El ejercicio físico suma en el balance de las empresas

El ejercicio físico suma en el balance de las empresas

La búsqueda del beneficio es el objetivo principal para cualquier empresa y la mejora de la salud de sus trabajadores a través del ejercicio físico también puede ayudar en esta meta, según demuestra un estudio de una empresa especializada en programas de bienestar para empleados.
10 Enero 2019

La empresa catalana Biwel se dedica desde 2013 a "llevar la actividad física al puesto de trabajo" con el objetivo de demostrar el impacto que tiene esto no solo en la salud de los trabajadores, sino también en los resultados de las empresas.

En una de las compañías con las que trabajan, una empresa de producción de fármacos, decidieron lanzar una prueba piloto en 2014 para incorporar el ejercicio físico a la jornada laboral de los trabajadores de su planta como parte de las rutinas laborales.

Después de cuatro años de programa, tienen ya resultados elocuentes: la compañía ha ahorrado entre 2014 y 2017 unos 61.300 euros anuales gracias a que los trabajadores que realizan ejercicio han tenido una media de 2,8 menos días de baja que el grupo que no participó en el programa.

"Primero hicimos una campaña de sensibilización y formación, luego incorporamos sesiones de ejercicio adaptadas al tipo de trabajo de cada grupo, con preparadores físicos y empleados que ejercen de líderes", detalla Vilar.

Los resultados no son solo económicos, sino también redundan en el bienestar de los trabajadores, que sufren de menos dolores de hombro, lumbares o dorsales, así como la ya mencionada reducción del absentismo laboral por bajas debidas a trastornos músculo-esqueléticos.

Los beneficios del ejercicio físico no solo son patentes en los trabajadores con labores manuales o físicas como los de una factoría, sino también en aquellos que realizan trabajos de oficina, para los cuales el mayor reto es combatir el sedentarismo.

"El sedentarismo es un riesgo más para la salud, como fumar, hay que combatirlo", alerta el experto de Biwel, que propone a este tipo de trabajadores "pausas activas" como levantarse de su escritorio al menos cada dos horas, y ejercicios para reforzar la postura de la espalda y combatir los dolores cervicales.

¿Y cuál es el papel del deporte en una buena salud de los trabajadores de una empresa? El experto reconoce que no suelen indicar deporte si los empleados no tienen una buena salud o hábitos de actividad física.

"Cuando nos dirigimos a un público activo que ya tiene un hábito de 30 minutos de actividad física sí podemos desarrollar estrategias que fomenten el deporte, pero si no, puede tener riesgos. Es una gran ayuda, pero hay que tener cuidado", admite.

Aseguran los responsables de esta compañía que trabaja con más de una treinta empresas, la mayoría de gran tamaño (por encima de los 300 empleados e incluso algunas cotizadas del Ibex 35) que la puesta en marcha de estos programas va en aumento.

"Es una apuesta, la empresa debe creer en ello antes de tener resultados, pero sobre todo ayuda a dar continuidad a este tipo de iniciativas. Cada vez hay más empresas que hacen acciones para cuidar a los trabajadores (...) Si las incorporan a su ADN, las empresa ven que es una inversión más que un coste", asegura.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario