Por qué no debes llevarte el trabajo a casa

Por qué no debes llevarte el trabajo a casa

Echa un vistazo a los siguientes puntos por los que no debes seguir trabajando cuando llegas a casa.
26 Agosto 2019

Desconectar, relajarse y descansar, más que un placer después de finalizar tu jornada laboral, se trata de una necesidad para mantener el bienestar físico y mental. Por ello, aunque pretendamos acaparar mucho, no debemos seguir trabajando al llegar a casa, ni pasarnos noches en vela por adelantar trabajo.

Sabemos que el trabajo es una parte muy importante de nuestra vida, especialmente si eres autónomo y tu trabajo solo depende de ti, pero debes recordar que menos, muchas veces es más.

Te proponemos estos cinco puntos de análisis sobre los que trabajar de cara a la desconexión post trabajo.

EL TRABAJO TIENE SU MOMENTO Y SU LUGAR

Es importante definir lugares y momentos para trabajar. Lo habitual es que tu lugar de trabajo no sea el mismo que tu lugar de descanso, por lo que cuando cumples tu horario laboral y sales de la oficina, lo más habitual es que puedas desconectar fácilmente, a no ser que decidas seguir trabajando desde casa. Para quienes trabajan desde casa, desconectar muchas veces resulta más difícil, pues su lugar de trabajo es el mismo que su lugar de desconexión. Lo ideal es que utilices un lugar concreto para trabajar, por ejemplo un escritorio o un despacho, y que intentes cumplir de manera estricta tu horario laboral, ni más ni menos.

TRABAJAR MÁS NO IMPLICA MAYOR PRODUCTIVIDAD

Por mucho que pretendas continuar y continuar trabajando al llegar a casa, es más que probable que lo que hagas sea desperdiciar tu tiempo libre. Por mucho que quieras, la capacidad de trabajo y concentración humana tiene un límite, y aunque intentes avanzar trabajo en casa, ni vas a aprovechar ese tiempo profesionalmente, ni lo vas a disfrutar descansado o practicando tus hobbies en tu tiempo libre. Por eso, es mejor que dejes el trabajo en la oficina y cuando llegues casa intentes desconectar al máximo.

DESCANSA

Para nadie es un secreto que dormir poco y mal repercute de manera muy negativa en nuestro trabajo. De poco te va a servir pasarte toda la noche en vela intentando adelantar trabajo si vas a arrastrar el cansancio acumulado toda la semana y el tiempo que estés intentando trabajar no te sirva para nada. Muchas veces menos es más, y saber cuándo parar para descansar el cuerpo y la mente es adelantar mucho más.

VIDA SOCIAL

Compartir con la familia y amigos, mantener la mente ocupada en otros temas que no sean laborales y disfrutar del tiempo libre en compañía, aunque no te lo creas, también te ayudará a ser más productivo en tu trabajo, pues muchas veces, aunque dejemos de trabajar somos incapaces de desconectar. Por eso, mantener la mente ocupada en otras cosas y con otras personas es una buena opción para disfrutar del tiempo libre en plenitud.

DESCONECTA DE LAS PANTALLAS

Otro de los motivos por el que no te debes llevar el trabajo a casa es porque, además de necesitar desconectar psicológicamente, también necesitas desconectar de los aparatos electrónicos y las pantallas. Pasarte una jornada laboral completa con la mirada en un ordenador o una tablet, también suponen un cansancio para tu vista. Por ello, lo ideal es que en tu tiempo libre intentes desconectar también de los aparatos electrónicos y las pantallas.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de Salvio Gómez

Hay distintos tipos de trabajo. Algunos de ellos no tienen horarios ni oficinas físicas
El artículo se relaciona solamente a los trabajos tradicionales que implican cumplir un horario en una oficina física fuera del hogar

Añadir nuevo comentario