La brecha de género en las posiciones de liderazgo podría persistir hasta 2073

La brecha de género en las posiciones de liderazgo podría persistir hasta 2073

El problema está diagnosticado y se hizo muy visible el pasado 8-M. La falta de equidad entre hombres y mujeres persiste y ahí estará hasta que no se tomen medidas. También existe en las posiciones de liderazgo, según un estudio, que incluye propuestas para resolver la situación.
19 Marzo 2019

Solo un 18% de los puestos directivos de las empresas encuestadas está ocupado por mujeres, lo que indica una persistencia en la brecha de género que está lejos de resolverse si no se actúa de manera decidida y concreta, según el estudio “Mujeres, liderazgo y la paradoja de la prioridad”, realizado por el Institute for Business Value de IBM en cooperación con Oxford Economics.

Este documento, llevado a cabo a partir de una encuesta a directivos y profesionales de 2.300 empresas de todos los sectores en seis regiones, señala que las empresas que han convertido en una prioridad de negocio formal el avance de la mujer a posiciones de liderazgo (un 12% de las empresas encuestadas) consiguen mayores niveles de rentabilidad financiera, son más innovadoras y cuentan con profesionales más comprometidos con el proyecto de la empresa.

El estudio también analiza cuáles son los pasos clave para crear una cultura en la empresa que permita promocionar la paridad de género. En primer lugar, dice que la paridad de género tiene que ser una prioridad de negocio y, por tanto, tal como se hace con cualquier otra, hay que legitimar el compromiso a favor de la paridad incluyéndolo en el plan de negocio de la compañía, completándolo con indicadores de rendimiento (KPIs), presupuestos específicos y recursos adicionales. En este sentido, “es necesario que, como mínimo, un ejecutivo senior sea el encargado de liderar el proyecto”, señala.

También es necesario crear una cultura de inclusión. Como hace la mayoría de empresas “pioneras”, habría que incluir la paridad de género en la declaración estratégica de principios de la compañía y crear programas que faciliten formas de trabajo flexibles.

En tercer lugar, los líderes tienen que ser responsables de los resultados vinculados a la paridad de género. Los ejecutivos senior son los que realmente tienen la capacidad de potenciar que el hecho de que más mujeres lleguen a posiciones de liderazgo claves sea una prioridad estratégica dentro del negocio. En este sentido, la Junta Directiva puede jugar un papel clave al integrar este objetivo como parte de sus responsabilidades de crecimiento del negocio.

Además, los autores concluyen que, de no poner estas medidas en marcha, la brecha de género en las posiciones de liderazgo de las empresas podría persistir hasta 2073.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario