La investigadora española Mercedes Sotos Prieto demuestra por vez primera la relación entre cambios en la dieta y longevidad

La investigadora española Mercedes Sotos Prieto demuestra por vez primera la relación entre cambios en la dieta y longevidad

Una dieta saludable durante 12 años reduce el riesgo de mortandad por cualquier causa entre un 9 y un 14% en los 12 años posteriores
3 Septiembre 2017

Por vez primera un estudio científico de la Universidad de Harvard, patrocinado por los Institutos Nacionales de Salud Pública estadounidenses, y que encabeza la investigadora albaceteña Mercedes Sotos Prieto demuestra que una alimentación más sana, con mayor presencia de la fruta, legumbres y pescado, durante 12 años incrementa claramente la esperanza de vida. El estudio, ‘Association of changes in diet quality with Total and Cause-Specific Mortality’, ha sido publicado por la solvente revista médica estadounidense ‘New England Journal of Medicine’, y lo firman, además de Sotos Prieto, Shilpa N. Bhupathiraju,  Josiemer Mattei, Teresa T. Fung, Yanping Li,  An Pan,  Walter C. Willett, Eric B. Rimm  y Frank B. Hu.

La investigación, dirigida por Sotos estudió las causas de mortalidad en una muestra de 47.994 mujeres y 25.745 hombres con un seguimiento de 12 años, entre 1998 y 2010, mientras se evaluaba los cambios en la calidad de la dieta en los 12 años precedentes (1986-1998), evaluados con las puntuaciones de tres índices, el Alternate Healthy Eating Index, el Alternate Mediterranean Diet y el Dietary Approaches to Stop Hypertension.

Durante los 12 años de seguimiento, los participantes en la muestra respondieron sobre su régimen alimentario cada cuatro años y cada dos años también sobre su modo de vida y su estado de salud. Entre los participantes que mantuvieron una alimentación de alta calidad nutricional durante todo el período se observó su riesgo de mortandad por cualquier causa en los 12 años siguientes era significativamente más bajo, del 14% cuando se tomaba el primer índice citado, 11% menor con el referente de la dieta mediterránea y 9% inferior en el del freno a la hipertensión, que el riesgo de las personas que mantenían una dieta poco sana.

El estudio también ha mostrado que aquellas personas que en los años primeros del estudio tenían una alimentación malsana y la mejoraron ostensiblemente en años posteriores rebajaron sensiblemente su riesgo de mortalidad. Los alimentos que más contribuyen a la mejora de la dieta eran los cereales integrales, la fruta, las legumbres y el pescado. Mejorar un 20% la calidad de la dieta se consigue fácilmente, tan solo con reemplazar un plato diario de carne roja o embutidos por frutos secos o legumbres, y esa mejora puede reducir entre un 8 y un 17% el riesgo de mortandad de la persona.

En el estudio que encabeza el nombre de la investigadora albaceteña figuran personajes ilustres de Harvard, como el del profesor Frank Hu, una eminencia en el campo de la Nutrición, y que ha sido desde hace unos años el ‘padrino’ académico de Sotos Prieto. También figura el nombre de Walter Willett, un científico muy considerado en este campo. Harvard cuenta con una base de cuadro médico nutricional de más de 100.000 personas a las que se ha seguido médicamente más de 30 años, y Sotos,  que hace dos años consiguió el galardón a la mejor investigadora postdoctoral, ha desarrollado esta línea de investigación.

Sotos Prieto, a pesar de su juventud (está en la treintena) es una de las investigadoras españolas jóvenes más reconocida, habiendo sido premiada también por la American Heart Association, contando con un expediente académico excepcional en las carreras de Nutrición Humana y Dietética y en la de Ciencia y Tecnología de Alimentos, ambas en la Universidad de Valencia. También ha desarrollado su carrera en el CNIC, y colaborado con el centro de Investigación del Cáncer de Cambridge.

Fuente. La Celosía

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de heidi bryan

Este artículo en cuando a la alimentación y la longevidad es muy interesante sobre todo porque la alimentación tiene una relación directa con nuestro envejecimiento.
saludos!

Añadir nuevo comentario