociadas y reducir el coste sanitario por la cobertura de accidentes de trabajo, enfermedades laborales y comunes.

Según LA VANGUARDIA1 "se trata de un primer paso, que el equipo que comanda la Seguridad Social vería con buenos ojos que acabara avanzando hacia una integración".

En palabras del presidente de Asepeyo, José María Juncadella, recogidas por el diario "La información"2, se trata de "compartir sus centros asistenciales... sin necesidad de recurrir a... la firma de convenios con centros sanitarios privados".

Según La información2 "esta práctica - la firma recurrente de convenios con la Sanidad Privada para garantizar la atención sanitaria a sus usuarios - es uno de los ejemplos que el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, les ha puesto en privado a las mutuas para ilustrar las 'lagunas de eficiencia' en la gestión que, en su opinión, lastran la operativa del sector y también para rechazar sus demandas de una mayor financiación pública para cerrar la vía de agua en que se ha convertido para sus cuentas la atención de las bajas por contingencias comunes. 

El máximo responsable de la Seguridad Social - que disfruta de una autoridad incontestable en el sector - ha sido muy claro con las mutuas desde el minuto uno. Al poco de tomar posesión de su cargo - allá por el pasado verano - propició un almuerzo con los presidentes de los principales actores del sector: Fremap, Asepeyo, Fraternidad Muprespa, Ibermutua (entonces, Ibermutuamur), MC Mutual y Mutua Universal, entre otros. Según varias fuentes presentes en el encuentro, se sentó ante ellos y de forma muy sucinta les trasladó sus planes: diagnosticó un problema de eficiencia en el sector, les instó a resolverlo so pena de resolvérselo desde la Secretaría de Estado y les confió que entendía que parte de ese problema venía de la existencia de un exceso de actores en el sector, y que en su opinión no sería mala cosa avanzar hacia un sector más consolidado con seis o siete mutuas".

La preocupación del Secretario de Estado por la eficiencia sugiere que no ha olvidado una frase que probablemente leyó, en su anterior etapa en el cargo, en el "Informe de salud laboral. Los riesgos laborales y su prevención. España 2004"3, en cuya página 168 podía leerse: "Los datos disponibles indican que el sistema de seguro [de AT y EP] español, gestionado básicamente por las mutuas, pero dirigido y controlado por la Seguridad Social, se caracteriza por ser caro, ineficiente y escasamente orientado a la prevención".

MOVIMIENTOS QUE VIENEN DE ANTIGUO

Los movimientos asociativos entre mutuas están lejos de ser una novedad. El 4 de agosto de 2007 el diario EL PAÍS publicaba una noticia con el siguiente titular4: Las mutuas pactaron con la Seguridad Social un código de buenas prácticas.

La noticia hacía referencia a las investigaciones policiales sobre un supuesto desvío millonario de fondos en mutua Universal - aún pendiente de juicio5 - y aludiendo a "las continuas sospechas de pagos de comisiones por parte de entidades que colaboran con la Seguridad Social" recordaba "Aquel código, que firmaron ante el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado", código que "debía señalar la idoneidad de las prácticas seguidas por las mutuas para la captación de asociados. También debía excluir actuaciones que pudiesen menoscabar patrimonio de la Seguridad u otorgase beneficios que superen el ámbito de las prestaciones reglamentarias".

El documento - muy poco divulgado - fue objeto de un irónico comentario por parte del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, que en el número 55 de ERG@nline6 (febrero de 2007) incluyó la siguiente nota:

Las mutuas hacen propósito de enmienda

Según este curioso documento, las mutuas firmantes (que eran todas las que existían en aquel momento, setiembre de 2006) se comprometen, entre otras cosas, a “ajustar su actuación a los principios de integridad y transparencia” y a “dictar las actuaciones precisas… para que no se produzcan prácticas excluidas en su ámbito de actuación”. ¿Habrían cometido algún pecadillo?

Como es norma en ERG@nline, el comentario incluía un enlace al "curioso documento", enlace hoy inservible, por lo que adjuntamos el documento completo, a fin de que puedan ustedes disfrutar de la lectura de un excelente ejemplo de lo que podríamos llamar "literatura críptica".

Probablemente como consecuencia del código de buenas prácticas, "a finales de 2007 aparecía el primer movimiento en el sector de las Mutuas Colaboradoras de la Seguridad Social relacionado con el “asociacionismo” de estas entidades. Así nacía “Corporación Mutua” integrada por Cesma, Ibermutuamur, Mac, MC Mutual, Mutualia y Solimat. Casi sin solución de continuidad, a principios de 2008, se creó otra agrupación, “SUMA Intermutual”, integrada por Mutua Montañesa, MAZ, Umivale y Mutua Navarra. El origen de estas alianzas estaba justificado por la necesidad de añadir eficacia y transparencia a la gestión de los recursos públicos que manejan estas entidades, así como por el intento de que el uso de esos recursos públicos "sea más eficiente", en palabras del Secretario de Estado de la Seguridad Social de entonces - y de ahora-, Octavio Granado7.

Con posterioridad, el 14 de noviembre de 2011 tuvo lugar la publicación del Real Decreto 1630/2011, por el que se reguló la prestación de servicios sanitarios y de recuperación por las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social.

Se justificaba entre otros motivos en que el Tribunal de Cuentas había puesto de manifiesto repetidamente la infrautilización de los recursos asistenciales de las mutuas, en especial de los hospitalarios, al tiempo que reseñaba la proliferación, no siempre controlada, de asistencias realizadas a través de conciertos con medios privados mientras que una parte de los recursos propios se mantenían ociosos.

En este Real Decreto se profundizaba en los aspectos de colaboración entre las Mutuas estableciendo los mecanismos precisos para optimizar la utilización de los medios con los que las mutuas dispensan la prestación de asistencia sanitaria y para coordinar dicha utilización con la de los restantes recursos públicos, bien de las administraciones públicas sanitarias, bien de otras mutuas, así como la posibilidad de utilizar medios privados, de manera que se dé cumplimiento al objetivo de lograr la mayor eficacia y racionalización en la utilización de los recursos públicos gestionados por las mutuas.

Según UGT, lamentablemente prácticamente ninguno de los mandatos del RD, entre los que se encontraba la creación en la Dirección de Ordenación de la Seguridad Social de un grupo de trabajo para estudiar, con la colaboración de técnicos de mutuas de distinta dimensión, la posible optimización futura de centros asistenciales y recuperadores de las mutuas y/o distribución de especialidades, así como la adecuación de los conciertos con medios privados existentes a lo establecido por este real decreto, ha sido desarrollado por la Administración7.

Cuando el Gobierno cambió de color político como consecuencia de los resultados de las elecciones de noviembre de 2011, los nuevos dirigentes de la Seguridad Social se apresuraron a revertir la política de alianzas entre mutuas, incluyendo en el Real Decreto 701/2013, de 20 de septiembre, de racionalización del sector público, una disposición transitoria primera en la que se establecía que "En el plazo de un mes desde la fecha de su disolución, las Juntas de Gobierno de Corporación Mutua y Suma Intermutual propondrán al Ministerio de Empleo y Seguridad Social, de entre sus miembros, a las personas que deban actuar como liquidadores".

Los argumentos en los que se sustentaba tal decisión se exponían en el apartado IV del Preámbulo:

Las Entidades Mancomunadas de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social constituyen una figura jurídica dotada de personalidad jurídica propia e independiente de las que ostentan las Mutuas partícipes, que fue creada mediante Real Decreto 38/2010, de 15 de enero, y se regula en el capítulo II del título III del Reglamento General sobre Colaboración de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social, aprobado por Real Decreto 1993/1995, de 7 de diciembre, relativo a la colaboración y cooperación entre Mutuas.

La finalidad de las Entidades Mancomunadas es dispensar servicios propios de la colaboración, unificando a las Mutuas partícipes, y servir de instrumento para realizar la gestión del aprovechamiento común de los centros administrativos y asistenciales adscritos a las mismas. Pues bien, las mismas finalidades pueden cumplirse mediante los oportunos instrumentos de colaboración entre Mutuas, como son Convenios y Acuerdos, que no exigen la presencia de una persona jurídica interpuesta, ni absorben parte de la actividad autorizada a las participes, lo que supone ahorrar unos costes por infraestructuras administrativas y materiales que son innecesarios.

PERSPECTIVAS DE FUTURO

Con el nuevo cambio de Gobierno y la reposición en su antiguo puesto de Octavio Granado, no ha tardado en resucitar la antigua política de alianzas manifiestamente previa a la reducción del número de mutuas. ¿Y después?

Según La Información2, "los resultados del 28-A tendrán una incidencia relevante en este proceso. Un nuevo gobierno socialista con Octavio Granado en la Seguridad Social aceleraría con toda probabilidad el proceso de consolidación en el sector, mientras que desde el PP siempre se mostraron más partidarios en dar cierto margen a las mutuas, aunque también con una eventual consolidación del sector en el horizonte".

Un primer paso en esta dirección podría constituirlo el establecimiento de una ampliación de la duración de los convenios de asociación y adhesión con las Mutuas colaboradoras de la Seguridad Social, pasando a un período que podría llegar a ser indefinido. En otras palabras, se eliminaría la competencia entre mutuas por la vía de impedir a las empresas cambiarse de mutua, como ocurre en Alemania, donde las mutuas tienen como principal objetivo la prevención, en lugar de dedicarse a luchar a brazo partido por arrebatarse los clientes unas a otras sin ningún beneficio para el conjunto del sistema.

Un primer ensayo de esta posibilidad ya se llevó a cabo en el anterior período de gobierno socialista mediante el Real Decreto 38/2010 de 15 de enero, que estableció, en su disposición transitoria primera, la ampliación excepcional y por una sola vez del periodo de vigencia de los convenios de asociación de empresas y de los documentos de adhesión de trabajadores autónomos, pasando de uno a tres años. La ampliación, que fue prorrogada por la Disposición Transitoria 8ª de la Ley de Presupuestos para 2013, fue posteriormente eliminada por la Ley 35/20914 (Ley de Mutuas).

Los resultados de las elecciones y la orientación política del gobierno que salga de ellas serán sin duda decisivos sobre la forma de abordar esta cuestión, pero en cualquier caso las acuciantes necesidades financieras que presionan sobre la Seguridad Social deberían conducir a una reforma en profundidad del seguro de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales con el fin de aumentar su eficiencia, claramente mejorable según el Secretario de Estado, y, por qué no, dar a los trabajadores voz y voto en un sistema en el que, hasta ahora, todo el poder reside en las empresas (hasta no hace mucho las mutuas se llamaban "patronales") y en la Seguridad Social.

Esperar y ver.

REFERENCIAS

1 https://www.lavanguardia.com/economia/20190319/461116998554/alianza-mutu...

2 https://www.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/juego-de-tron...

3 Durán, F., Benavides, F. G. Informe de salud laboral. Los riesgos laborales y su prevención. España 2004. Barcelona, Atelier. 2004.

4 https://elpais.com/diario/2007/08/04/economia/1186178402_850215.html

5 https://www.abc.es/espana/catalunya/economia/abci-juicio-excupula-mutua-...

6 http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/TextosOnline/Erga_...

7 https://www.fespugt.es/sectores/salud-sociosanitario-dependencia/noticia...

 

 

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de Josep M. Nadal

Bravo por el articulo. Cada vez mas cerca de la organización preventiva alemana. Sólo falta que las mutuas se especialicen por sectores de actividad.
Cordialmente,

Añadir nuevo comentario