Así es la fórmula para tener la vida que quieres

Así es la fórmula para tener la vida que quieres

Debemos definir el objetivo y desearlo con fuerza, pero también hace falta un método que nos otorgue las pautas a seguir
5 Octubre 2019

La vida no es siempre de color de rosa, pero hay fórmulas que nos pueden ayudar a sentirnos mejor con nosotros mismos. A todos nos gustaría que nos ocurrieran más cosas positivas. Lograr un ascenso, conocer una pareja o mejorar nuestro carácter. Para conseguirlo, no solo debemos definir nuestro objetivo y desearlo con fuerza, también hace falta disponer de un método que nos otorgue las pautas que debemos seguir. En el libro Haz que suceda (Alienta, 2019), Rubén Turienzo propone seis fases muy concretas y las herramientas asociadas para lograrlo. Esta particular guía nace de su experiencia, tras haber acompañado a muchas personas en la aventura. Veamos qué fases propone y los consejos que sugiere en cada una de ellas.

Qué. Encuentra y define tu objetivo. No debemos hacer listas infinitas de propósitos, sino que tenemos que escoger pocos, pero que impliquen un auténtico reto. Edwin Locke, psicólogo y creador de la teoría del establecimiento de objetivos, comprobó que desarrollamos más nuestra vida cuando nos planteamos verdaderos desafíos, no cuando aspiramos a objetivos fáciles de alcanzar. Una de las personas que aparece en el libro de Turienzo es Miriam Gutiérrez, conocida como La Reina, campeona de España de boxeo femenino. En esta primera fase, nuestra protagonista se propuso convertirse en campeona del mundo. Un auténtico reto.

Por qué. Identifica tu motivo o propósito. Se trata de aclarar qué hay detrás de nuestros objetivos, qué elemento del pasado nos empuja o qué motivación nos mueve a plantearnos ese reto concreto. Si tenemos claro el porqué, podremos superar en mejores condiciones las dificultades y las adversidades. En el caso de Gutiérrez, su porqué iba más allá de luchar por sus hijos o su pareja. Ella quería ganar para enviar un mensaje a las mujeres maltratadas, como había sido ella en el pasado. Ese era su poderosa razón. Apenas dos meses después de encontrar su porqué, ganó el campeonato de Europa y en la actualidad va camino de conquistar el cinturón mundial.

Quién. Identifica tus recursos. Las circunstancias de cada persona condicionan sus posibilidades de alcanzar logros. No se puede negar algo tan evidente. A veces nos emocionamos con ideales maravillosos, pero no tenemos los recursos para ponerlos en marcha. La suerte existe, pero las circunstancias influyen. Esta fase trata de adecuar nuestros objetivos a la realidad. De identificar por dónde se nos escapa la energía para que nos ocurran las cosas positivas que buscamos.

Con quién. Busca aliados. Las personas que nos rodean son determinantes para nuestro bienestar. Para sentirnos protegidos o desprotegidos. Este apartado no consiste en invertir un tiempo ingente en hacer networking o red de contactos, sino en identificar específicamente qué personas y qué apoyos vamos a necesitar para lograr el objetivo que tenemos en mente.

Cómo. Dibuja tu plan de acción. En este apartado se puede utilizar una de las técnicas de priorización más sencillas, MoSCoW, por su acrónimo en inglés. Se requiere conformar un listado con aquellas acciones imprescindibles (M) para alcanzar lo que deseamos; cuáles son importantes (S); cuáles son prescindibles (C) y cuáles descartables (W). Este análisis consigue prepararnos para tomar decisiones más claras.

Cuándo. Ponte plazos, haz seguimiento y, si hace falta, prioriza. Turienzo propone que, al finalizar cada semana, dediquemos media hora a repasar los siguientes puntos:

  •  Qué elementos clave teníamos que haber conseguido (no confundir con acciones por hacer)
  •  Cuáles hemos conseguido y cuáles no
  •  Qué ha pasado en el caso de que no los hayamos alcanzado, pero sin caer en explicaciones o excusas
  •  Qué vamos a hacer para corregirlo y a quién se lo contaremos o pediremos ayuda

En resumen, las posibilidades de conseguir que nos ocurran más cosas positivas en nuestra vida personal y profesional están ligadas a nuestra capacidad para definir los objetivos. En encontrar el porqué, pero también en la medida en la que somos capaces de identificar los recursos, nuestros aliados y elaboramos un plan de acción con su seguimiento.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario