Los nanotubos de carbono largos son tan cancerígenos como el amianto

Los nanotubos de carbono largos son tan cancerígenos como el amianto

Cuando los nanotubos o las fibras de amianto caen en las vías respiratorias causan inflamación crónica y, con el tiempo, pueden contribuir al desarrollo de tumores malignos de la pleura
12 Diciembre 2017

Los nanotubos de carbono de más de 15 micrones, que se utilizan en la producción de materiales compuestos, tienen la misma carcinogenicidad que el amianto, según descubrieron científicos del Reino Unido. Cuando los nanotubos o las fibras de amianto caen en las vías respiratorias causan inflamación crónica y, con el tiempo, pueden contribuir al desarrollo de tumores malignos de la membrana del tejido conectivo pulmonar (pleura) en un mecanismo molecular similar, que comprende la inhibición de la función supresora de tumores. El estudio, que adjuntamos en su texto completo, se publica en la revista Current Biology

Los nanotubos de carbono con diversos parámetros se utilizan actualmente en la industria en la producción de materiales compuestos, así como en la microelectrónica e incluso en medicina.

Los investigadores compararon el efecto de las fibras largas (longitud de más de 15 micras) y cortas de amianto, así como los nanotubos de carbono largos y cortos, en las membranas del tejido conectivo en ratones. Las partículas se administraron en el tracto respiratorio de ratones en diferentes concentraciones correspondientes a una exposición aguda o débil pero de larga duración. El período de administración fue de una semana a 20 meses. Durante el experimento, así como 20 meses después, los autores evaluaron los cambios en la pleura, a donde las partículas que están inactivas en el cuerpo, se mueven desde los pulmones.

Los científicos han demostrado que la presencia de fibras de amianto largas y los nanotubos largos condujeron al desarrollo de inflamación crónica, daño oxidativo del ADN, y a la activación de vías de señalización prooncogénicas en las células de la membrana. Al final de la observación, en los diferentes grupos, del 10% al 25% de los ratones sufrieron de mesotelioma, lo que corresponde a la incidencia en personas.

Resultó que a nivel molecular, la supresión de la expresión del gen CDKN2A como resultado de la hipermetilación de su región reguladora lleva al desarrollo de la mesotelioma. El gen CDKN2A codifica una proteína p16 que regula el ciclo celular y es un importante supresor tumoral, es decir, una proteína cuyas funciones previenen la división celular incontrolada. La pérdida de proteína p16 por las células de la pleura se observó tanto durante la destrucción de la membrana por partículas de amianto como con largos nanotubos de carbono. Al mismo tiempo, los nanotubos cortos no causaron cambios en la pleura, aparentemente debido a la eliminación oportuna de partículas pequeñas por las células de la inmunidad.

El descubrimiento del mecanismo molecular que es la base del desarrollo de la mesotelioma permitirá evaluar el estado de los pulmones y la pleura con biomarcadores apropiados en personas en riesgo, principalmente trabajadores en industrias dañinas.

Los científicos enfatizan que sus conclusiones no se aplican a todos los tipos de nanotubos de carbono, y su principal tarea es llamar la atención de los productores y reguladores para que puedan elegir versiones más seguras de los nanomateriales. Al mismo tiempo, en las fábricas que producen nanomateriales, ya se toman medidas de seguridad apropiadas.

Fuente: Nmas1

¿Qué opinas de este artículo? Afegeix un nou comentari a aquesta pàgina.

Añadir nuevo comentario