Los autónomos sufren más accidentes graves y muy graves que los asalariados

Los autónomos sufren más accidentes graves y muy graves que los asalariados

Menos de un 20% tienen aseguradas las contingencias profesionales
12 Junio 2018

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), con los datos de Mutua Universal, ha elaborado un informe sobre la siniestralidad en el colectivo de autónomo con motivo del Día mundial de la Seguridad y Salud en el trabajo que se celebra el próximo 28 de abril. La mayor conclusión que se extrae de dicho informe es que los trabajadores autónomos sufren más accidentes y más graves que los trabajadores asalariados.

Del informe sobre siniestralidad que ha elaborado ATA y Mutua Universal se extrae que los trabajadores autónomos sufren más accidentes graves y muy graves que los asalariados. Porcentualmente hablando, el 97,37% de los accidentes de los autónomos en la jornada de trabajo son de grado leve, frente al 99,1% de los que tienen los trabajadores por cuenta ajena. Sin embargo el 2,4% de los autónomos han tenido en 2017 un accidente grave frente al 0,77% de los trabajadores por cuenta ajena y el 0,1% sufrieron un accidente muy grave, frente al 0,03% de los de los asalariados.

En cuanto a los accidentes que resultaron mortales, en 2016 se incrementaron casi en un 50% el número de autónomos que perdieron la vida en accidente de trabajo, con 25 fallecidos frente a los 17 de 2015. En 2017 se ha reducido la cifra de fallecidos a casi la mitad hasta un total de 13 trabajadores por cuenta propia fallecidos en accidentes laborales. Sin embargo, hay que recordar que los se extraen exclusivamente del porcentaje de autónomos que cotizan por AT y EP, aproximadamente un 20% del total del colectivo, por lo que si hace un cálculo sobre el colectivo en su conjunto podríamos encontrarnos “con una cifra mucho más alta y preocupante”, ha añadido Perea. “Hemos avanzado en protección pero un solo fallecido ya es demasiado”, ha asegurado.

Así, en diciembre de 2017, el número total de autónomos inscritos en contingencias profesionales ascendía a 606.452 personas, lo que representa una cobertura del 18,9% del total del colectivo (3.200.314 autónomos a cierre de diciembre de 2017). Es decir, únicamente uno de cada cinco autónomos tiene cubiertas las contingencias profesionales (accidentes de trabajo y enfermedades profesionales). Hay que señalar que es un porcentaje menor que los que cotizaban por este concepto en 2016 (19,1%)

Los resultados que se recogen en el informe únicamente hacen referencia a ese 18,9% de autónomos que tienen contratadas las contingencias profesionales, que son de los que se disponen datos.

Así, cabe destacar que en 2017 se notificaron en el Delt@ (Declaración Electrónica de Trabajadores Accidentados) un total de 583.425 accidentes de trabajo en el Régimen General, y  11.820 correspondieron a Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (81 menos que el año pasado). Dos de cada cien autónomos (el 1,9%) que cotizaban por accidente de trabajo sufrieron un accidente laboral en 2017. 

Por lo que respecta a la gravedad de los accidentes sufridos por autónomos, el informe elaborado por ATA muestra cómo el 97,2% (11.491) fueron de carácter leve. Además, 300 de los accidentes fueron de carácter grave – el 2,5% –, 16 muy graves (0,1%) y 13 mortales (0,1%). Estos accidentes mortales tuvieron lugar en las provincias de Cantabria, Granada, Málaga, Asturias, Cuenca, León, Salamanca, Soria, Barcelona, Gerona, Valencia, Pontevedra y La Coruña. 

Respecto a la mujer autónoma es importante resaltar que a pesar de su importante aumento en el número total de autónomas que hay en España, su siniestralidad es menor que la de los varones ya que sufrieron 2.107 accidentes de trabajo frente a los 9.713 de los autónomos varones lo que representa un 17,8% del total de accidentes. Sin embargo, porcentualmente sufren más accidentes que los varones a partir de los 45 años. El 60% de las autónomas que sufren un accidente tienen más de 45 años, frente al casi 50% de los accidentes de los varones que son los que se producen a partir de esa edad.  

Si lo comparamos con los accidentes de los trabajadores por cuenta ajena, los autónomos varones tienen más accidentes que los trabajadores por cuenta ajena a partir de los 35 años. Sin embargo entre las autónomas y las trabajadoras por cuenta ajena esta franja de edad suma diez años en favor de las autónomas. Es decir, tienen más accidentes porcentualmente hablando las autónomas a partir de los 45 que las trabajadoras por cuenta ajena.

Fuente: Autónomosyemprendedor.es

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de capitannemo

No he logrado encontrar el informe original, pero sospecho que estamos ante lo de siempre: porcentajes. Si queremos hacer comparaciones, la única manera de empezar es calculando las incidencias.
Eso por no hablar de los evidentes sesgos del análisis, que deberían ser utilizados para cuando menos matizar las conclusiones.

Añadir nuevo comentario