El uso de las tecnologías genera consecuencias negativas al 34% de los trabajadores

El uso de las tecnologías genera consecuencias negativas al 34% de los trabajadores

Entre las principales destacan el bajo rendimiento, tensión elevada, fatiga y problemas familiares
16 Diciembre 2016

En las sociedades de hoy día, la mayoría de las personas utilizamos, tanto para nuestro trabajo como durante nuestro tiempo de ocio las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). Las TIC se han incorporado en la vida empresarial y laboral buscando una mejora de su competitividad y productividad y se han incorporado también a nuestra vida personal no sólo para cuestiones de ocio sino como herramienta de búsqueda de información, empoderamiento (salud..) y forma de relacionarnos (redes sociales..). Sin embargo la incorporación de las TIC a nuestra vida en su sentido más amplio no se desarrolla igual en todas las personas. Las personas como usuarias de esas tecnologías, reaccionamos de modo diverso a las mismas, y esas reacciones a veces nos ayudan a mejorar y progresar, pero otras veces nos impiden un desarrollo ‘sano’ derivado del uso de la propia tecnología.

En el  estudio en el que han participado 855 personas de diferentes países (55,5% de España y resto de otros países de América Latina) y donde se ha querido conocer el uso que se hace de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y sus consecuencias psicosociales y en especial sobre el tecnoestrés, referido al estrés específico derivado de la introducción y uso de nuevas tecnologías en el trabajo.

Más del 97% de las personas que participaron en el estudio usa las TICs para la realización de su trabajo y/o motivos profesionales. Así mismo se constata que su implantación y uso no sólo tiene carácter laboral, sino que se ha extendido al ámbito académico y personal (más de un 73% hace uso de las TIC con fines lúdicos o de ocio y un 64% usan las TICs con fines académicos).

Un 34% de las personas que participaron en el estudio consideran que el uso excesivo de las TIC les produce problemas o consecuencias negativas como el bajo rendimiento en el estudio o trabajo, tensión, fatiga visual, posturas inadecuadas, discusiones de pareja, no salir con sus amigos, etc. El 54,55% afirma utilizar continuamente las tecnologías

 En relación al factor psicosocial del contenido del trabajo, un 27,38% realiza tareas rutinarias y un 51,58% considera que trabaja con mucha información y datos. En lo que respecta a los factores psicosociales de carga y ritmo de trabajo, un 31,87% afirma trabajar con plazos ajustados y un 24,79% trabajar contra reloj. Esto tiene especial relevancia cuando si consideramos el grado de implantación y uso en el ámbito laboral.

 Las demandas laborales asociadas especialmente a la información y comunicación en las organizaciones se han incrementado y así se constata en el estudio ya que el 65% aseguran estar de acuerdo, muy de acuerdo o absolutamente de acuerdo en estar tan preocupados por dar respuesta a las tecnologías de origen laboral (contestar mails, teléfono…) que olvidan sus asuntos personales.

Un 32% asegura que con frecuencia o siempre, se siente mal si no tiene acceso a las TIC (mail, móvil, internet) y un 28 % sienten un impulso interno que les obliga a usar las TIC en cualquier momento y lugar.

Adjuntamos el texto completo del informe.

Fuente: Observaprl.org

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario