Recomendaciones para una gestión empresarial efectiva en tiempos de emergencias sanitarias.

Recomendaciones para una gestión empresarial efectiva en tiempos de emergencias sanitarias.

Las empresas serán uno de los elementos claves para sostener una economía cada vez más debilitada por los efectos de la crisis sanitaria y a su vez garantizar la seguridad y protección de sus empleados cumpliendo así con su misión social.
9 Abril 2020

Redacción

En estos momentos en que el mundo lucha contra una pandemia que sigue dejando consigo miles de víctimas mortales, las empresas, como entes microeconómicos claves en el crecimiento de un país también se baten entre la vida y la muerte día a día, lo cual en algunos casos las ha obligado a adaptar su estrategia y planes de contingencia a las condiciones existentes o morir en el intento.

Una correcta gestión de una organización en tiempos de crisis no es una tarea fácil ni para grandes ni mucho menos pequeñas y medianas empresas. Los riesgos diarios a los que se exponen son de diversa índole y algunos inciden más directamente en la continuidad de su negocio que otros. Fundamentalmente estos riesgos son estratégicos y operacionales, como el retraso o la interrupción del suministro de materias primas; los cambios en la demanda de los clientes; el incremento de los costes; las reducciones logísticas que provocan retrasos en entregas; los problemas de protección de la salud y la seguridad de los empleados; la insuficiencia de mano de obra; o las dificultades relacionadas con el comercio de importación y exportación.

Frente a esos riesgos ya muchas organizaciones han comenzado a darle la importancia que se merece a sus planes de continuidad de negocios. Algunas de las medidas que las organizaciones ponen en práctica durante estos días son las siguientes:

  • Evaluar riesgos y establecer mecanismos de respuesta: la empresa debe tener un “plan de contingencia”.  Si una empresa no lo tiene, debe realizar una evaluación de todos los riesgos y de acuerdo con esto debe responder eficientemente.
  • Definir equipos de emergencia que establezcan la estrategia y los objetivos del plan de emergencia y tomen las decisiones de la forma más rápida y acertada posible. 
  • Establecer mecanismos de comunicación fluida tanto con los públicos internos como con los externos, así como reforzar los servicios de atención al cliente.
  • Mantener el bienestar físico y mental de los empleados, lo cual implica establecer un sistema de vigilancia de la salud, implantar el teletrabajo, asegurar la limpieza y desinfección de los entornos de trabajo, reforzar la educación sobre seguridad epidémica y aumentar la conciencia sobre la seguridad y la prevención de riesgos.
  • Asegurar las cadenas de suministro, lo cual incluye una correcta gestión de materias primas, diversificando sus canales de adquisición para no generar dependencia y poner en riesgo la producción. En cuanto a la gestión de inventarios se ha de tener en cuenta los costes financieros y la presión sobre el flujo de efectivo que implica mantener el inventario un largo tiempo.
  • Mantener las buenas relaciones con clientes y desarrollar diferentes soluciones frente al riesgo de complimiento. Puede que en algunos casos los incumplimientos de contrato no tengan consecuencias legales, dada la situación de emergencia y la empresa deba re adaptar sus contratos con clientes para minimizar sus pérdidas.
  • La publicación de información corporativa adecuada sobre la crisis puede mejorar la imagen pública de una empresa y reflejar su responsabilidad social.
  • Establecer mecanismos de gestión de los datos de empleados y agentes internos y externos con las que la organización tiene relación. También es necesario formular planes en materia de seguridad de la información y estabilidad de las operaciones.
  • Prestar atención a los flujos de caja, considerar el ajuste de presupuestos y planes de ejecución. También se recomienda simular escenarios de emergencia en donde se evalúen diferentes planes de emergencia.
  • Es fundamental actualizar y mejorar los sistemas internos de mitigación de riesgos ya existentes. Fortalecer el sistema de gestión de riesgos es tan importante como hacer frente a los acontecimientos negativos cuando estos se producen.

Sin embargo, todas estas recomendaciones, no podrían ser tan efectivas si no hay detrás un liderazgo efectivo que asegure una toma de decisiones flexible y correcta y que vele por el bienestar y compromiso de toda la organización.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario