Carcinogenicidad del glifosato: ¿por qué hay discrepancias sobre el tema?

Carcinogenicidad del glifosato: ¿por qué hay discrepancias sobre el tema?

Un artículo analiza las razones
6 Marzo 2019

En un artículo publicado este año en la revista Enviromnental Sciences Europe (cuyo texto completo adjuntamos) se analizan las interesantes causas por las que dos instituciones presitgiosas llegan a conclusiones distintas sobre la carcinogenicidad del glifosato.

La EPA (Environmental Protection Agency) de los EE. UU. Considera al glifosato como "no es probable que sea carcinógeno para los humanos". La Agencia Internacional
para Investigación sobre el Cáncer (IARC) ha clasificado al glifosato como "probablemente carcinogénico para los humanos (Grupo 2A)". La EPA afirma que no hay pruebas convincentes de que "el glifosato induzca mutaciones in vivo a través de la vía oral". El IARC concluye que existe una "fuerte evidencia" de que la exposición al glifosato es genotóxica a través de al menos dos mecanismos conocidos asociados a carcinógenos humanos (daños en el ADN, estrés oxidativo). ¿Por qué y cómo alcanzaron EPA y IARC conclusiones tan di ferentes?

EPA e IARC llegaron a conclusiones diametralmente opuestas sobre la genotoxicidad del glifosato por tres razones principales:

(1) en las tablas centrales compiladas por EPA e IARC, la EPA se basó principalmente en estudios regulatorios no publicados encargados por el solicitante, el 99% de los cuales fueron negativos, mientras que IARC se basó principalmente en estudios revisados ​​por pares, de los cuales el 70% fueron positivos (83 de 118);

(2) La evaluación de la EPA se basó en gran medida en los datos de los estudios sobre glifosato técnico, mientras que la revisión de la IARC destacó los resultados de los análisis de GBH y AMPA formulados;

(3) La evaluación de la EPA se centró en las exposiciones dietéticas de la población general típica, asumiendo usos legales, de cultivos alimentarios, y no tuvo en cuenta, ni abordó riesgos y exposiciones ocupacionales generalmente más altas. La evaluación de IARC abarcó datos de escenarios típicos de dieta, ocupacionales y de exposición elevada. Se necesita más investigación sobre las exposiciones en el mundo real a los productos químicos dentro de los GBH formulados y el destino biológico y las consecuencias de tales exposiciones.

Fuente: Artículo original

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario