Cómo reducir el estrés si eres perfeccionista

Cómo reducir el estrés si eres perfeccionista

Las personas perfeccionistas ofrecen un trabajo de gran calidad, pero tienen que lidiar con un estrés que les limita en sus objetivos
15 Junio 2021

Redacción

Expertos como Tanya Dalton, consultora especializada en productividad laboral y autora de The Joy of Missing Out -‘La alegría de perderse las cosas’-, recuerdan la importancia de lograr colocar las propias expectativas sobre los resultados en su justo lugar. Las personas perfeccionistas ofrecen un trabajo de gran calidad,  pero tienen que lidiar con un estrés que les limita en sus objetivos

Sin embargo, podemos encontrar a personas a quienes les cuesta no dejar todo absolutamente perfecto y sin flecos prácticamente inapreciables para el resto. Por ejemplo, esos pequeños ajustes antes de hacer una entrega pueden significar un pequeño e indeseado retraso en una entrega.

Hacer el mejor trabajo, tener los mejores resultados o, sencillamente, autoexigirse una perfección que nadie pide o espera implica una fuerte ración de estrés. Para combatir este comportamiento, especialistas en psicología han elaborado una serie de recomendaciones que pueden ayudar a las personas con tendencia a ser perfeccionistas a reducir su estrés diario mejorando, al mismo tiempo, su bienestar.

Recomendaciones para perfeccionistas

  • Menos ‘debería’: Modificar los ‘debería’ o imperativos en el diálogo interno cambiando a expresiones tipo: ‘me gustaría’.
  • Nada es bueno absoluto o tampoco malo absoluto. Lo que no es perfecto no quiere decir que sea malo, que no esté bien o que no tenga valor.
  • Es más positivo para evitar un estrés que nos bloquee autoestablecer metas alcanzables que se puedan ver cumplidas.
  • Los errores también sirven para aprender y mejorar.
  • Establecer prioridades. Es importante saber diferenciar entre lo importante y lo urgente.
  • No aplazar las tareas que requieran un desarrollo y que no son urgentes de forma imperativa.
  • No más que el tiempo imprescindible y mínimo a las tareas de importancia menor, que distraen mucho, y que no sirven para avanzar o alcanzar ninguna meta.
  • Dedicar tiempo en el algún momento del día a la relajación.
  • Trabajar la autoestima y aprender de todas las vivencias.
  • Dedicar tiempo y espacio a mimar nuestra parte emocional en lugar de tratar de racionalizar el porqué de todo lo que nos va ocurriendo.
¿Qué opinas de este artículo?