Salud en el Trabajo: el derecho a la desconexión en la práctica… en Francia

Salud en el Trabajo: el derecho a la desconexión en la práctica… en Francia

Desde el 1 de enero, un nuevo derecho instaurado por la ley trabajo está en vigor en las empresas de más de de 50 asalariados en Francia: el derecho a la desconexión
19 Febrero 2018

Según un estudio del gabinete Éléas, de septiembre de 2016, un 37% de los trabajadores activos utilizan las herramientas informáticas profesionales fuera de su horario de trabajo. Según este mismo estudio, un 62% de los trabajadores activos reclaman un reglamento de las herramientas informáticas profesionales. La idea de este nuevo derecho es claramente limitar las situaciones que conducen a los asalariados a responder a las tensiones profesionales a cualquier hora del día y la noche.

¿Cómo aplicar este dispositivo? La primera etapa es crear un diálogo en la empresa para que los interlocutores sociales, lo más cerca posible de las prácticas de los asalariados, puedan ponerse de acuerdo. El artículo 55 de la ley EL Khomri precisa que “a falta de acuerdo, el director elabora una carta, después del dictamen del comité de empresa o, a falta, de los delegados del personal. Esta carta define estas modalidades de ejercicio del derecho a la desconexión y prevé por otro lado la aplicación, con destino a los asalariados y al personal intermedio y de dirección, de acciones de formación y sensibilización a un uso razonable de las herramientas informáticas”. Y en los hechos…

Es al jefe a quien corresponde aplicar este nuevo derecho y garantizarlo a sus equipos: un cambio en las prácticas de gestión y las mentalidades. Ya se experimentaron soluciones técnicas. Por ejemplo Volkswagen desactiva la devolución de los correos electrónicos hacia los smartphones de los empleados a partir de 18 h 15 hasta 7 horas el día siguiente y esto desde 2012. Se prueban acciones destinadas a modificar el comportamiento de los asalariados frecuentemente (días sin correos electrónicos, supresión del “Reply to all”, etc).

Estas iniciativas no tratan no obstante otro hecho, nacido hace 50 años, antes incluso de la aparición de Internet: el correo electrónico, que ha sido inevitable antes de envenenar las organizaciones, pero sobre todo su utilización como único elemento de comunicación es inadecuada de acuerdo con los métodos de trabajo del siglo XXI.

Las soluciones ofrecen una gestión más eficiente y reactivan la información. Varias iniciativas, como la de la empresa ATOS mediante su programa “Cero email™”, nos impulsan a reflexionar sobre las perspectivas ofrecidas por las herramientas a nuestra disposición. Las plataformas cooperativas, los servicios de mensajería instantáneos y pronto las aplicaciones vinculadas a la inteligencia artificial van a cambiar naturalmente nuestros comportamientos. Esta transición ofrece palancas considerables para asociar división de la información y Bienestar en el trabajo.

Las 3200 empresas y administraciones equipadas del programa informático QHSE BlueKanGo están por ejemplo en condiciones de personalizar el acceso y los horarios de utilización del programa informático, evitar los e-mails, ofreciendo cuadros de mando en tiempo real, gestores de tareas y demás workflows a medida.

Fuente: qualité-hygiene-sécurité

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de David C

Como trabajador de Atos y conocedor del programa "Zero Email" mencionado en este artículo quisiera destacar que los esfuerzos de la empresa están siendo infructuosos ya que después de muchos años el correo sigue siendo la herramienta principal de comunicación.

A pesar de tener múltiples herramientas, y quizá precisamente por esto, la comunicación entre equipos y compañeros acaba siendo repartida entre correo, mensajería instantánea, reuniones, herramientas de ticketing, etc. Al final, es más eficaz seguir utilizando el correo y mantener toda la información unificada en lugar de andar rebuscando entre las distintas opciones disponibles.

No basta con bloquear determinados usos del correo u obligar al uso de una nueva herramienta. Lo más importante es formar a nuevos y sobre todo antiguos empleados en el uso de cada herramienta para el fin al que se ha destinado. Basta de propuestas e iniciativas de cara a la galería que solo dificultan la gestión diaria del trabajo.

Añadir nuevo comentario