La mujer sufre en España una de las mayores desigualdades laborales de género del mundo desarrollado

La mujer sufre en España una de las mayores desigualdades laborales de género del mundo desarrollado

El índice elaborado desde hace años por PwC sitúa a España en el puesto 28 de 33 países de la OCDE en igualdad laboral de género, estando más discriminadas las mujeres solamente en Italia, Chile, Grecia, México y Corea
23 Abril 2019

El ‘Women in work index’, que actualiza desde hace 7 años la consultora PwC, trabaja con cinco variables para marcar la posición de los países de la OCDE en la clasificación de la igualdad laboral de la mujer y el hombre. Estas variables son la diferencia de ingresos, que  pondera un 25%, el porcentaje de la participación de la mujer en el mundo laboral, también con un 25% de ponderación, las diferencias de género en la participación en el empleo, con un 20%, el desempleo femenino, otro 20% y por último, pondera un 10% el porcentaje de mujeres que trabajan a tiempo completo.

España sorprende negativamente habiéndole situado la clasificación en el puesto 28, de un total de 33, dejando detrás solamente a Italia, Chile, Grecia, México y Corea del Sur, y no habiendo conseguido avanzar un solo puesto desde el año anterior. Los datos con los que ha trabajado la consultora corresponden a 2016 y 2017. La desigualdad salarial en España apenas se ha corregido en los últimos 17 años, y se sitúa en cerca del 15%. Sí ha aumentado casi 20 puntos el acceso de la mujer al mundo laboral en ese periodo, superando ahora claramente el 70%. La variable peor en el caso español, sólo superada por Grecia, es la del desempleo femenino, ligeramente por debajo del 20%.

Los cinco países mejores en donde trabajar para una mujer, aquellos en los que menos la discriminan respecto al hombre, son Islandia, Suecia, Nueva Zelanda, Eslovenia y Noruega.

Los autores del estudio, cuyo texto completo adjuntamos, destacan que el poco progreso en igualdad de los dos últimos años estudiados se ha debido a la reducción media de la diferencia en la paga y también de la caída del desempleo, pero en el resto de variables apenas se han producido cambios. Las puntuaciones a largo plazo han mejora básicamente por la mayor participación femenina en la fuerza laboral, que ha reducido el diferencial y el menor desempleo.

En juego no sólo está el derecho fundamental a la igualdad de género sino también la necesidad de avanzar por el enorme beneficio económico que genera la igualdad. Según el informe si todos los países de la OCDE consiguieran igualar el nivel de desempleo femenino de Suecia, las ganancias para el Producto Interior Bruto del total de los países analizados superaría los 6 billones de dólares, y eliminar la diferencias salariales por discriminación de género incrementaría los ingresos para las mujeres en más de 2 billones.

Aunque China e India no figuran la clasificación por no ser miembros de la OCDE, el estudio sí ha realizado una prospección y en el caso de China estaría dos puestos por encima de España, mientras que India ocuparía el último lugar debido a que tiene el mayor diferencial de salarios, del 36%, y una muy baja participación de le mujer en el mundo laboral, tan baja (9%) que si avanzara  hasta el nivel de Suecia, que es del 69%, el PIB de India aumentaría el 79%.

Estados Unidos, la gran potencia económica mundial, sale retratado negativamente en el estudio ya que es el país que desde el año 2000 más puestos ha retrocedido, del noveno al 23.

Fuente: La Celosía

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario