Manual para hacer frente al acoso sexual en el trabajo

Manual para hacer frente al acoso sexual en el trabajo

"El director de la empresa donde trabajaba, después de tiempo haciéndome insinuaciones, una noche esperó a que se fuera todo el mundo para acercarse a mí y proponerme ir a bailar. Le dije que no. Insistió sin éxito y al final me amenazó: 'Aquí o bailas o no tienes futuro".
14 Noviembre 2017

Alejandra (45 años), hoy con su propio negocio de decoración, recuerda años después, todavía indignada, el episodio más desagradable de su vida. A partir de su experiencia, hemos preparado un manual de actuación para hacer frente a un acosador en el trabajo.

Deja las cosas claras ante la primera insinuación

Los psicólogos aconsejan ser asertiva para no dar lugar a excusas ni dudas sobre malos entendidos. "Le fui muy clara: ni esa noche ni nunca bailaría con él -continúa su relato Alejandra-. Y si quería despedirme, solo tenía que presentar los papeles".

Pide ayuda legal de inmediato

Ante un conflicto grave en el trabajo siempre hay que contar con ayuda legal. Un abogado laboralista te asesorará sobre los pasos a dar para denunciar el caso. El primero y más importante es obtener pruebas contra el acosador, por eso hay que estar preparada ante cualquier otra proposición o amenaza:

  • Siempre que tengas que reunirte con él, a solas o acompañada, graba la conversación.
  • Imprime los correos donde se haga evidente el acoso y guarda los mensajes que te envíe.
  • Habla con testigos para saber si estarían dispuestos a declarar en un juicio.

"Ese fue mi problema: no tenía pruebas. Fui a pedir ayuda legal a un sindicato y me dijeron que no era la primera vez que oían hablar de mi jefe, pero que solo podía seguir adelante si era capaz de demostrarlo", explica Alejandra.

Contacta con otras víctimas

El acosador suele tener un patrón de conducta. Lo más frecuente es que haya habido otras víctimas antes que tú. Intenta recabar sus testimonios para demostrar en tu denuncia que es un comportamiento habitual. "Hablé con una antigua secretaria de este individuo. Me confesó que ella había pasado por lo mismo y por eso tuvo que dejar la empresa. Le denunció para nada. Incluso habló con su mujer, pero la tomó por una loca vengativa. Si yo hubiera tenido pruebas, ella me hubiera ayudado en el juicio. Al no ser así, prefirió no revivir aquello".

Busca el apoyo de tu entorno personal

"Todo el mundo miró para otro lado. Eso fue lo que más daño me hizo. Mis compañeros sabían lo que pasaba y que no era la primera vez que lo hacía, pero la gente no quiere problemas cuando está en juego su puesto de trabajo -prosigue-. La reacción del director a mi rechazo fue despedirme por bajo rendimiento. Para que no me redujeran el finiquito, tuve que seguir yendo a trabajar una semana más. En ese tiempo, pasaba mi jornada sentada en un pasillo. Mi acosador había dado la orden de que nadie me dirigiera la palabra. Todos la cumplieron. Tuve una sensación de soledad horrible".

La psicoterapeuta Isabel Hernanz, especialista en relaciones de pareja y de trabajo, apunta que en esos momentos es esencial apoyarse en la familia y los amigos, y si la situación te supera, acudir a un especialista. "La acosada se siente insegura, a veces incluso culpable porque busca una explicación a lo que le pasa en su propio comportamiento: piensa si lo ha provocado sin querer, si ha dado la respuesta adecuada... Debe ser consciente de que la víctima es ella y de que a veces una es demasiado joven o demasiado frágil para afrontarlo de la mejor manera".

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario