La  Corte Suprema de Brasil prohíbe el amianto.

La  Corte Suprema de Brasil prohíbe el amianto.

El país, que es un gran exportador de este material, cuenta por miles entre sus trabajadores los muertos por exposición al amianto
2 Enero 2018

El país, gran exportador, reporta miles de muertes relacionadas con la inhalación del mineral. Responsable de mesotelioma, cáncer de pulmón,  asbestosis y también otros tipos de cáncer, el asbesto, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, causó 107 000 muertes en el año 2004. En Brasil, un estudio realizado por Francisco Pedra, de la Fundación Fiocruz, ha identificado 3.718 casos de mesotelioma entre 1980 y 2010. Una cifra en gran medida subestimada, según el autor, teniendo en cuenta que muchos pacientes no son diagnosticados.

En base a estos datos, los jueces del Tribunal de Justicia han considerado que la ley federal de 1995 que autoriza "el uso controlado del amianto Crisotilo" o asbesto blanco, considerado durante un tiempo y erróneamente, como menos tóxico, viola la Constitución brasileña que debe garantizar al trabajador salud y un ambiente equilibrado. Los jueces han clarificado  así  toda la inconsistencia entre la ley federal y la legislación de algunos Estados como los de Sao Paulo o Río de Janeiro, donde el asbesto está, desde hace ya varios años, totalmente prohibido."Al imponer el nivel de protección mínima que debe seguirse en todos los estados de la Federación, la ley federal no puede ser un obstáculo clave para maximizar esa protección", dijo el juez Rosa Weber, relator del dossier del Tribunal Supremo.

El 29 de noviembre, en realidad,los jueces han reiterado una sentencia ya anunciada en agosto. Pero en ese momento,solo cinco de ellos habían juzgado la ley de 1995 como inconstitucional.Tomó seis votos para que el veredicto tuviera alcance nacional. En menos de 6 meses, dos jueces cambiaron de idea. “Por convicción personal”, quiere creer Marc Hindry, vicepresidente del comité anti-asbesto de la universidad Jussieu, en París, que sigue, desdeaños, el avance de las negociaciones en Brasil. "Y por lucro económico, agrega el activista. El negocio del amianto no es solo inmoral, también es económicamente insostenible. "

Ante la proliferación de víctimas, el deterioro de su imagen y la atrofia del mercado, los profesionales del asbesto se resignan gradualmente a modificar su práctica y abandonar el controvertido material.  Desde  el espacio de la empresa francesa Saint, Gobain, viejo representante en el Brasil del grupo Eternit, se anunció, el 27 de noviembre, que la firma dejará de usar asbesto para para la fabricación de techo ondulado y corrugado desde diciembre de 2018, a fin de "seguir la tendencia de los consumidores".

Según los expertos la producción de amianto en Brasil rondaría las 300 000 toneladas por año, la mitad de los cuales son destinadas a la exportación. Pero esta cifra continuaría disminuyendo.

Demasiado pronto para bajar las armas

Comprometida desde hace más de treinta años en la lucha contra el asbesto en Brasil, Fernanda Giannasi se regocija. Pero ella, a quien llaman la "Erin Brockovich del Brasil”, sabe también que es temprano para bajar las armas. "Ahora debemos hacer respetar la ley ", subraya la ex inspectora de trabajo, convertida en portavoz de miles de víctimas del asbesto. Su inquietud concierne en particular al destino de la última mina propiedad de Eternit en Brasil, Minaçu, en el estado de Goias. En"La ciudad donde se respira amianto",según describe la revista CartaCapital en un artículo de 2013, el sindicato de la mina está luchando por mantener en actividad y preservar sus 150 empleos directos, a pesar de la multiplicación de casos de cáncer en el municipio."Una prohibición efectiva e inmediata será la peor cosa que puede pasarle a Minaçu. Aquí el 60% de los ingresos fiscales provienen del Asbesto. Vamos a perder un ingreso increíble, sería catastrófico. Somos una ciudad de 31.000 habitantes, aquí no hay agricultura, ganadería, nada. Tendremos que empezar desde cero. Necesitamos un período de transición para que la ciudad se prepare",explica el Alcalde de Minaçu, Agenor NickBarbosa, al sitio web de la BBC Brasil.

El sindicato de la mina estaría ya en maniobras para obtener, más allá de una prórroga, una exención."Su idea es preservar la actividad de la mina únicamente para la exportación. Es inaceptable. No se puede decidir proteger la salud de los brasileños y al mismo tiempo exportar este veneno a personas más vulnerables! Eso es racismo ambiental",comenta Fernanda Giannasi.

Contactada la compañía Eternit, especificó estar a la espera de los detalles concernientes a la implementación de la decisión de la Corte Suprema mientras reitera cumplir sus compromisos con la "seguridad en el trabajo" y a favor del ambiente".

Fuente: Le Monde

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario