Lean ORP Conference Barcelona 2018

Lean ORP Conference Barcelona 2018

La transformación digital en la estrategia preventiva
14 Junio 2018 - 15 Junio 2018
AUDITORIO GAS NATURAL – FENOSA

Más información e inscripciones AQUÍ

ENTRE LA INTELIGENCIA DIGITAL O EL SÍNDROME DE DIÓGENES EMPRESARIAL

Gestionar la prevención de riesgos laborales hoy, significa enfrentarse con grandes niveles de incertidumbre. Reducir y hacer aflorar evidencias que permanecen ocultas bajo un grueso manto de datos, es el objetivo que debemos perseguir en la gestión de la PRL actual.

¿Cómo lograrlo?

Aunque saturemos periódicos, revistas e informes de palabras e ideas grandilocuentes (digitalización, big datadata analytics…), la verdad, es que los estudios más sesudos siguen empecinados en demostrarnos que la mayoría del tejido empresarial no sabe qué hacer con esos datos, privándose por ese colapso del acceso a las evidencias que permitirían tomar decisiones con menor riesgo y mayor acierto. Como consecuencia de esta captación irracional de bits, acumulamos cantidades ingentes de megas que no sabemos destilar y convertir en información (lo que en terminología anglosajona se denomina Business Analytics).

Deberemos dotar a la empresa de sistemas de inteligencia digital, si no queremos padecer el síndrome de Diógenes empresarial, donde prima la acumulación enfermiza de información sobre la selección de lo relevante.

Los datos de la gestión preventiva han estado, según nuestra opinión, demasiado centrados en indicadores al uso, tales como el índice de gravedad, de frecuencia… y, tal vez, sea esta manera de enfocar el problema, la que nos ha lastrado y no nos ha permitido optimizar más que, en el mejor de los casos, éxitos pírricos e inestables en la reducción de accidentes. No se trata de que estos datos no sean útiles, se trata de que no se utilizan correctamente para la esencia de la Prevención: Anticipar y Gestionar Riesgos, y hacerlo con la misma óptica innovadora que utilizan empresas como Google (Google Photos), Amazon (Amazon Go), o Tesla (Tesla Semi), por poner algunos ejemplos.

Creemos que ha llegado el momento de replantearnos el método de análisis preventivo por dos grandes motivos. Por un lado, el incremento exponencial de datos y por otro, el uso que aporta la sensórica en la empresa.

Al sumar el aprovechamiento refinado y extensivo de las fuentes tradicionales de información preventivas, con los nuevos modelos de análisis estadísticos (estimaciones bayesiana, estructura multinivel, valores perdidos, análisis de supervivencia, y teoría del valor extremo, por señalar solo algunas de las más relevantes patas la Prevención) y de minería de datos (árboles de regresión y clasificación, algoritmos de previsión, redes neuronales y máquinas de soporte vectorial, por mencionar algunas de las más conocidas). Estos algoritmos son los que permiten dar respuestas instantáneas, en tiempo real a instancias del usuario.

¡Estamos obligados a redefinir el modelo de gestión preventiva!, por dos razones: una, porque no salimos del círculo infernal de los accidentes y el proceso de mejora continua no nos satisface por su aportación casi inapreciable; y dos, porque el caudal inmenso de nuevos datos de los que disponemos nos obliga a otra mirada. Ha llegado el momento de responder a las “preguntas preventivas inteligentes”, con evidencias y no con intuiciones, si queremos obtener saltos significativos en la mejora de las condiciones de trabajo.

Tal vez, el giro copernicano que se avecina, podría estar, en no ir secuencialmente del control de la accidentalidad a la Empresa Saludable, antes bien, plantear el viaje a la inversa. Pongamos el foco en la Empresa Saludable y las variables que la configuran, para esperar obtener así el resultado deseado de reducción drástica de la accidentalidad laboral y de las enfermedades relacionadas con el trabajo (que, en Europa son mayores que los accidentes).

Por lo tanto, los “indicadores de accidentalidad” que nos atrevemos a renombrar como “indicadores saludables” del siglo XXI deben medir la bondad del nivel de Empresa Saludable. Estos nuevos índices se basarán en: el flujo de ideas nuevas, el alineamiento con las directrices de los stakeholders, la cohesión grupal, la reputación, el grado de ambiente colaborativo personas-robots, las prácticas seguras sin feedback, el comportamiento y compromiso con los fines generales… Creemos que debemos rescatar estos nuevos índices y proponemos agruparlos en un índice de “Impacto Social Total”, que caracterizaría y daría forma y sentido a la Empresa Saludable que viene, y que, por extensión, incidiría en una reducción de incidentes y accidentes para llevarlos o resituarlos en el objetivo cero accidentes.

Plaça del gas, 1
08003 Barcelona
España