La suerte y el azar determinan el éxito en mayor medida que el talento

La suerte y el azar determinan el éxito en mayor medida que el talento

Un trabajo académico de dos físicos y matemáticos italianos, ayudados por un economista, muestra que el azar juega un papel más determinante de lo que se piensa
20 Abril 2018

Nadie discute que disponer de algo de talento es necesario para tener éxito en la vida, pero también sabemos que casi nunca las personas con mayor talento, entendido éste como conocimiento, inteligencia y capacidad, entre otras cualidades, alcanzan las cimas del éxito, siendo en muchas ocasiones superadas por personas mediocres, pero eso sí con mucha suerte, con el azar sonriéndoles. Es más o menos la tesis de Woody Allen en “Match Point”, como los aficionados al cine saben muy bien.

Por primera vez se ha publicado evidencia científica sobre la mayor influencia respecto al talento que tiene el azar en la consecución del éxito. Un modelo matemático desarrollado por dos expertos de física teórica y modelos matemáticos, Alessandro Pluchino y Andrea Rapisarda, ayudados por el profesor de política económica y gestión empresarial, Alessio Emanuele Biondo, todos ellos de la Universidad de Catania, ha contrastado el talento, su utilización y el resultado final en un modelo matemático, aportando una serie de respuestas y llegando a la conclusión de que la cima de la riqueza la consiguen no los más talentosos sino los que tienen más suerte.

El trabajo academico, ‘Talent versus Luch: the role of randmness in success and failure’, que adjuntamos en su texto completo) con un modelo de física y matemáticas consigue cuantificar el papel jugado por el talento y la suerte en la carrera de las personas. La simulación muestra que, aunque el talento tiene una distribución gaussiana, el resultado del éxito/capital sobre una vida profesional de 40 años sigue una ley potencial que respeta el reparto 80%-20% de Pareto para la distribución de la riqueza del mundo real.

Resulta relevante que del resultado de estas simulaciones, Pluchino y sus compañeros han comprobado que los más exitosos no son casi nunca los de más talento, sino aquellos que se sitúan alrededor de la media de la distribución gaussiana del talento, un hecho que se ha descrito mucho en la literatura, pero que ahora este modelo matemático certifica. El trabajo de estos académicos italianos muestra lo importante que es para la consecución final del éxito individual que ocurran aconteceres de fortuna, y por consiguiente rechazan que se recompense aún más y se dote de más recursos a quienes han ya conseguido un gran éxito. Este equívoco origina malas prácticas de reparto de recursos, generando una falta de oportunidades para personas más talentosas.

Subrayan los autores de este trabajo que el resultado de su investigación debería servir de advertencia contra los riesgos de guiarse por una ‘meritocracia ingenua’ que subestimando el papel del azar entre los factores determinantes del éxito, no concede la recompensa social y material debida a la gente más competente. Los individuos con más éxito son aquellos que han encontrado acontecimientos más positivos que negativos a lo largo de su carrera.

Los autores han investigado diversos escenarios sobre este equívoco para que se puedan llevar a cabo políticas más eficientes que hagan de contrapeso al papel jugado por la suerte y permitan que los más talentosos obtengan más recursos, en definitiva llevar a cabo una meritocracia real. Con la ayuda de este modelo, los autores han comparado varias hipotéticas políticas sobre el reparto de fondos a la investigación. El dinero está mejor gastado cuando se reparte equitativamente entre todos los investigadores que si se distribuye al azar o entre los que han conseguido más éxito en el pasado.

Fuente: La Celosía

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de Benito López Arzate

totalmente de acuerdo en México existe un dicho popular "mas vale maña (refiriéndose a la suerte tal vez) que fuerza (aquí coloquemos el talento"

Imagen de Héctor Miño

Yo estuve en una guerra y mi actividad siempre fue de riesgo. Creo firmemente en la suerte y el azar. Tampoco desestimo el poder del talento y el esfuerzo para lograr "triunfar". Pero, después de algunas experiencias personales yo creo que son los dioses los que deciden quien sobrevive y quien no, son los dioses los que deciden "arrebatarte" la gloria y dárselo a otro y finalmente son los dioses los que deciden si vas a vivir 70 años en compañía de personas muy agradables o te morirás a los 15 años mientras esperas el micro para ir a la escuela.

Añadir nuevo comentario