La gestión de residuos, uno de los retos de Iberoamérica ante el cambio climático

La gestión de residuos, uno de los retos de Iberoamérica ante el cambio climático

Solo en América Latina se espera que los residuos sólidos generados aumenten más de un 60% para 2025 sobre los niveles de 2014.
25 Noviembre 2018

Descarbonizar el sistema energético, reducir las emisiones contaminantes del sector del transporte y mejorar la gestión y reciclaje de residuos son los principales retos de Iberoamérica para avanzar contra el cambio climático, según un informe divulgado esta semana.

Con motivo de la XXVI Cumbre Iberoamericana que se celebra en Antigua (Guatemala) estos días, el informe es fruto de una colaboración hacia el desarrollo sostenible de la Secretaría General Iberoamericana (Segib), el ministerio español de Asuntos Exteriores, la Diputación de Huelva y la Junta de Andalucía.

La Cumbre de Antigua, que reúne a presidentes y representantes de los 19 países de América Latina y tres europeos (España, Portugal y Andorra), se centra precisamente en reivindicar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU como herramienta contra la pobreza, la violencia o la degradación ambiental.

Sobre esos objetivos, el informe alerta de que el avance es más lento en la Península Ibérica en “trabajo decente, empleo y protección del medio ambiente”, mientras que en Latinoamérica la mayor debilidad está en “industria, innovación e infraestructura”, así como en “desigualdad, paz y justicia”.

Las emisiones de carbono “varían mucho” entre los países, pero en casi ninguno de ellos se reducen “a la velocidad necesaria”, según el informe.

Por ello, “descarbonizar el sistema energético es el primer paso y el más urgente”, ya que los países de Latinoamérica parten con la “ventaja” de tener matrices más limpias que en otras regiones, aunque la participación de los combustibles fósiles va “en aumento”.

“Iberoamérica cuenta con países líderes en la transición energética” como Costa Rica, Uruguay, Portugal o España, “pioneros” en el fomento de las renovables, y once naciones de la región están entre las 21 en desarrollo más atractivas para las inversiones en el sector.

Por otro lado, el informe resalta que “más de un tercio (36,2%) de las emisiones en Iberoamérica proceden del transporte, siendo proporcionalmente mayores que en el resto del mundo, tanto en contribución total como en crecimiento”.

LA ECONOMÍA CIRCULAR, UNA PRIORIDAD

Son necesarios, por tanto, cambios en ese sector y también en el de los residuos, cuyas emisiones en Iberoamérica representan un 7,4% del total frente al 3,3% a nivel global.

El desarrollo de la economía circular es “una prioridad ambiental de primer orden”, ya que solo en Latinoamérica se espera que los residuos sólidos generados aumenten más de un 60% para 2025 sobre los niveles de 2014 debido al incremento de la población, la urbanización, el alza de las rentas y el cambio en los patrones de consumo.

Según el informe, las tasas de reciclaje varían entre el 1 y el 16% en la región, aunque no reflejan la importante contribución del sector informal, mientras que en España y Portugal rondan el 30%, lejos del objetivo europeo del 55% para 2025, y en Andorra alcanzan el 40%.

El documento aborda, asimismo, la amenaza del cambio climático para los recursos hídricos de la región y la importancia de impulsar al sector agrícola a producir “de manera más eficiente”, con menos agua y reduciendo la deforestación asociada.

EL PRINCIPAL PROBLEMA PARA LA SEGURIDAD MUNDIAL

La sensibilización sobre los efectos del calentamiento global es también crucial y en estudios recientes casi todos los países iberoamericanos “identificaron el cambio climático como el principal problema para la seguridad mundial”, encabezados por España, Chile y Perú.

El informe recuerda que desde 1970 las temperaturas promedio han aumentado entre 0,7 y 1,6 grados centígrados en América Latina y entre 0,9 y 1,6 en la Península Ibérica.

Cuba, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Venezuela, Bolivia y Paraguay son los países de Iberoamérica con un índice de riesgo climático más alto.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario