Resumen XVII Congreso Internacional ORP

Resumen XVII Congreso Internacional ORP

XVII Congreso Internacional ORP tuvo lugar del 30 de octubre al 1 de Noviembre 2017 en Buenos Aires (Argentina)
1 Diciembre 2017

El campo de la prevención (de riesgos laborales) necesita la estrategia digital como el agua en el desierto. Necesitamos estar pensando continuamente a partir de datos porque ya no vale una prevención hecha grosso modo. Necesitamos tratar a cada persona de manera individual, simplemente porque las personas respondemos diferente a situaciones iguales”, sostuvo Pedro Mondelo, profesor de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) y director del XVII Congreso Internacional ORP realizado en Buenos Aires, Argentina.

El XVII Congreso Interancional ORP  ofreció 152 conferencias de especialistas provenientes de 28 países de América, Asia y Europa. Académicos, investigadores y profesionales de diversas disciplinas, compartieron sus conocimientos en prevención, salud laboral y seguros. Los talleres, disertaciones y sesiones de debate congregaron a unos 1240 asistentes los días 30 y 31 de octubre y 1 de noviembre.

El eje temático del cónclave que organiza anualmente la Fundación Internacional ORP y el Centro de Investigación para la Mejora e Innovación de la Empresa de la Universidad Politécnica de Cataluña, buscó profundizar sobre los aspectos que afectan al mundo de la Prevención de Riesgos Laborales (PRL) y los Seguros a nivel global en el actual contexto de digitalización.

Durante la sesión inaugural, el profesor Pedro Mondelo destacó la importancia de formar profesionales de la prevención de riesgos laborales que aprovechen las nuevas posibilidades y herramientas existentes; al mismo tiempo, innovar en los nuevos riesgos que emanan del entorno digital.

Gestión de riesgos y “Visión Zero”

A lo largo de los tres días del cónclave, se abordaron temas relacionados con la seguridad vial, la investigación de las enfermedades profesionales, nuevos paradigmas en la formación en seguridad y salud en el trabajo, la “visión cero” en los accidentes laborales, la tecnología aplicada a la PRL y la importancia de las políticas gubernamentales para mejorar el bienestar laboral, por citas solo algunas de las cuestiones más relevantes.

Es un error habitual intentar prevenir un accidente sin saber qué lo puede llegar a causar, es decir que si no hay relación con los accidentes no se puede trabajar en prevención”, sentenció el profesor asociado del Grupo de Ciencia de la Seguridad de la Universidad Politécnica de Delft de Holanda, Paul Swuste, quien se dedicó a explicar sobre cómo gestionar la seguridad.

Al respecto, Paul Swuste señaló que los indicadores no dicen nada por sí solos, que para prevenir hay que conocer las causas. “El factor humano siempre es la causa o parte de la causa; la tecnología no suele ser el problema”, agregó.

Por su parte, el profesor de la Universidad de Tecnología de Tampere de Finlandia, Jouni Kivistö-Rahmasto, describió las tendencias actuales en la investigación en seguridad ocupacional en su país. Dijo que se registran unos 130,000 accidentes laborales al año en una población de 5,5 millones de personas, que esa cifra está bajando pero muy lentamente.

La seguridad es un buen negocio desde el punto de vista contable; si identificamos los peligros podemos gestionarla correctamente. Sin embargo, son muchos los problemas en la gestión de riesgos. De hecho, creemos que es el punto más sensible”, indicó el académico.

En tanto, Hans Konkolewsky, secretario general de la Internacional Social Security Association (ISSA), presentó la campaña de Visión Zero. De acuerdo con su enfoque, todos los accidentes, daños y enfermedades profesionales son prevenibles.

Los accidentes del trabajo y las enfermedades profesionales no son fruto del destino ni de la fatalidad; siempre hay una causa. Al crear una cultura de la prevención, es posible prevenirlos y eliminar sus causas”, sostuvo Hans Konkolewsky, tras apuntar que Vision Zero es un enfoque transformador de la prevención que abarca tres dimensiones; la seguridad, la salud y el bienestar en todos los niveles del trabajo. Además, es flexible y puede adaptarse a las prioridades específicas en cada contexto determinado.

Pasqual Llongueras, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Internacional ORP, fue el encargado de pronunciar un mensaje de cero accidentes laborales y también tolerancia cero con la violencia, en recuerdo del reciente y trágico atentado de Nueva York en el que perdieron la vida cinco ciudadanos argentinos. “No podemos construir un mundo mejor si destruimos lo mejor del mundo que ya existe, que son la familia y la convivencia pacífica y respetuosa”, afirmó.

Marcos Urarte, profesor de prestigiosas universidades y escuelas de negocios, mostró una visión de futuro en el contexto de un mundo VUCA, un acrónimo formado por las palabras en inglés: volátil, incierto, complejo y ambiguo. Aseguró que “las organizaciones deben cuestionarse permanentemente lo que están haciendo” para poder superar los desafíos que plantea dicho escenario.

En cuanto a los modelos de dirección y liderazgo, Urarte destacó que “no tomar decisiones no es una opción” y animó a los directivos y profesionales a ser curiosos porque “el mundo cambia con rapidez, es imprevisible, complejo y difícil de interpretar”.

Tecnología al servicio de la humanidad

Entre las conferencias destacadas estuvo la de Amador Menéndez, científico y divulgador del Instituto Tecnológico de Materiales de Asturias e investigador del Massachusetts Institute of Technology (MIT), sobre la inteligencia artificial definida como la rama de la ciencia que trata de imitar al ser humano en su pensamiento y en su razonamiento.

El experto describió al “robot car” como una forma de inteligencia artificial, que es un automóvil capaz de circular sin conductor y que podría eliminar el concepto accidente de tránsito de las carreteras. “En efecto, los autos que conducen solos apenas tardan milésimas de segundos en reaccionar ante una maniobra inesperada, mucho más rápido que los humanos que tardan décimas de segundos”, detalló Menéndez

Además de ser autónomos e inteligentes, (los robor car) interactúan con el entorno y entre sí, de vehículo a vehículo. Así podrían evitar accidentes si están coordinados adecuadamente y hasta podrían no necesitar parar en las esquinas, lo que ahorraría combustible y tiempo. Esto es lo que se llama gestión autónoma del tráfico”.

El especialista también habló sobre el concepto “Big data” y lo definió como la acumulación de grandes bases de datos que luego son analizadas para extraer conclusiones. A su decir, además de usarse para identificar potenciales compradores de un determinado producto, también se está pensando en aplicarlo en el sector de la salud.

Del análisis colectivo de las búsquedas, Google podría hasta predecir una epidemia de gripe y anticiparse a ella más rápido que cualquier sistema sanitario de cualquier país”, aseguró Menéndez y detalló un avance de Robert Langer, también científico del MIT, quien ha desarrollado la “píldora electrónica”. “Con este dispositivo, nuestra salud podrá ser monitorizada en forma continua. Un sistema experto de inteligencia artificial analizará esos datos minuto a minuto, y así podríamos anticiparnos a un infarto, entre otras cosas: el médico del futuro está en la nube”, aseveró el científico español.

En ese contexto, Menéndez concluyó su ponencia con un mensaje para las aseguradoras: “las compañías de seguro tienen que empezar a pensar cómo se insertarán en el mercado con todos estos cambios que se vienen; sino no podrán ser parte de esta nueva ecuación en donde la tecnología se pone al servicio de la prevención y la salud”.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario