¿Puede vulnerar la vida privada de un profesor universitario la grabación de sus clases en un anfiteatro de la Universidad donde presta ordinariamente sus servicios?

¿Puede vulnerar la vida privada de un profesor universitario la grabación de sus clases en un anfiteatro de la Universidad donde presta ordinariamente sus servicios?

Para el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, la vulnera
25 Enero 2018

La reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en el caso Antović y Mirković contra Montenegro es particularmente relevante dado el uso cada vez mayor de la videovigilancia para controlar a los empleados a los empleados.

Los solicitantes, la Sra. Antović y el Sr. Mirković, trabajaban en la Universidad de Montenegro. La universidad informó a sus profesores, incluidos los solicitantes, que había introducido la videovigilancia en los auditorios donde se organizaban las clases, en siete anfiteatros y cerca de la oficina del decano, para garantizar la seguridad de los bienes y personas, incluidos los estudiantes, y para fines de enseñanza de la vigilancia.

La universidad informó también de que el acceso a los datos recopilados estaba protegido por códigos conocidos solo por el decano y que se almacenarían durante un año.
Los solicitantes alegaron en virtud del artículo 8 de la Convención Europea de Derechos Humanos (CEDH)que la supuesta instalación y el uso ilegítimo de equipos de videovigilancia en los auditorios donde tenían clases y el registro de sus conferencias violaban su derecho al respeto de su vida privada.

El tribunal dictaminó por cuatro votos contra tres que, si bien la universidad pertenece a la esfera pública, la vida privada abarca actividades empresariales y profesionales.
Los solicitantes primero se quejaron ante la Agencia de Protección de Datos Personales de que la videovigilancia y la recopilación de datos sin su consentimiento violaban la Ley de Protección de Datos Personales. La agencia ordenó la eliminación de las cámaras, al no encontrar evidencia de que la seguridad fuera un problema y, por lo tanto, no había motivos legítimos para recopilar los datos.

Como el anfiteatro donde enseñaban estaba cerrado antes y después de las clases, y la única propiedad que había eran escritorios, sillas y una pizarra fijos, los solicitantes dijeron que no conocían ninguna razón para temer por la seguridad de nadie. Había otros métodos para proteger a las personas y las propiedades y controlar las clases. Pidieron que se quiten las cámaras y se borrasen los datos.

Los demandantes presentaron demandas de indemnización, pero los tribunales montenegrinos sostuvieron que el artículo 8 no había sido violado.
El TEDH, sin embargo, encontró que la vigilancia mediante cámaras suponía una interferencia con el derecho a la privacidad y, según las pruebas, la vigilancia había violado la legislación nacional.

Decidió que la 'vida privada' es un término amplio, y la ley se aplica a la universidad como lugar de trabajo: "Sería demasiado restrictivo limitar la noción de 'vida privada' a un 'círculo interno' en el que el individuo puede vivir su propia vida personal como él elige [...] ".

El artículo 8 "garantiza el derecho a la 'vida privada' en sentido amplio, incluido el derecho a llevar una 'vida social privada'", que permite al individuo desarrollar su identidad social, que se extiende a otros, dictaminó el tribunal.

En sentencias anteriores, el tribunal determinó que el concepto de vida privada puede incluir la vigilancia de personas en el lugar de trabajo, actividades profesionales o actividades en contextos públicos. Anteriormente, había manifestado que la videovigilancia encubierta en el trabajo era una intrusión en la vida privada de un empleado, y que no había ninguna razón para apartarse de esa vigilancia no encubierta en este caso.

Incluso cuando la presencia de vigilancia esté señalizada, la videovigilancia podría seguir siendo ilegal. Como la videovigilancia es bastante común en los lugares de trabajo, los empresarios deberían tener en cuenta que el tribunal de Estrasburgo mantendrá su posición y tomará una postura más firme sobre la vigilancia indiscriminada, según un experto.

Adjuntamos el texto completo de la sentencia y un resumen oficial de la misma.

Fuente. CIPD

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario