Alemania elaboró en 2012 un simulacro de la pandemia que le ha servido de plantilla

Alemania elaboró en 2012 un simulacro de la pandemia que le ha servido de plantilla

El informe, encargado hace ocho años por el Parlamento al Instituto Robert Koch, permitió al Gobierno de Merkel actuar con rapidez
7 Mayo 2020

Nuestras cifras son visiblemente mejores que las de otros países europeos y el motivo es que nuestra estrategia ha sido la correcta», se jactó esta semana el presidente de Baviera, Markus Söder, al hacer balance de esta primera etapa de la crisis del coronavirus. Y la estrategia a la que se refiere no ha sido diseñada en 2020, sino que fue perfilada en 2012, según consta en un informe que el Instituto Robert Koch (IRK) realizó ese año para el Bundestag alemán y en el que, como si dispusiera de una bola de cristal, elaboró un protocolo de actuación a partir de un simulacro que entonces nos hubiera parecido de ciencia ficción. El documento, titulado «Bericht zur Risikoanalyse im Bevölkerungsschutz 2012» (Informe sobre análisis de riesgo en la protección de la población 2012), parte de una simulación en la que un virus de origen asiático y bautizado como «Modi SARS» llega a Alemania. Adjuntamos el texto completo (en alemán).

«En el apogeo de la primera ola de la enfermedad, después de los primeros 300 días, alrededor de 6 millones de personas en Alemania se habrán infectado», calcula el estudio, que curiosamente describe los síntomas del hipotético virus como «fiebre, tos, náuseas y neumonía».En sus primeras declaraciones sobre coronavirus, en las que anunció las primeras medidas del gobierno alemán, la canciller Merkel pronunció el 10 de marzo palabras que parecen sacadas textualmente de este informe. «A falta de vacuna y de tratamiento, hemos de contar con que el 70% de la población resultará infectada», dijo, estableciendo cuatro consignas de actuación también tomadas de las conclusiones del estudio: «blindar a la población de más alto riesgo, que son ancianos y personas con enfermedades crónicas; restringir los contactos para ralentizar la expansión del virus y evitar así el colapso del sistema sanitario; y proveer de medios». Calló, sin embargo, otro pronóstico que aparecía en el informe: 12.000 muertos en el mejor de los casos y, si no se atajaba a tiempo, el virus tenía potencial para matar a 7,5 millones de personas.

La simulación había demostrado además que, a medida que el virus se extiende, «existe una creciente demanda de productos farmacéuticos, dispositivos médicos, equipos de protección personal y desinfectantes. Debido a que los hospitales, consultorios médicos y autoridades dependen generalmente de la entrega rápida de estos productos, el mercado ya no puede satisfacer plenamente la demanda y surgen cuellos de botella», advertía el texto, gracias al que el gobierno alemán estaba ya centrado en la producción nacional de mascarillas y desinfectantes a mediados de marzo. Siguiendo también las indicaciones, fruto del resultado de la simulación, el Estado alemán reaccionó rápidamente a una previsible «carencia de capacidades humanas y materiales para mantener la atención habitual en centros sanitarios» y «déficit de capacidad de camas de atención intensiva en hospitales para los casos más graves».

«El informe fue recibido entonces de manera muy positiva y se consideró útil por la gran cantidad de medidas recomendadas», dice ahora Lothar Wieler, el director del IRK, «estamos ante una epidemia a gran escala y ciertamente no puede haber nadie que estuviese completamente preparado para ello, pero contar con herramientas desde el principio, naturalmente ayuda». A raíz de esta simulación, el Ministerio de Sanidad modificó protocolos de actuación. El conocimiento adquirido se incorporó al Plan Nacional de Pandemia a partir del 2 de marzo de 2017. En él, el RKI formula «ayudas de planificación» para hospitales y residencias de ancianos, estimula el «almacenamiento» de respiradores y otros elementos de protección y establece conceptos de gestión «para la adquisición rápida en caso de emergencia».

Cuando saltó el primer caso en Alemania, el 22 de enero en la empresa Webasto, cerca de Múnich, los médicos de Stockdorf, un pueblo de 4.000 habitantes, supieron qué hacer. Se realizaron test de manera sistemática a todas las personas que habían tenido contacto con el enfermo en la última semana, aparecieron varios casos más que fueron igualmente puestos en aislamiento y Alemania logró así evitar que el primer caso diagnosticado en Europa colocase al país al frente de las infecciones.

El virólogo Timo Ulrichs ofrece una visión crítica de la aplicación del informe. «No se tomaron todas las precauciones que sugería el texto, no se almacenó tantas mascarillas y trajes protectores como pedía y no se han realizado ejercicios de protección civil», reprocha. También Peer Rechenbach, que participó en el estudio de simulacro y hoy en la HAW de Hamburgo, lamenta que no se actuase con más decisión en el acopio de material y la contratación de personal médico.

En el contexto actual, el enfoque era profético. En el supuesto de catástrofe de 2012, se registraban serios impedimentos en las áreas de transporte y tráfico; empresas se declaraban en quiebra, y faltaba personal cualificado en todas partes. A partir de dos «pacientes índice», se anticipaban tres oleadas de la enfermedad y se contemplaba que, dado que el virus puede mutar, las personas podían volver a infectarse después de un tiempo. El modelo teórico demosraba que las cuarentenas pueden frenar la pandemia, pero no detenerla.

Fuente: ABC

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario