La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) denuncia ante la Inspección de Trabajo un accidente en el campo de tiro

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) denuncia ante la Inspección de Trabajo un accidente en el campo de tiro

La AUGC pide que se investigue el incidente
6 Diciembre 2017

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha presentado ante la Inspección de Trabajo una denuncia para que se investigue el accidente ocurrido el pasado 5 de octubre en el campo de tiro de Quintanilla Sobresierra, durante una jornada de prácticas de tiro con arma corta de los agentes. En la denuncia se explica que el suceso no tuvo consecuencias graves, pero podría haberlas tenido dadas las condiciones en las que se encuentra el campo de tiro, que adolece de medidas de seguridad, a juicio de la Unificada.

El espacio habilitado para los ejercicios obligatorios es una parcela cedida por la fábrica de explosivos de Quintanilla Sobresierra, que “carece de cerramiento en buen estado”, recoge la denuncia. Además, la distancia de seguridad entre la línea de tiro y la zona de impacto del proyectil es reducida, una deficiencia que se agrava ante el hecho de que la zona de impacto es un talud de tierra con presencia de mucha piedra, “lo que puede provocar proyecciones de los proyectiles al impactar contra ella”. Y eso fue lo que ocurrió el pasado 5 de octubre.

En una de las series de tiro, el proyectil impactó sobre una piedra del talud y provocó la proyección de esquirlas que impactaron contra dos agente. A uno le dio en el brazo, ocasionándole una rojez; al otro, en rasgó el pantalón pero “afortunadamente no alcanzó el cuerpo, sino podría haber ocasionado una lesión”, apunta la AUGC. Por ese motivo, la asociación pide a la Inspección de Trabajo que investigue el accidente y revise las instalaciones, pues estos ejercicios no deben estar fuera de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Es más, ejercicios similares realizados por empresas de seguridad se deben realizar con fuertes medidas de seguridad, “lo que demuestra que no son prácticas extrictamente policiales, sino rutinas de entrenamiento”. La AUGC exige que, en caso de que las instalaciones no cumplan con las medidas de seguridad exigibles, se proceda a su clausura. Además, mientras se resuelve la denuncia, la Unificada solicita que se inste a la Guardia Civil y a la fábrica a cesar los ejercicios de tiro.

Fuente: Burgosconecta

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario