El aire que respira el 40% de los españoles está contaminado por encima del límite legal

El aire que respira el 40% de los españoles está contaminado por encima del límite legal

El crecimiento económico y el cambio climático han agudizado la contaminación, según el Informe Anual de Calidad del Aire de Ecologistas en Acción, que concluye que el 97% de la población respira aire insalubre
24 Agosto 2018

Uno de los efectos positivos que dejó la crisis fue la mejora de la calidad del aire, debida a la disminución de la actividad industrial y de transporte, así como de la producción de energía. Ahora, el repunte de la economía vuelve a provocar este efecto colateral y nos deja un 2017 con mayores niveles de contaminación y más territorio y personas afectadas. Unos efectos agudizados por la climatología (que no produce contaminación pero agrava sus efectos), ya que el pasado fue el año más caluroso y seco desde 1965.

Porque la práctica totalidad de los españoles (97%) respiramos en 2017 aire contaminado, que se extendió por el 88% del territorio estatal. Lo dice el Informe Anual de Calidad del Aire de Ecologistas en Acción, (cuyo texto completo adjuntamos) que la ONG elabora con los datos oficiales que le proporcionan las distintas administraciones desde 2005.

Si el 97% de los españoles respira aire contaminado (con niveles por encima de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud), el 38% respira contaminación por encima de los niveles considerados legales, aún cuando la legislación española – que es la misma en toda Europa – es mucho más laxa que las recomendaciones de la OMS, en algunos casos como en las partículas de suspensión la ley permite una concentración del doble que la establecida como segura por la OMS. “Dos de cada cinco personas respiró en 2017 aire que infringe los límites legales, medio millón más que el año anterior”, ha afirmado Miguel Ceballos, coordinador del informe. En el caso de las recomendaciones de la OMS, el aumento de personas que respiran aire contaminado fue de 1,3 millones más en 2017 respecto al año anterior.

Los límites de contaminación legales se sobrepasan, además, en el 60% del territorio, con especial incidencia en Algeciras, Avilés, Bailén, Barcelona, Bilbao, A Coruña, Gijón, Granada, Madrid, Marbella, Murcia, Puertollano, Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife, Sevilla, Talavera de la Reina y Villanueva del Arzobispo (Jaén), además de la mayor parte de las Islas Canarias.

De dónde procede la contaminación

En las zonas urbanas, el principal responsable es el transporte, aunque también en determinadas zonas con grandes centrales térmicas la industria tiene mucha influencia. Por otro lado, en el litoral, las zonas portuarias afectan de forma muy importante a las ciudades aledañas. “Éste año por primera vez hemos incluido los datos de buena parte de los puertos españoles y los resultados son que en muchos de ellos se incumplen los límites legales”, ha destacado Ceballos. La incidencia ha sido mayor en los de Alicante, Almería, A Coruña, Avilés, Barcelona, Cartagena, Gijón, Santander y Tarragona, según los datos del informe.

“Por esto y porque la afectación es especialmente preocupante en el Mediterráneo, solicitamos al Gobierno de España que se una a Francia en la creación de un área de control de emisiones en el Mediterráneo occidental, lo que supondría prohibir que los barcos que transiten puedan utilizar determinados combustibles que, además, están prohibidos para su uso en tierra. Esto se ha hecho ya al norte de Europa, en la zona Báltica, con resultados de reducción de la contaminación en hasta un 50%”, ha asegurado el coordinador del informe.

Los contaminantes y sus efectos

Los llamados contaminantes clásicos (las partículas en suspensión, el dióxido de nitrógeno -NO2- y el dióxido de azufre – SO2) son los contaminantes que más afectan en las ciudades, aunque la medición de partículas aún es insuficiente en muchas zonas, según la organización. El contaminante que afecta a más territorio y sobre todo en las zonas rurales es el ozono troposférico, que sufre alzas en primavera y verano y que se ve incrementado con el aumento de las temperaturas.

Otro contaminante menos conocido por ser más incipiente es el cancerígeno benzopireno. “Es el que más nos preocupa ahora mismo en Europa por su aumento, que en España se ha visto de momento en Avilés y alguna zona de Cataluña y A Coruña, que han llegado al límite legal”, ha afirmado Ceballos.

Ante esta situación, Ecologistas en Acción urge a una acción urgente para paliar las 30.000 muertes anuales que se producen en España por culpa de la contaminación según los datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente.  Son el doble que hace una década, según la ONG. “A las muertes se unen cientos de miles de hospitalizaciones y bajas laborales con unos costes sanitarios que suponen al menos 50.000 millones de dólares al año según el Banco Mundial, además del coste de daños a cultivos y ecosistemas naturales”, ha subrayado el responsable del informe.

Propuestas de actuación

Para paliar los efectos de la contaminación, Ecologistas en Acción propone algunas medidas urgentes, como la reducción del tráfico rodado y potenciación del transporte público, además del fomento de la movilidad no motorizada. Además, Ecologistas solicita que se pongan en marcha planes para mejorar las técnicas industriales y la reducción de la generación eléctrica en centrales térmicas.

“Cuando el problema se explica, la gente responde”, afirma Ceballos en relación a las iniciativas puestas en marcha en ciudades como Madrid, con la semipeatonalización de la Gran Vía la pasada navidad. “El cambio es posible, solo es necesaria voluntad política y que se entienda el problema como una prioridad”, ha concluido.

Fuente: El Independiente

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario