El Dato del día | las jornadas de trabajo de las mujeres son más largas que las de los hombres, si se incluye el trabajo no remunerado

El Dato del día | las jornadas de trabajo de las mujeres son más largas que las de los hombres, si se incluye el trabajo no remunerado

Además, cuando las mujeres tienen jornada a tiempo parcial, incrementan el tiempo dedicado al trabajo no remunerado
21 Marzo 2018

Según los datos de la Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo 2015, las responsabilidades del cuidado y educación de los hijos y del trabajo doméstico en el seno de la familia son compartidas desigualmente por hombres y mujeres, correspondiendo a las mujeres la mayor cuota de este trabajo no remunerado y a los hombres la mayor de trabajo remunerado.

Analizando conjuntamente el tiempo de trabajo remunerado (trabajo principal y segundo empleo) y no remunerado (fundamentalmente compuesto por el cuidado y educación de hijos o nietos y la realización de tareas domésticas), se observa que las jornadas de trabajo de las mujeres son más largas que las de los hombres. Además, los hombres dedican habitualmente el mismo número de horas al trabajo no remunerado (14 horas a la semana), independientemente de que trabajen a tiempo parcial o a jornada completa, mientras que las mujeres, cuando tienen jornada a tiempo parcial, incrementan el tiempo dedicado al trabajo no remunerado: 30 horas con jornada a tiempo parcial y 25 horas con jornada completa, como se muestra en el siguiente gráfico.

Los hijos juegan un papel importante en la dedicación de tiempo al trabajo no remunerado, de manera que tanto hombres como mujeres señalan más horas de trabajo no remunerado cuando hay hijos en el domicilio que cuando no los hay. Sin embargo, las mujeres con hijos, solteras o en pareja (esté trabajando o no la pareja) trabajan más horas no remuneradas que sus homólogos masculinos con la misma condición.

Fuente: CERpIE-Universitat Politècnica de Catalunya

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de Tere Pérez

Soy mujer, trabajo el 75% de la jornada (6 horas diarias) soy madre y como no... ama de casa. Y lamentablemente no puedo estar de acuerdo con muchas de las opiniones que leo. Para mí el ser madre no es un trabajo, es el mayor de los privilegios que me ha concedido a vida. Antes de ser madre tenia un gran puesto de trabajo de responsabilidad y con un buen sueldo, con la crisis me quedé en el paro y tuve que aceptar otro trabajo, peor pagado (ciertamente mi edad y no tener hijos fue un impedimento para algunos empresarios, no para mi). Gracias a que mi marido tiene mejor trabajo que yo actualmente puedo permitirme el enorme lujo de recoger a mi hijo en el colegio por las tardes, educarlo y verlo crecer. Para algunas personas esto es trabajo no remunerado, para mí es algo que no se paga ni con todo el dinero del mundo. Tristemente con el sueldo que tengo si trabajase a jornada completa tendría que pagar canguro y extraescolares así que como se dice sería lo comido por lo servido. Ante esta situación entiendo que si mi pareja trabaja más horas fuera de casa haya ciertas tareas que cuando llega por la noche ya estén más que realizadas. No me voy a esperar a preparar la compra, poner la lavadora o pasar la escoba a las 9 de la noche para poder hacerlo los dos, porque a mí también me gusta sentarme a compartir como nos ha ido el día o a ver nuestra serie de turno. Algunas mujeres pensaran que con esta actitud no defiendo la igualdad, yo creo que es simplemente repartirse las tareas. Si es un acuerdo por ambas partes, porqué no??? Las mujeres quisimos demostrar que podemos con todo, que nos íbamos a introducir en el mundo laboral y en casa no se iba a notar, porque iba a estar todo hecho. Cuando no estamos y necesitamos contratar a alguien para que nos limpie o cuide de nuestros hijos, en la inmensa mayoría de casos buscamos una mujer, quizás por cultura, quizás por convicción. Así que podemos ir rellenando estadísticas, luchando, pero lo primero que debemos cambiar es nuestra mentalidad. Entender que un hombre y una mujer son simplemente personas y que cada uno dedica las horas que puede a su parte del proyecto de familia que tenga acordado.

Añadir nuevo comentario