La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) destapa las lagunas de seguridad de los planes de emergencia química en Huelva

La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) destapa las lagunas de seguridad de los planes de emergencia química en Huelva

La comunicación de la AUGC llega tras la inquietud generada por el accidente químico de Tarragona
4 Marzo 2020

La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) ha advertido en un informe presentado ante la Jefatura de Huelva que la Compañía Fiscal de la Benemérita que presta servicio en la zona industrial y portuaria no conoce ningún plan de emergencia ni de actuación ante catástrofes o accidentes en las instalaciones industriales.

La AUGC desvela que los agentes destinados en el área industrial de Huelva “desconocen por tanto cómo actuar” en caso de que ocurra un accidente químico. Esta Compañía es la primera línea, exceptuando el Cuerpo de Bomberos y los equipos internos de las empresas, existente para afrontar las incidencias que se registran en la zona portuaria: escapes, fugas, vertidos y otros contratiempos.

El accidente ocurrido en la empresa Iqoxe (fabricante de óxido de etileno) en el Polo Químico de Tarragona, que ha costado la vida a tres personas -una de ellas residente a 2,5 km de la instalación- y heridas a otras siete, está provocando la revisión y actualización de los protocolos de seguridad en otras zonas industriales equiparables a la catalana. Una de ellas es el Polo Químico de Huelva, de similares características al de Tarragona, al estar situado junto a una zona altamente poblada, unos 200.000 habitantes (Huelva capital, Palos, Moguer, Punta Umbría, Mazagón, Corrales y Aljaraque).

Son muchas las voces que en Huelva han pedido tranquilidad a la población y han emitido mensajes y llamadas a la calma. Desde la Junta de Andalucía, que ha recordado que existen cuatro planes en vigor para responder a cualquier accidente que se genere debido a la actividad química, hasta los responsables de la Asociación de Industrias Químicas Básicas y Energéticas de Huelva. Desde AIQBE se ha subrayado que cada empresa instalada en el Polo Químico tiene sus planes para responder ante cualquier incidente.

Y desde la Junta de Andalucía se remite a la web de la Consejería de Interior, donde está alojada la información necesaria para afrontar un hipotético accidente químico en el Polo de Huelva.

Llamadas a la calma a las que se ha sumado el Ayuntamiento de Huelva, poniendo de manifiesto el Plan de Emergencia del que dispone la ciudad de Huelva ante cualquier tipo de accidente consecuencia de la actividad de la industria química asentada en la Avenida Francisco Montenegro, a 2 kilómetros del centro, y en el polígono Nuevo Puerto, junto a Mazagón y frente a Punta Umbría. Un plan, el municipal, que incluye la orden de confinamiento de la población en caso de accidente grave (por nube tóxica).

A pesar de todo esto, desde la Asociación Unificada de la Guardia Civil se ha alertado de la existencia de importantes lagunas de la seguridad en la zona donde se ubican la mayoría de las empresas petroquímicas.

Según el documento al que ha tenido acceso la Redacción de Diariodehuelva.es a raíz del accidente de Tarragona, la Compañía Fiscal de la Guardia Civil que presta servicio en la zona portuaria industrial y que está formada por medio centenar de agentes “no tiene conocimiento de la existencia de planes de emergencia ni tampoco de plan de actuación en caso de una catástrofe o accidente en alguna de las instalaciones industriales”.

La AUGC ha puesto estos hechos en conocimiento de la Jefatura de la Comandancia de la Guardia Civil en Huelva para que actúe en consecuencia y ha mostrado su preocupación por los riesgos que esta desinformación puede provocar a los agentes destinados en las instalaciones tal y como ha quedado patente en el accidente de Tarragona.

A juicio de la AUGC, esta circunstancia “conlleva un riesgo laboral añadido al servicio, toda vez que si no existe conocimiento de cómo actuar en caso de accidente o catástrofe en alguna industria del Polo Químico, no existen medidas de autoprotección o de actuación individual para los guardias civiles”.

La Asociación recuerda en el escrito presentado ante la Jefatura que “la normativa relativa a la evaluación de los riesgos en los puestos de trabajo no es nueva. De hecho lleva décadas en vigor siendo de plena aplicación en la Benemérita”. Y añade que “si bien no tiene sentido exponer en este escrito los artículos que le son de aplicación sí cita la Directiva 89/391CEE del Consejo relativa a la aplicación de medidas para promover la mejora de la seguridad y de la salud de los trabajadores en el lugar de trabajo; y el Real Decreto 39/1997 de 17 de enero por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención o la Ley 31/1995 de 8 de noviembre de Prevención de Riesgos Laborales.

Las quejas de la Asociación Unificada de la Guardia Civil se centran en las condiciones de trabajo de la Compañía Fiscal que opera en la zona portuaria industrial.

Porque la Comandancia de la Guardia Civil dispone de una veintena de equipos NBQ, una indumentaria de protección individual empleada por militares y otros profesionales, para proteger el torso y las extremidades de la exposición directa ante agentes químicos, biológicos y para evitar el contacto con partículas radiactivas.

La comunicación de la AUGC llega tras la inquietud generada por el accidente químico de Tarragona, donde se produjo no solo una humareda compuesta por óxido de etileno y otros químicos sino una onda expansiva que lanzó grandes objetos (como si fuera metralla) contra las zonas colindantes, destrozando edificios y provocando daños en fachadas, coches, mobiliario urbano y propiedades personales y públicas.

Fuente: Diario de Huelva

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario