“Una persona feliz en el trabajo es más creativa”

“Una persona feliz en el trabajo es más creativa”

Gustavo Piera es presidente del Grupo CMR (Tack International y Delivering Happiness in Spain) y conferenciante. Ingeniero de formación, diplomado en Alta Dirección de Empresas por el IESE, diplomado en auditoría sociolaboral y en peritaje judicial y mercantil es ‘coach’ y ‘mentor personal’ de altos directivos en diferentes empresas nacionales y multinacionales.
11 Septiembre 2017

Es miembro fundador de la Asociación Internacional de Coaching Ejecutivo AECOP y presidente de AECOP Cataluña, En ORP2017, el 31 de octubre en Buenos Aires, pronunciará la conferencia ‘La felicidad como herramienta para retener el talento’.

¿Se puede ser realmente feliz?
Debemos definir primero qué es la felicidad para responder a esta pregunta, y la felicidad no es un lugar donde haya que llegar. Es un estado que se tiene mientras se está andando por el camino del día a día, para conseguir el objetivo deseado. Mucha gente dice: seré feliz cuando tenga aquella casa, cuando pueda conseguir llegar a Director, cuando sea millonario, cuando consiga aquella pareja...  y cuando lo ha conseguido ve que allí no está. Por lo tanto, respondiendo a la pregunta la respuesta es sí, pero la felicidad no es un lugar, son diferentes momentos que hay en esta vida mientras estamos haciendo lo nuestro. Es la suma de muchos momentos felices. Cuantos más momentos disfrutamos con lo que hacemos, más felices somos. 
 
¿La felicidad en el trabajo es posible o solo es una declaración de intenciones?
No solo es posible sino que es necesaria para sentir que la vida vale la pena vivirla. Pero nos tiene que gustar lo que hacemos. Una persona feliz en el trabajo es más creativa, disfruta con lo que hace, mejora el rendimiento, aumenta la productividad, la rentabilidad, etcétera. Hay diferentes factores que ayudan a ser felices en el trabajo, debemos conocerlos y trabajarlos. Por eso, hay empresas como ‘Delivering Happiness’ que trabajan la felicidad del empleado, centrándose en los valores y la cultura de la compañía, entre otros aspectos.
 
¿Qué caracteriza a las personas felices como profesionales?

Saben quiénes son, se conocen mejor. Saben dónde están, no se engañan. Son personas que tienen ilusiones, piensan en el equipo, son generosas, disfrutan con lo que hacen y saben disfrutar de los momentos.
 
¿Proporcionar felicidad a los empleados es caro?
Si hablamos de dinero, no, no es nada caro pues la felicidad no se compra ni se vende. Se proporciona ayudando a la gente a conseguir aquello que necesita en su puesto de trabajo, dándoles la libertad de tomar ciertas decisiones, sintiéndose importantes y responsables de su rol, sintiéndose que en aprenden en la compañía, que se desarrollan y crecen. Cuando perciben que se les escucha, se les respeta y se les valora. Y todo ello no es caro, pero hay que saber transmitirlo. La dirección tiene que aprender cómo hacerlo, siendo humilde, sabiendo escuchar, reconocer y motivar.
Estas son las características que corresponden a un líder. La mayoría de las empresas son escépticas con el concepto de felicidad, “¿cómo hacer que mi empleado sea más feliz, que mi empresa sea más rentable? No veo el retorno... solo veo gasto. Todo lo contrario: La felicidad de los empleados sí hace que las empresas sean más rentables ya que un empleado feliz trabajará más horas, será más creativo, eficiente, productivo, tendrá menos bajas laborales, estará comprometido con la marca y feliz con su entorno laboral. Será más resiliente, tendrá más plasticidad neuronal (capacidad para aprender) y tanto el cliente como el proveedor notarán por parte del empleado ese compromiso y fidelidad con la marca.
 
¿Las personas felices lo son en su vida personal y en su vida profesional? ¿Se puede ser feliz siendo feliz solo en uno de los dos ámbitos?
Estamos hablando de personas y las personas en la vida privada y profesional, van juntas; no las podemos separar. Es una sola vida, a menos que sea bipolar. La vida personal afecta a la vida profesional y a la inversa. Si tenemos problemas en la vida profesional nos afecta a la vida privada, así como nuestra vida privada a la personal. La felicidad viene de un estado de ánimo, y este estado de ánimo nos da una actitud que, como los vasos comunicantes, influye en las dos. Si eres feliz en uno de los ámbitos y no eres feliz en el otro no puedes decir que eres plenamente feliz, por tanto, te cambia el carácter, la actitud, la alegría y esto te repercute en la segregación de hormonas que hacen que cambie tu estado de ánimo. Difícilmente eres feliz si en alguno de los dos mundos no lo eres.
 
¿En el ámbito profesional el dinero es sinónimo de felicidad?
Si el dinero fuera sinónimo de felicidad no podríamos ver en las empresas personal de baja cualificación feliz. Existe la felicidad en cualquier nivel y no depende del dinero sino de cómo uno es reconocido y disfruta con lo que hace. Hay directivos infelices que ganan mucho dinero, propietarios infelices... Y hay personas que ganan la mitad de la mitad pero disfrutan con lo que hacen y son felices. Algo que nos hace también muy felices a nosotros es saber que, además de ayudar a mejorar la rentabilidad de las empresas mediante la felicidad de sus empleados, nos gusta saber que esa felicidad se la llevan a sus casas, mejorando relaciones familiares, educativas, etcétera.
 
¿Cuál es la relación entre la salud y la felicidad?
Estamos hablado de salud mental y de salud física y ya sabemos que el cuerpo humano es uno y es holístico. El cerebro afecta al cuerpo y el cuerpo al cerebro. Cuando el cuerpo humano no está sano, la mente no está sana y la felicidad hemos dicho que era un estado de ánimo, una actitud, para disfrutar con todo lo que haces y darle sentido a lo que haces. 
 
Algunos de los puntos importantes para ser feliz que, de forma resumida, incluirían:

- Hacer deporte: el ejercicio activa el espíritu y la mente.
- Dormir bien: el descanso es fundamental para las células.
- Tener ilusiones: es el motor de la vida con energía.
- Reír: abre horizontes y alegra el alma.
- Respirar profundamente: da oxígeno al cuerpo o sea energía.
- Beber agua: el cuerpo humano está formado por más del 50% de agua.
- Hacer relajación mental o meditación: el cerebro necesita relajarse.
- Ser generoso, ayudar a los demás: no hace sentirnos mejor.
- Escuchar música: la música amansa a las fieras”.
- Enfrentarnos a nuestros retos: da satisfacción y se nos van los miedos.
- Disfrutar del momento, del “aquí y ahora”.
- Agradecer todo lo que tenemos: genera una energía gratificante.
- Arreglarnos, mirarnos al espejo y gustarnos: ayuda a nuestra autoestima.

Son las principales que tenemos que trabajar y tener en mente si queremos dar los pasos adecuados para ser felices. Ser feliz no está a nuestro alrededor, está en nuestro interior.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario