5 consejos para convertirte en una persona más influyente en el trabajo

5 consejos para convertirte en una persona más influyente en el trabajo

¿Quieres ser una persona influyente cuando trabajas en un proyecto para así ayudar a la resolución de problemas y conflictos? Entonces debes conocer los fundamentos que te ayudarán a lograr poner en marcha esta habilidad de forma sencilla.
17 Octubre 2018

Influir en los demás se ha convertido en una prioridad en los empleos para poder lograr la resolución de problemas. Así, se trata una cualidad necesaria para trabajar en equipo y ser partícipe de los cambios que se producen en los proyectos o ideas.

Pese a que esta habilidad a veces puede ser difícil de llevar a cabo para ciertas personas, es algo que todos podemos aprender y mejorar con práctica. Por ello, hoy te traemos algunos consejos para hacerlo. Se tratan de 5 fundamentos que harán que influyas en los demás de manera positiva:

  1. Influir en alguien implica persuasión: Antes de nada, es necesario que crees una relación de confianza con la persona en la que quieres influir, conocerla bien, entender sus perspectivas y saber cuáles son sus pretensiones. Además, debes conseguir que las personas te conozcan en tu empleo como alguien empático, que escucha y respeta otras formas de ver las cosas y otras ideas. Una vez que tus interlocutores sepan que les respetas y a sus opiniones también, exponles tu razonamiento y por qué crees que sería correcto resolver el problema de esa manera.
  2. Crea confianza en tu persona: Haz que las personas confíen en ti a la hora de resolver problemas, es decir, cumple siempre con aquello que digas o expongas, y no cambies de parecer repetidamente. Eso sí, siempre debes asegurarte de que aquello que expones y defiendes es lo más idóneo para resolver el conflicto.
  3. Sé un buen oyente: Si las personas se sienten escuchadas y comprendidas, se abrirán más a tus ideas y a la influencia que puedas causar en ellos. Conoce de dónde vienen esas personas, qué sienten y qué opinan sobre diversos temas. Las preguntas reflexivas y de sondeo pueden influir sin que se note ese afán por conseguir incidir con una idea en alguien.
  4. Que tu comunicación sea convincente: Exprésate de forma clara y creíble, y describe las necesidades o problemas que presenta el proyecto cuestionando cómo podrían cambiarse las cosas para mejorarlo.
  5. No se trata de ganar, sino de resolver un problema: Ten muy presente que influenciar a alguien no significa que hayas ganado sobre su idea o punto de vista, sino que habéis llegado a una solución conjunta para el problema en cuestión. Si te conviertes en una persona que brinda soluciones a problemas, tu credibilidad aumentará y podrás influenciar al resto de manera más sencilla.

Recuerda que estos cinco principios funcionan juntos como parte de un proceso continuo de persuasión. Intégralos a todos en tu vida diaria, y tendrás más éxito para mover a otros.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario