Resiliencia, humildad, confianza, creatividad, solidaridad, fidelización y más teletrabajo en las organizaciones

Resiliencia, humildad, confianza, creatividad, solidaridad, fidelización y más teletrabajo en las organizaciones

Primeras reflexiones de expertos sobre el nuevo cambio empresarial postpandemia
8 Abril 2020

Redación

La gestión empresarial y humana vivirá cambios tras el periodo de confinamiento. La histórica situación vivida en plena era telemática está apuntando que habrá ciertas modificaciones en las organizaciones impulsadas por las personas. Profesionales de la salud, en todos los ámbitos y jerarquías incluidos gerocultores, servicios de limpieza de centros sanitarios, cuidadores de mayores, empresarios y trabajadores de supermercados, empresas farmacéuticas, producción de equipos de protección individual (EPI), trabajadores y servicios de recogida de residuos, fuerzas de seguridad del estado, farmacéuticos, empresas y empleados de mantenimiento de telecomunicaciones, industria localizada capaz de adaptar su producción a la generación de los productos de primera necesidad y de protección frente al virus, transportistas… La primera línea de la pandemia está mostrando cuáles son las profesiones y oficios que deben conformar la línea de peones, la línea de choque y defensa, en esta incierta partida de ajedrez que, mundialmente, se juega contra el invisible pero, globalmente presente, COVID-19.

Sin embargo, también es clave darse cuenta de hecho tan fundamentales como que la ley, incluida la Carta Magna, contiene mecanismos legales que se deben aplicar administrativa y gubernamentalmente frente a una pandemias… y, en cambio, ¿qué porcentaje de empresas cuenta con planes de contingencia frente a ellas?

Planes de acción económica y social, directrices estratégicas de comportamiento que favorezcan la gestión emocional de los trabajadores, gestión óptima de recursos, trabajo en equipo y unidad como resorte para superar el proceso de crisis, cuidar la propia salud con una buena nutrición, ejercicio físico y velar por el bienestar psicológico son claves fundamentales para el periodo postpandemia.

 “Predomina la dirección activa”

“En este momento histórico la tecnología tiene un enorme protagonismo […]. No podemos quedar al margen de la tecnología ni podemos plantear la evolución de lo que hacemos sin tenerla muy en cuenta […]. Realmente para lo que es el trabajo on line es una prueba y la impresión, aún al principio de todo este proceso, es que saldrá reforzado. Está claro que ya es importante pero no está generalizado y nos ha cogido en un momento realmente en que está lo suficientemente desarrollado para que, sin preparación previa, se pueda desarrollar muy ampliamente. Nos da idea de que tenemos unas estructuras, un conocimiento de cómo funciona suficientemente para, prácticamente, sin ninguna preparación, empezar a utilizarlo masivamente” ha explicado a prevencionintegral.com y a ORP International Fundation Jordi Olivella.

Profesor titular de la Escola Tècnica Superior d’Enginyeria Industrial de Barcelona de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) y autor del libro ‘Gestión eficiente de proyectos de innovación Cómo seleccionar los mejores métodos para gestionar proyectos de innovación’ opina que, en el momento postpandemia “en el sentido de adaptabilidad de las organizaciones va a haber sorpresas positivas. En situaciones de dificultad los distintos sistemas se ponen a prueba. […] Respecto a la planificación entiendo que en una situación de este tipo predomina de la dirección activa incluso en organizaciones que habitualmente siguen un método muy estable, muy estructurado, dependen ahora de decisiones de personas. […] No es posible con la rapidez de los acontecimientos desarrollar procesos formales de planificación y de análisis. […] Respecto a la creatividad, estos son situaciones de estrés máximo, que pueden dar lugar a soluciones que después se implanten.”

“Se van a cambiar los modos de trabajo dentro de las organizaciones”

Javier Llaneza, presidente de asociación española de ergonomía (AEE) y de la asociación asturiana de ergonomía – PREVERAS ha expresado “Esta va a ser una verdadera revolución y uno una de esas que yo llamo de resultados: 4.0, 5.0, 6.0 “set y partido”. La verdadera revolución es la de la postpandemia. Muchas cosas van a cambiar, algunas cosas están, de hecho, cambiando. Yo siempre he utilizado el genérico, no por cuestión de edad sino por economía; vemos que ya no se habla de muertos y muertas, no se habla de contagiados y contagiadas… todo el mundo entiende que en estos momentos tenemos que ir a las cosas importantes. Se van a cambiar los modos de trabajo dentro de las organizaciones. El teletrabajo no puede ser simplemente discursivo sino que va a ser una realidad cada vez más importante. Las reuniones serán cosa del pasado, la burocracia será cosa del pasado; desde luego, el compromiso, la solidaridad y no el individualismo, el egoísmo y todas estas prácticas que se han fomentado a raíz de la pasada crisis creo que también van a salir en desbandada. Vamos a empezar a hacer otro tipo de prevención de riesgos laborales más ajustados también a una realidad. Vamos a utilizar la inteligencia artificial y el Big Data para hacer realmente predicción predictiva. Vamos a utilizar esos datos para prevenir conductas.”

“No hay que compararse con nadie” y “llevar el modelo de negocio al mundo on line

La psicóloga, consultora, especialista en motivación, formadora en ventas y conferenciante Mónica Mendoza destaca sobre las características y cualidades que tiene que tener hoy la población: “Para pasar con éxito la etapa actual tan compleja, estamos de confinamiento, la actividad económica se ha parado, empleados que se han quedado en paro o con ERTEs, autónomos que se han quedado con facturación cero entre los cuales me incluyo, soy autónoma, ayudas del estado hay pocas, para nosotros al menos… estamos en una situación en que la vida nos pone a prueba. Aquí la situación de la habilidad de la que más se está hablando es de la resiliencia que es la capacidad de superar con éxito las adversidades. Estar feliz y contento cuando todo te va bien, cuando hay dinero, cuando hay salud, cuando hay buenas relaciones ya sean sociales o de pareja, es fácil; lo que es difícil es mantener el estado de ánimo ante este tipo de situaciones. ¡Es ahí donde tienes que demostrar esta capacidad de superación! No obstante, no hay que compararse con nadie, cada uno sabe la situación que tiene en su casa que haga un estudio, un DAFO –debilidades y fortalezas- ¿qué fortalezas tienes? ¿tienes ahorros? Esa es una fortaleza porque te permite estar, al menos, dos meses de confinamiento con cierta tranquilidad emocional. Tener los gastos que te llegan a final de mes y que no hay ingresos genera una ansiedad enorme. Vivir en esta sociedad es caro, no se trata de tener caprichos, solo de vivir”.

Mónica Mendoza pone de manifiesto que hay que llevar los modelos de negocio al mundo on line y poner en valor un conocimiento que no puede ser gratuito. “Los empresarios estamos acostumbrados a pasar ciclos, a jugarnos el patrimonio… lo que pasa es que si la empresa desciende ventas puedo intentar estudiar qué variables hay para estudiar una estrategia alternativa pero cuando el mercado está parado y no hay demanda el número de estrategias que podemos aplicar es muy pequeña. Podemos fidelizar, limpiar bases de datos… cien mil tareas pero no enfocadas a captar nuevos clientes; quizás sí en el medio digital, pero no todo el mundo ni todo el mundo hace una venta business to consumer. B2B –business to business- están todos parados y haciendo ERTEs. ¿Qué creatividad podemos aplicar? Tenemos que trabajar sobre una variable no controlable en una situación actual de economía parada que encima nos da ansiedad porque al cerebro le da más ansiedad no tener una fecha límite. El empresario siempre ha pasado montañas rusas motivacionales pero sobre variables que, más o menos, podamos trabajar. […] Se trata también de tener humildad que te ayuda a ayudar a los demás, a empatizar, a liderar equipos ¡a todo!”.

“El teletrabajo es perfectamente posible para una proporción importante de trabajadores”

Emilio Castejón, una de las personalidades más relevantes y conocidas en el sector de la prevención de riesgos laborales y de salud en el trabajo en España –desde diciembre de 1984 hasta abril de 2002 fue director del Centro Nacional de Condiciones de Trabajo del Instituto de Seguridad e Higiene en el Trabajo- valora que “esta situación a lo que llevará es a poner de manifiesto que el teletrabajo es perfectamente posible para una proporción importante de trabajadores y más que poner en marcha planes de contingencia […] pienso que las empresas descubrirán que hay mucha gente que puede trabajar desde casa y que no pasa nada y que, además, abarata los costes porque si en una oficina, por poner un ejemplo, la mitad de los trabajadores puede teletrabajar solo necesitamos la mitad de la oficina y eso es dinero  […] y eso puede ser favorable para la empresa y para muchos trabajadores. El teletrabajo aumentará muchísimo después de esto lo cual exigirá, naturalmente, que sea organizado.”

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario