Los médicos, preocupados porque la baja no exima de despido por absentismo

Los médicos, preocupados porque la baja no exima de despido por absentismo

Los profesionales alertan de que, con la resolución del TC "una neumonía puede llegar a ser causa de despido"
2 Enero 2020

Los médicos de Familia han manifestado su alarma ante la reciente sentencia del Tribunal Constitucional sobre el artículo 52 d) del Estatuto de los Trabajadores, que regula el despido por absentismo. Este tipo de despido será pertinente en caso de que las faltas de asistencia al trabajo "alcancen el 20 por ciento de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos" y "siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el 5 por ciento de las jornadas hábiles" o "el 25 por ciento en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses". Al mismo tiempo, la empresa podrá aludir a la pérdida de productividad como justificación.

Los  médicos  y  las  médicas  de  la  Sociedad  Española  de  Medicina  de  Familia  y  Comunitaria,  semFYC,  se  han mostrado preocupados y preocupadas ante esta sentencia en tanto en cuanto crea jurisprudencia. Javier Padilla, miembros del Grupo de Trabajo de Inequidades en Salud, afirma: "Desde la perspectiva de quienes vemos a diario el efecto de la precariedad laboral sobre las vidas de nuestros pacientes y la enorme prevalencia de patologías crónicas frecuentemente incompatibles con el desempeño de la actividad laboral cuando se agudizan, no podemos sino manifestar nuestra alarma ante este posicionamiento del TC, así como ante la ley que lo posibilita".

Más aún cuando los porcentajes previstos en la ley se pasan a números enteros y jornadas de trabajo: "El 20 por ciento de las jornadas de dos meses pueden ser tan solo 9 días; mientras que el 5 por ciento de un año son 11 jornadas de trabajo. De este modo, un esguince de tobillo significa el máximo de bajas para un año; y una neumonía puede llegar a ser ahora causa de despido. Suena increíble".

Peligro del presentismo y precariedad laboral

La incapacidad temporal o baja laboral es entendida por Javier Padilla como "una herramienta que los médicos tenemos para mejorar la salud de las personas evitando que la exposición a su puesto de trabajo menoscabe su estado de salud. Por esta razón, posicionamientos de este tipo pueden desembocar en, tal y como reconoce el propio Tribunal, un aumento del fenómeno denominado como presentismo, esto es, acudir al trabajo en situación de enfermedad incompatible con dicha acción". Esta posibilidad no solo menoscaba la salud del trabajador, sino de sus compañeros.

Los profesionales de Familia están especialmente preocupados por determinados sectores de la sociedad: "Hemos de hacer notar que dado que la enfermedad sí entiende de niveles socioeconómicos y clases sociales, así como la precariedad laboral, esta postura del Tribunal Constitucional afectará de forma mucho más acusada a las personas de clases más bajas, incurriendo no sólo en una desprotección de la salud de la población en general sino muy especialmente de las personas más vulnerables y desprotegidas", asevera Padilla.

Fuente: Redacción médica

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de ALBERTO CUETO SOMOHANO

Le diría a mi querido colega Padilla que tal y como explica este asunto da a entender que, casi cualquier enfermo de cualquier patología, puede ser despedido de su trabajo y no es cierto. Creo que la sentencia abría (digo abría porque se la van a cargar en unos días con el nuevo gobierno) una puerta para atajar los profesionales absentistas, que los hay, y muchos, en este país, y que se escaquean constantemente gracias al sistema y a los pocos medios que emplea para perseguirlos con lo que, como siempre, pagan justos por pecadores. La Inspección médica tendría que actuar más y mejor y los médicos de cabecera deberían tener una buena interlocución con los de empresa para saber a quien se topan en muchas ocasiones. Esto da para grandes debates pero nadie abre este melón con ganas de arreglar el problema que, por otro lado, nos cuesta, A TODOS, unos cuantos miles de euros al año.

Añadir nuevo comentario