Efectos de la Exposición Simultánea a Ruido y Vibraciones de Baja Frecuencia

Este artículo se refiere sobre todo al agente físico que debe condicionar grandemente los factores humanos y la ergonomía, pero que a menudo se descuida: ruido de baja frecuencia (RBF). La sinergia de este agente físico con el otro, es decir las vibraciones, puede conducir a condiciones debilitantes en el marco del prolongado (en años) exposiciones ocupacionales. Estudios anteriores han demostrado que se puede desarrollar la enfermedad vibroacústica (EVA) entre técnicos aeronáuticos expuestos ocupacionalmente al RBF. Además de técnicos aeronáuticos, EVA ha sido diagnosticada en adultos entre los pilotos de aerolíneas comerciales y tripulantes de cabina. El objetivo de este artículo es presentar los fundamentos y algunos resultados preliminares de un trabajo actualmente en marcha entre el personal de mantenimiento de aeronaves de la Fuerza Aérea Portuguesa. Estudios anteriores han demostrado un efecto deletéreo aumentado cuando ocurre una exposición a RBF concomitante con laz vibraciones de cuerpo entero. Cinco Bases de la Fuerza Aérea Portuguesa se someten a encuestas de ruido y vibraciones en dos lugares de trabajo distintos: 1-dentro del hangar y 2, mientras que aviones estéan realizando actividades preparativas para el vuelo. Fase1: Cuantificación de mediciones acústicas estándar dBA, RBF y niveles de vibraciones triaxiales de cuerpo entero. Fase 2: Trabajadores (N ≈ 800 en lugar de trabajo-1, N ≈ 200 en el lugar de trabajo-B) se seleccionan según años de actividad profesional, y se evaluaron los datos clínicos relevantes EVA. Fase 3: Hacen análisis de datos. Este es un estudio largo de dos años que comenzó en marzo de 2015.
Autor principal: 
Ângela
Leal
ISLA Leiria
Portugal
Coautores: 
Rita
Canotilho de Almeida
Fuerza Aérea Portuguesa
Portugal
Miguel
Corticeiro Neves
Fuerza Aérea Portuguesa
Portugal
Mariana
Alves-Pereira
ULHT
Portugal
Helena
Ribeiro
Fuerza Aérea Portuguesa

Introducción

Este artículo se refiere al agente físico que debe condicionar grandemente los factores humanos y la ergonomía, pero que a menudo se descuida: ruido de bajas frecuencias de (RBF). La sinergia de este agente físico con otro, la vibración, puede conducir a afecciones debilitantes sí se verifican exposiciones ocupacionales prolongadas (en años). Estudios anteriores han demostrado que la enfermedad vibroacústica (EVA) puede desarrollarse entre técnicos aeronáuticos expuestos, en su trabajo, a RBF (Branco, 1999; Alves-Pereira & Branco, 2007). Estado de ánimo y cambios de comportamiento están entre los primeros signos clínicos observados entre los trabajadores expuestos a RBF. Cambios en la memoria y la cognición pronto siguen a surgir. Después de 10 años de exposición ocupacional, las condiciones de salud debilitantes que requieren permisos extendidos desarrollan (Branco, 1999; Branco et al, 2007). Se han documentado efectos genotóxicos (genéticos y tóxicos) aumentados entre los sujetos expuestos a RBF y vibraciones en comparación con los expuestos solamente a RBF (Dias et al, 2002; Silva et al, 2002).

Además de técnicos aeronáuticos, la EVA ha sido diagnosticado en adultos entre los pilotos de aerolíneas comerciales y tripulantes de cabina (Araújo et al, 2001; Araújo et al, 2003). El objetivo de este artículo es presentar las razones y algunos resultados preliminares para una continua vibración acústica y estudio clínico, actualmente en marcha entre los mecánicos de aeronaves de la Fuerza Aérea Portuguesa.

Metodología

Los efectos de la exposición ocupacional prolongada a RBF y Vibraciones son descritos por J. Arnot, un maquinista de barco de Escocia. El horario de trabajo del Sr. Arnot dentro de la sala de máquinas del barco era de 12 horas por día, siete días durante tres semanas, seguido de 2 semanas en casa (Arnot, 2003). Aunque la siguiente descripción sea muy frecuente entre los trabajadores expuestos a RBF, este paciente único, valientemente, ha publicado su experiencia médica y social con esta enfermedad. Un fragmento de esta obra parece muy pertinente en el contexto de este informe:

La sala del motor era muy ruidosa y nuestra principal preocupación era inicialmente por el dolor que estaba causando la vibración del motor principal a nuestros pies y rodillas. Después de tres años, el dolor de rodilla se convirtió en dolor permanente. … Después de aproximadamente cuatro años de actividad profesional en salas de máquinas de buques, empecé a experimentar... lo que me imagino que los síntomas de la 'resaca'. Consideré que esto sea particularmente injusto puesto que estos síntomas aparecieron sin mi haber incurrido en cualquiera de las conductas que normalmente causan resacas. Cuando fuera de la nave, experimenté mayor urgencia intestinal y con más frecuencia. También en a la misma hora, después de trabajar muy de cerca con los motores principales durante toda la semana tres, experimenté batimientos cardíacos adicionales o alborotos (taquicardia). Empezé a tener ataques de pánico durante el sueño y a despertar abruptamente, saltando para atrapar aire. También experimenté ataques de pánico durante el sueño y las sensaciones de los clavijas de agujas en mis manos, más tarde diagnosticada como el síndrome del túnel carpiano bilateral y asociados en adultos que sostienen equipo vibratorio.

Fatiga fue lentamente empezando a instalarse. Episodios de la depresión comenzaron a aparecer y con el tiempo se hicieron más frecuentes. Mi familia ha notado cambio en mi estado de ánimo y se quejó de que me estaba convirtiendo en cada vez menos sociable. He desarrollado una disposición de mal genio y me sentía más irritable. Hubo un aumento de dolor y ardor en ambas rodillas. He perdido masa muscular de alrededor de mis rodillas. Mis piernas se convirtieron en débiles y empecé a tener que subir escaleras a cuatro patas. A veces mi visión difuminaría, tanto en el hogar y a bordo de la nave. Noté que no podía tolerar a luz brillante. Solía experimentar una tos seca y cosquilleó a bordo de la nave, y encontré que era menos capaz de combatir infecciones menores. Todos nosotros encontraron que hemos tenido pequeños sangrados de nariz y fosas nasales congestionadas, junto con la tos seca irritante, pero sólo mientras a bordo de la nave. Pensamos que fue causado por la sequedad del aire. Tos a menudo comenzaron, aproximadamente, media hora después de estar en la sala de máquinas. Todos nosotros tuvimos esto problema y vivimos con recurso a medicina y tabletas de vitaminas. A menudo, la única forma para detener la tos sería por mí mismo, golpeando en el pecho tan duro como podía, como un mono a su pecho.

Áreas de excesiva sensibilidad y entumecimiento aparecieron en diferentes lugares en mi piel. Noté contracciones musculares y espasmos en mi columna y tenía dolores en mi espalda más fácilmente. Era incapaz de controlar los músculos de mi estómago a medida que se ajustaban tanto por ellos mismos que tenía dificultad en la respiración. Cuando vine del mar no pude llevar a mis hijos corriendo a abrazarme porque los músculos de mi estómago estaban tan dolorosos, incluso antes de la aparición de una hernia umbilical. He desarrollado una mayor necesidad de orinar y siempre sentí que yo no había vaciado completamente mi vejiga. Después, se ha desarrollado impotencia. Ruido y las multitudes llegaran a ser intolerables. La depresión se encuentra más permanentemente. Después de siete años de exposición ocupacional, empecé a notar el comportamiento perverso: pillo al tomar la decisión equivocada, como apertura de la válvula equivocada o el interruptor equivocado. No era que me olvidaba de hacer lo correcto, pero realmente me sentía convencido que había hecho lo correcto. Que ya había visto este comportamiento entre muchos de los antiguos miembros del equipo con quien había trabajado: le llaman la atención a sí mismos haciendo la elección equivocada, es decir, deliberadamente ajuste de alarmas de incendio y luego alegando que no recuerdan, o negando que habían causado todo el evento. Contracciones musculares, espasmos y endurecimiento muscular se convirtieron en episodios más fuertes y por largos períodos de tiempo, que a menudo abarcan semanas enteras yendo de ataque a ataque. Generalmente, estos síntomas se desplomaron considerablemente durante mi licencia en tierra y dos semanas en casa me permitieron a temperatura de recuperación para volver a otras tres semanas en el mar. En enero de 2001, firmé de enfermos con dolor de espalda y espasmos musculares, y nunca he vuelto a trabajar desde entonces (Arnot, 2003).

Esta información, tan cándidamente proporcionada, pone en marcha las alarmas en la mente de cualquier profesional en el campo de factores humanos y ergonomía, seguridad y salud en el trabajo y en medicina del trabajo, por nombrar unos pocos. Debilitantes e discapacitadoras situaciones como la de Sr. Arnot deben ser inexistentes. El estudio de 2 años que se describe en este informe es un (pequeño) paso en esa dirección.

Racional para Mediciones de Ruido

Las mediciones de ruido se llevaran a cabo en el lugar de trabajo y se centran en la protección de la función auditiva, una vez que la exposición excesiva al ruido en las frecuencias audibles del oído humano se sabe que puede causar trauma acústico y, en consecuencia, el deterioro de oído e, incluso, sordera. Las evaluaciones de ruido sirven para cuantificar los niveles de dBA del al agente físico responsable de este tipo de patología. Pero, sin embargo, estas evaluaciones no proporcionan información útil sobre el contenido del entorno, cuanto a RBF. Esta situación es el resultado de evoluciones históricas que en definitiva considera el RBF inconsecuente al deterioro de oído, a la inteligibilidad y a la audiología medida por pruebas. Por ejemplo, los trabajadores crónicamente expuestos a RBF no necesariamente presentan la muesca de 4,000 Hz en sus audiogramas (Castelo Branco, 1999; Araújo et al, 2003). Por lo tanto, además de la cuantificación basada en ruido dBA estándar, también se realizan medidas de dBLinear, con análisis de frecuencia en tiempo real en 1/3 de bandas de octava.

Racional para mediciones de Vibraciones

La vibración de cuerpo entero está presente en los ambientes laborales de los trabajadores de mantenimiento aeronáutico y puede medirse con acelerómetros triaxiales. La cuantificación de este parámetro está siendo realizada simultáneamente con la medición de los niveles de ruido antes descrita. Se espera concluir las mediciones de vibración y los análisis acústicos en septiembre de 2015.

Las mediciones se efectuaran en las áreas mecánicas de aeronaves de primera línea de las cinco bases aéreas, con el fin de comprobar si hay diferentes dependiendo del tipo de influencia de fieltro de las vibraciones. Las vibraciones se transmiten a los trabajadores y pueden causar cambios en el cuerpo humano, causando molestias y cambios fisiológicos que afectarán los ingresos laborales. Si se prolonga el tiempo de exposición, puede causar lesiones permanentes que se clasifican como enfermedades profesionales (código 44.01 de la lista portuguesa de enfermedades profesionales), tales como enfermedades osteo-articulares y trastornos angioneuróticos de la mano.

El Decreto ley 46/2006 de 24 de febrero transpone a la legislación portuguesa la Directiva 2002/44/CE, de 25 de junio, del Parlamento Europeo y del Consejo. Esta Directiva es relativa a la protección mínima de la seguridad y la salud de los trabajadores, en caso de exposición a riesgos debidos a la vibración mecánica. Este Decreto ley, en su artículo nº 2, establece los límites a tenerse en cuenta con respecto a la vibración:

  • Valor límite de exposición - valor diario de exposición personal, calculado en el período de referencia de 8 horas, expresados en m/s2, que no debe ser excedida;
  • Valor de Acción de exposición – valor de la exposición personal diaria, calculado en el período de referencia de 8 horas, expresados en m/s2, que, una vez superado, implica tomar las medidas preventivas adecuadas;

Para la vibración de cuerpo entero, que es el caso en estudio, el valor límite de exposición es 1,15 m/s2 y el valor de la acción de la exposición es 0,5 m/s2.

El Decreto ley 46/2006, de 24 de febrero, en actividades planteando un riesgo de exposición a vibraciones mecánicas, obliga al empleador a evaluar y, si es necesario, medir los niveles de vibración a los que los trabajadores están expuestos. La evaluación puede realizarse mediante la observación de prácticas de trabajo específicas, sobre el probable nivel de vibración del equipo o el tipo de equipo utilizado, bajo condiciones normales de uso. La evaluación y medición de los niveles de vibración mecánica deben ser programados y llevado a cabo a intervalos regulares y adecuados, teniendo en cuenta la amplitud y la duración de las vibraciones a que está expuesto el trabajador. Así, las mediciones de vibraciones en el caso de estudio se realizan durante el trabajo realizado, a través de mediciones representativas a realizar, con la adecuada extrapolación para las ocho horas de trabajo diario.

Racional para Selección de los Lugares de Trabajo

Trabajar dentro de un hangar con diversas fuentes de generación de RBF y vibraciones proporciona un entorno acústico muy distinto de lo que se encontró en las cercanías de un procedimiento de preparación de aviones. Además, el personal que trabaja en este último lugar suelen ser técnicos preparados para verificar las aeronaves antes de sus despegues, mientras que el mecánico, el eléctrico, el hidráulico, y el técnico de fuselaje trabajan dentro del hangar. Por lo tanto, en este estudio, son los dos lugares de trabajo más importantes, dentro de la misma industria y organización, se está comparando en cuanto a las variaciones en los ambientes acústicos y de vibración: 1 - dentro del hangar y 2 – en las cercanías de preparación de la aeronave para despegue.

Racional para el Estudio Clínico

Se estima la población trabajadora aproximadamente de 800 militares para el lugar de trabajo 1 y 200 para el lugar de trabajo 2, referidos anteriormente. La clasificación de la población de estudio se realizó según los años de actividad profesional:

  • Grupo A – menos que 5 años trabajando en aeronaves;
  • Grupo B – de  5 a 10 años de trabajo en aeronaves;
  • Grupo C – de 10 a 15 años de trabajo en aeronaves;
  • Grupo D – más de 15 años siguiendo trabajando en aeronaves.

La clasificación de la población de estudio según años de actividad profesional ha sido utilizada exitosamente en otros estudios que investigan los efectos biológicos de la exposición ocupacional a RBF (Mendes et al, 2014; Mendes et al, 2012). Se proporcionará entrevistas a cada trabajador, para determinar correctamente historias clínicas detalladas e la información detallada sobre la previa exposición a RBF y vibraciones (fetal, residencial).

Posibles soluciones organizacionales

En 1980, un equipo de investigadores de EVA comenzó su investigación entre técnicos aeronáuticos empleados en OGMA que, al tiempo, era propiedad de la Fuerza Aérea Portuguesa. OGMA, fundada en 1918, es una unidad de fabricación y mantenimiento de aeronaves que, en eso tiempo, empleaba más de 3.000 trabajadores. En 1987, era evidente que la mejor herramienta clínica para determinar el grado de exposición a RBF era el no-invasivo ecocardiograma, a que, posteriormente, se estableció un programa de investigación y monitoreo entre los trabajadores OGMA. Todos los empleados nuevos contratados para entornos de trabajo ricos en RBF hacían un ecocardiograma. Si el eco-proyección de imagen demostraba una amplia exposición previa a RBF, ese nuevo empleado no se colocaría en los lugares de trabajo ricos en RBF. Los trabajadores actuales expuestos a RBF comenzaron a controlarse cada 6 meses. Al alcanzar el nivel de exposición acumulada al RBF traducida por proyección de imagen de eco y otros parámetros clínicos, se retiraban los trabajadores de los locales de trabajo ricos en RBF. En OGMA, desde 1980-1989, hubo 21 casos de jubilación anticipada por discapacidad entre los trabajadores expuestos RBF. De 1990 a 1996 no hubo cualquier caso (Castelo Branco et al, 1999; Alvarez et al, 1993).

Se realizaron mediciones de RBF y vibraciones en cinco unidades base de la Fuerza Aérea Portuguesa: Base Aérea Nº 1 (Sintra), Base Aérea Nº 5 (Monte Real), Base Aérea Nº 6 (Montijo) y Base Aérea Nº 11 (Beja). No se llevaron a cabo mediciones en la Base Aérea Nº 4 porque ha sido imposible viajar para ella, ya que se encuentra en la Isla de Terceira, Azores.

Fue utilizado un medidor de nivel sonoro clase 1, dB Solo, perteneciente a la Academia de la Fuerza Aérea, para la medición de ruido. También fue utilizado un dosímetro SV104, equipo SVANTEK, dado en préstamo por EXIMO. Para la medición de vibraciones, fue utilizado el SV106, equipo SVANTEK. Este equipo ha sido dado en préstamo por empresa EXIMO, representante de la SVANTEK en Portugal.

Resultados y Discusión

Las mediciones se llevaron a cabo en la línea del frente (1er grado) de mantenimiento de aeronaves Epsilon TB-30, con sede en la Base Aérea Nº1, en Sintra. Con respecto a las vibraciones, resulta que el valor encontrado (0,004 m/s2) es muy lejos del valor de límite de exposición diaria (1,15 m/s2) y aun mismo del valor de la acción de la exposición (0,5 m/s2). Sólo el valor en el canal 3 ha excedido el valor de la acción, pero solamente como pico, como puede verse en la segunda imagen de las figuras siguientes (Figura 1 y Figura 2). En el caso de la Figura 2, superó el valor límite de exposición, pero también se refiere al valor de pico.

Figura 1 - Lectura de Vibraciones (I) en Línea de la Frente de Epsilon TB-30

Figura 2 - Lectura de Vibraciones (II) en Línea de la Frente de Epsilon TB-30

Fueran hechas también mediciones dentro del hangar, es decir, en el local de trabajo de los mecánicos de 2º grado. Los valores obtenidos fueron menores, como podría esperarse. Incluso para los valores de pico, no sobrepasaran el valor de la acción prevista en la legislación, como puede verse por las imágenes de las Figuras 2 y 3.

Figura 3 - Lectura de Vibraciones (I) en el Hangar de Epsilon TB-30

Figura 3 - Lectura de Vibraciones (II) en el Hangar de Epsilon TB-30

En cuanto a ruido, se realizaron tres mediciones con dosímetros SV104 cedida en préstamo por EXIMO. El primero (Figura 4) fue en el momento de preparar un avión para vuelo, con el motor en marcha y con el mecánico haciendo los procedimientos apropiados. Los otros dos (Figuras 5 y 6) se llevaron a cabo en dos diferentes puntos del Hangar de mantenimiento, pero con un avión con el motor en marcha en la placa de estacionamiento delante del Hangar y este con las puertas abiertas.

Se puede comprobar, por la segunda imagen en la Figura 4, que los valores de los rangos de frecuencia más bajos superan el valor de acción inferior previsto en DL 182/2006, que es de 80 dB(A). Esta medida fue, como ya mencionado, efectuada en la placa de estacionamiento, con el dosímetro colocado en el mecánico. En cuanto a las otras dos lecturas dentro del Hangar, en dos lugares diferentes, los valores de las bandas de octava inferiores disponen de valores cerca del valor de la acción inferior. Si se considera una incertidumbre máxima de 3 dB, estas cifras ya superan el valor de la acción inferior, que obliga al empleador a proporcionar protectores auditivos a los trabajadores sujetos a este ambiente de trabajo.

Figura 4 - Lectura de Ruido (con dosímetro - II) en Línea de la Frente de Epsilon TB-30

Figura 5 - Lectura de Ruido (con dosímetro - II) en Hangar de Epsilon TB-30

Figura 6 - Lectura de Ruido (con dosímetro - III) en Línea de la Frente de Epsilon TB-30

Utilizando el sonómetro al mismo tiempo que la medición de vibraciones, fueron efectuadas mediciones de ruido. La imagen de abajo muestra los resultados de la medición realizada cerca de la aeronave, en la preparación para el vuelo. Se verifica que los valores de presión sonora en las frecuencias bajas son los más altos. Los valores indicados en la tabla son lineales, sin ponderación A. utilizando la ponderación A, los valores son los mostrados en la Tabla 1, de los cuales se ha obtenido el valor de LAeq, Tk, efect=79,7 dB(A. Este valor es menor que el presentado por el dosímetro (84,1 dB (A)) (Figura 4), lo que es perceptible, puesto que el dosímetro acompañó el mecánico en sus movimientos, mientras que el sonómetro fue colocado en la misma posición en la que permaneció un mecánico sobre la plataforma de medición de vibraciones.

Figura 7 - Lectura de Ruido (con sonómetro) en Línea de la Frente de Epsilon TB-30

Tabla 1 – Aplicación de Ponderación A a los valores de la Figura 7 (Línea de la Frente de Epsilon TB-30)

Bandas de Oitava (Hz)

63

125

250

500

1000

2000

4000

8000

Laeq, f, Tk [Espectro do ruído "k"]

102,7

102,7

101,8

97,1

95

91,7

90,5

92,5

Ponderação A

-26

-16

-9

-3

0

1

1

1

LAeq, f, T [Espectro do ruído]

76,7

86,7

92,8

94,1

95

92,7

91,5

93,5

Se pude verificar, con base en la Figura 7, que los valores de las frecuencias más bajas (16Hz y 31,5 Hz) son considerablemente más elevados que los valores de las frecuencias más bajas utilizadas para efecto de mediciones de ruido laborar, que son a partir de los 63Hz. Así, hay una gama de valores que no son tenidos en cuenta, pero son precisamente estos valores los que, juntamente con las vibraciones, principalmente das de baja frecuencia también, están en la base de la DVA.

Conclusiones

Pretende-se, na continuidade desta investigação, tentar estabelecer uma relação causa-efeito entre o ruído de baixa frequência associado às vibrações e os sintomas respeitantes à DVA apresentados pelas pessoas sujeitas a este tipo de agentes.

Este trabajo no está completo ni contiene todos los datos recogidos. Sin embargo, con base en el ejemplo de Base Aérea Nº 1, parece que el ruido de baja frecuencia, que es despreciado por la legislación laboral sobre ruido, presenta valores más altos. En otras palabras, son las frecuencias más bajas donde hay una mayor intensidad, pero, porque no están dentro de las frecuencias de bandas de octava previstas en la legislación y normativa, no son medidas ni evaluadas.

Este tipo de ruido, junto con vibraciones, según la investigación bibliográfica ya mencionada, es la base de la EVA.

Se pretende, en la continuidad de esta investigación, tratar de establecer una relación de causa y efecto entre el ruido de baja frecuencia asociado con las vibraciones y los síntomas relativos a la EVA presentada por personas sujetas a tales agentes.

Agradecimientos

A Exmo. General Jefe de la Fuerza Aérea Portuguesa, por haber autorizado este estudio dentro de bases aéreas portuguesas.

A la empresa SVANTEK, por haber prestado los equipos de medida de vibraciones, a través de su representante en Portugal, la empresa EXIMO.

Referencias bibliográficas

N.A.A Castelo Branco, The clinical stages of vibroacoustic disease, Aviat. Sp. & Environ. Med. 70 (1999) A32-9.

N.A.A Castelo Branco, Vibroacoustic disease- An emerging pathology, Aviat. Sp. & Environ. Med. 70 (1999) A32-9.

N.A.A. Castelo Branco, M. Alves-Pereira, Vibroacoustic disease, Noise & Health 6 (2004) 3-20.

M. Alves-Pereira, N.A.A. Castelo Branco: Vibroacoustic disease: Biological effects of infrasound and low frequency noise explained by mechanotransduction cellular signaling. Progress Biophysics & Molecular Biology 93 (2007) 256-279.

N.A.A. Castelo Branco, E. Rodriguez-Lopez, M. Alves-Pereira, D.R. Jones, Vibroacoustic disease, some forensic aspects, Aviat. Sp. & Environ. Med. 70 (1999) A145-51.

M.J. Silva, A. Dias, A. Barreta, P.J. Nogueira, A. Carothers, N.A.A. Castelo Branco, M.G. Boavida, Low frequency noise and whole-body vibration cause increased levels of sister chromatid exchange in splenocytes of exposed mice. Teratogen. Carcinogen. Mutagen. (2002) 22(3), 195-203.

M.J. Silva, Carothers, N.A.A. Castelo Branco, A. Dias, M.G. Boavida, Increased levels of sister chromatid exchanges in military aircraft pilots. Mut. Res. Gene. Toxicol. Environ. Mutagen. (2002) 44(1), 129-34.

A. Araujo, F. Pais, J.M.C. Lopo Tuna, M. Alves-Pereira, N.A.A. Castelo Branco, Echocardiography in noise-exposed flight crew. Proc. Internoise (2001) The Hague, The Netherlands, 1007-10. (ISBN: 9080655422)

M. Alves-Pereira, M.S.N. Castelo Branco, J. Motylewski, A. Pedrosa, N.A.A. Castelo Branco, Airflow-induced infrasound in commercial aircraft, Proc. Internoise (2001) The Hague, The Netherlands, 1011-14. (ISBN: 9080655422)

A. Araujo, F. Pais, J.M.A. Lopo Tuna, J.H. Marvão, M. Alves-Pereira, N.A.A. Castelo Branco, Audio- and echocardiograms in vibroacoustic disease, Proc. 8th Intl. Conf. Noise as Public Health Problem (ICBEN). Rotterdam, The Netherlands, 2003, 115-117. (ISBN: 90-807990-1-7)

J. W. Arnot, Vibroacoustic disease-I: The personal experience of a motorman, Institute of Acoustics (U.K.) 25(2) (2003), 66-71.

A. P. Mendes, I. Bonança, A. Jorge, M. Alves-Pereira, N.A.A. Castelo Branco, M. Caetano, N. Oliveira, A. Graça, C. Santos, R. Ferraria, Voice acoustic profile of males exposed to occupational infrasound and low frequency noise, Laryngol & Voice, (2014) 4, 12-20. (www.laryngologyandvoice.org/temp/JLaryngolVoice4112-3980982_110329.pdf)

A. P. Mendes, A. Graça, A. Jorge, M. Alves-Pereira, N.A.A. Castelo Branco, A. Freitas, M. Laranjeira, I. Bonaça, The effects of ILFN-exposure on voice acoustic parameters of commercial cabin crewmembers. Laryngol & Voice, (2012) 2, 70-80. (www.laryngologyandvoice.org/temp/JLaryngolVoice2270-459212_124521.pdf)

M. Alvarez, F. Taborda, L. Gomes, C. Marçal, A. Soutenho, J. Marmelo, N.A.A. Castelo Branco, [Epidemiology of on-the-job accidents at OGMA], Rev. Port. Med. Mil. (1993) 4, 35-40. (In Portuguese.)

Papers relacionados

ORP 2015
Gonzalo
Pascual
Ministerio de Economía y Competitividad /INIA/ Centro de Investigación en Sanidad Animal
España
ORP 2015
Ana María
Salazar Bugueño
Facultad de Medicina, Universidad de Chile
Chile
ORP 2015
Luís
Carrapo Vitorino
Armada Portuguesa
Portugal