LA ENFERMEDAD DEL WORLD TRADE CENTER

LA ENFERMEDAD DEL WORLD TRADE CENTER

El ataque terrorista que hizo desplomarse el World Trade Center y sacudió el Pentágono sigue a día de hoy causando víctimas.
7 Agosto 2019

El 11 de septiembre de 2001 quedará por siempre marcado en la historia debido a la tragedia que se cobró la vida de casi 3.000 personas. El ataque terrorista que hizo desplomarse el World Trade Center y sacudió el Pentágono sigue a día de hoy causando víctimas.

La última fue hace tan solo unas semanas, se trata de Richard Driscoll, uno de los bomberos que participó en tareas de rescate en las famosas torres gemelas de Nueva York. Driscoll, de 73 años de edad y ya retirado, se convirtió en el bombero número 200 que muere por las secuelas del atentado, o lo que el Departamento de Bomberos de Nueva York ya denomina como “la enfermedad del World Trade Center”.

Trabajadores, policías, obreros, bomberos, servicios de emergencia o incluso voluntarios que acudieron a la zona, estuvieron inhalando polvo, humo, productos químicos y tóxicos que emanaban de los escombros. En las imágenes que nos llegaban les podíamos ver sin mascarillas, algunos se cubrían parcialmente con pañuelos, otros iban con la cara totalmente cubierta de gris ceniza. Esos héroes se han visto afectados por afecciones respiratorias, trastornos digestivos, y distintos tipos de cáncer, no solo de pulmón sino también de mama.

No son casos aislados, se trata de una problemática real y muy significativa. En 2011 se creó un programa de salud específico para prestar asistencia a estas víctimas que sufren problemas de salud a raíz de los ataques, el World Trade Center Health Program. En los actos de conmemoración del año pasado, el director del FBI, Christopher Wray, realizó una conferencia en la que revelaba que dicho programa de salud contaba con 9.375 miembros con diagnóstico de cáncer. En verano de 2018, el cáncer ya había acabado con la vida de 420 miembros.

Wray apuntó que, en total, eran más de 43.000 personas las que habían tenido algún problema de salud relacionado con los atentados. Confesaba que en tan solo seis meses él mismo había perdido a tres compañeros e insistió en la necesidad de que más gente se apuntara a los programas del Gobierno que detectan y tratan enfermedades relacionadas con los escombros tóxicos y las partículas que se desprendieron de los restos de los rascacielos. El World Trade Center Health Program cuenta actualmente con más de 90.000 inscritos que presentan distintos diagnósticos, destacando las enfermedades respiratorias y digestivas, el cáncer y los trastornos mentales.

Según los informes de los expertos, las personas allí presentes ese día estuvieron expuestas e inhalando aire tóxico, y no solamente ese día sino que el aire estuvo intoxicado durante meses. 

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario