Asocian trabajar más de diez horas al día con mayor riesgo de ictus

Asocian trabajar más de diez horas al día con mayor riesgo de ictus

Las personas que trabajan más de 10 horas al día, y que lo hacen un mínimo de 50 días anuales y durante 10 años o más, tienen hasta un 45% más riesgo de sufrir un ictus, especialmente si tienen menos de 50 años.
5 Julio 2019

Las largas jornadas laborales pueden pasarle factura a la salud porque aumentan el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, especialmente si esta situación se prolonga durante 10 años o más y el trabajador es menor de 50 años, según un nuevo estudio en el que han participado 143.592 hombres y mujeres franceses, con edades comprendidas entre los 18 y los 69 años, y que se ha publicado en Stroke, la revista de la Asociación Americana del Corazón.

En concreto, los resultados revelaron que las personas que trabajan más de 10 horas diarias durante al menos 50 días al año tienen un 29% más probabilidades de sufrir un ictus, un porcentaje que puede llegar hasta el 45% si el empleado continúa con este ritmo de trabajo durante al menos 10 años.

La asociación entre trabajar muchas horas y el riesgo de ictus era similar en hombres y mujeres, pero parecía ser más estrecha en los menores de 50 años

El estudio ha sido realizado por investigadores del Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica en Francia (Inserm), que se basaron en datos procedentes del estudio CONSTANCE, y excluyeron a los individuos que trabajaban a tiempo parcial y a los que ya habían sufrido un accidente cerebrovascular antes de trabajar durante muchas horas.

Largas jornadas labores, un riesgo similar para ambos sexos

Los participantes completaron cuestionarios en los que informaban sobre la cantidad de horas que trabajaban y otros hábitos como el consumo de tabaco, y se sometieron a revisiones médicas en las que se recogió información sobre su índice de masa corporal, su presión arterial, si padecían diabetes o habían tenido un evento cerebrovascular previamente, así como sus antecedentes familiares de enfermedades cardiovasculares.

El 29,6% de estos voluntarios (42 542) reconocieron que su jornada laboral era larga, y el 10,1% (14 481) aseguró que esto había sido así durante 10 años o más. La asociación entre trabajar muchas horas y el riesgo de ictus era similar en hombres y en mujeres, pero parecía ser más estrecha cuando las personas eran menores de 50 años, un hallazgo que ha sorprendido a los científicos, que aseguran que es necesario seguir investigando para averiguar la razón.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario