10 ejemplos de Internet de las cosas aplicados en el día a día

10 ejemplos de Internet de las cosas aplicados en el día a día

Aunque las palabras “Internet Of things” puedan sonar muy modernas, incluso “chic”, la realidad insiste en demostrarnos que están muy presente en nuestro día a día. De hecho, son muchos los ejemplos de Internet de las cosas que forman parte de nuestra rutina habitual.
10 Junio 2019

Internet de las cosas (o Internet Of Things, o IoT) es un concepto que se basa en la interconexión (a través de Internet) de los objetos de nuestro día a día.

Los mejores 10 ejemplos de Internet de las cosas que hemos seleccionado: 

1. Zapatillas inteligentes. ¡Runners! se acabó eso de tener que llevar el pulsómetro encima. Las zapatillas “Gemini 2” te permitirán medir la distancia, las calorías y el tiempo que recorres en tus salidas. 

2. Sensores para el campo. Otro de los ejemplos de Internet de las cosas seleccionados en esta lista hace mención a los beneficios que estos aportan estos objetos en el campo. Compañías como Parrot ofrecen sensores que registran datos sobre luz solar, temperaturas, nivel de fertilizante y humedad. Una fuente de información muy aprovechable para el usuario.

3. Wearables. Ya comentamos en un artículo previo la importancia que están adquiriendo los wearables, siendo uno de los negocios con mejores perspectivas de crecimiento para los próximos años. Productos como los «relojes inteligentes» o «las gafas inteligentes» son interesantes ejemplos de Internet de las cosas. 

5. Botones inteligentes. Uno de los ejemplos de Internet de las cosas más curioso es el botón inteligente. Amazon fue la primera empresa que puso el botón “Smart” en una lavadora,  de manera que cuando se agota el detergente puedes comprarlo directamente (pulsando el botón). Personalmente, me genera dudas la viabilidad de este tipo de botones teniendo en cuenta que existen asistentes virtuales que pretenden centralizar todas las órdenes de compra de nuestros hogares.

6. Beacons. Uno de los ejemplos de Internet de las cosas que más futuro parece que tiene son los “beacons” o “balizas”. Cuando una persona pasa cerca de ellas se comunica con nuestro móvil, lo que hace posible el auge de la publicidad por proximidad. Así como la posibilidad de mejorar el pago por teléfono.

7.  Limpieza en el hogar con Roomba. Nuestro querido Roomba es otro de los ejemplos de Internet de las cosas que hemos seleccionado para esta lista. Poca presentación es necesaria para este querido compañero del hogar. 

8. Espejo inteligente. Mango ya ha puesto en comercialización este objeto. Conectado a diferentes aplicaciones de salud, el espejo es capaz de informarte de tu peso, calidad del sueño o hidratación corporal. ¿Llegará el día en que veamos en nuestras casas uno de estos espejos mágicos? 

9. Datalong. Datalong es un pequeño dispositivo que viaja con la mercancía y permite obtener continuamente valores en tiempo real como la ubicación del envío o la temperatura a la que se encuentra. Todo ello permite  mantener la cadena del frío  bajo control además una trazabilidad total.

10. Tractores Inteligentes. Si, lo que leéis. También es posible disponer de un tractor automatizado. Es decir, que no necesite conductor. Se programa el vehículo con un mapa así como las tareas que debe realizar. Se pone en marcha directamente desde el móvil y gracias a su GPS, sensores y radar permite le permite cultivar. 

Además de los ejemplos concretos de Internet de las cosas que acabamos de comentar, existen desarrollos que van a permitir mejorar de manera notable determinados sectores. ¿Cuáles? Los comentamos a continuación; 

Hostelería. En este sentido ya existen restaurantes de comida rápida que te avisan cuando está lista tu comida. Además, desde el punto de vista de la gestión los almacenes de comida tienen mucho que decir. Prevención de la caducidad de alimentos, necesidades, pedidos automáticos…todo esto tiene mucho margen de mejora. Conviene destacar que la empresa Powerhouse Dynamics ofrece una potente aplicación para este sector que permite controlar, supervisar y gestionar los equipos de climatización centralizada,  la iluminación, los equipos de refrigeración o la detección del mal uso del agua.

Comercios. Gracias a las aplicaciones del IoT se está respondiendo a determinados preguntas como ¿cada cuánto tiempo viene un cliente? ¿a qué horas? ¿qué compra? ¿desde dónde viene? ¿cuánto tiempo pasa comprando? Gracias al Internet de las cosas es posible conocer el comportamiento de los usuarios, y lo que es más interesante, poder predecirlos. Lógicamente, todo ello con el objetivo de monetizarlo.

Smart cities. Paris 2050 es un ambicioso proyecto que tiene aprobado la capital francesa. El objetivo es el de reducir las emisiones de gases,  para ello planean reconstruir un barrio en el centro de Paris. Su «plato estrella» serán edificios bioclimáticos que generen energía. Esperemos que sirvan de ejemplo para el resto del mundo!

El vehículo, uno de los ejemplos de Internet de las cosas

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario