Chile: estrenan una obra de teatro inspirada en las condiciones laborales y su impacto en la salud mental

Chile: estrenan una obra de teatro inspirada en las condiciones laborales y su impacto en la salud mental

Personajes inmersos en un escenario de trabajo adverso en el que experimentan la soledad urbana, la enajenación laboral, el anhelo del encuentro o la aislación, son los que dan vida a este montaje que cuestiona la sobre exigencia del modelo de sociedad en el que actualmente vivimos
2 Septiembre 2017

“Prefiero que me coman los perros”, es el título del nuevo montaje que se presentará desde el 4 al 27 de agosto en Teatro del Puente, obra que toma como estímulo creativo un hecho real ocurrido en Chile y que expone los componentes centrales de los trastornos anímicos producidos por la sobrecarga laboral del actual modelo imperante.

El relato se centra diez años después de un accidente de trabajo del que es responsable, cuando Eugenia intenta sanar su pasado en el diván de una psicóloga. Con ella entablará una intensa y absurda relación, donde descubrirá que no es la única que deberá enfrentar sus culpas.

Mostrará a personajes presionados por un escenario laboral adverso en el que la negligencia y el sentimiento de fracaso, surgen como hilo conductor que los reúne y en el que se abordan conceptos como: la soledad urbana, la enajenación laboral, el anhelo del encuentro o la aislación, componentes centrales de los trastornos anímicos producidos por la sobrecarga laboral.

A través de una puesta en escena en que dialogan la crudeza de la historia con los elementos tragicómicos de la dramaturgia, el montaje a cargo de Jesús Urqueta, muestra cómo este orden sistémico impacta negativamente en la vida emocional y salud mental de las personas, situación que aumenta en Chile, considerando que el país tiene los mayores índices de depresión y suicidios de Latinoamérica.

“Es una obra que genera una identificación rápida del espectador, ya que consideramos importante el relato sobre este país vulnerable. En ese sentido, los distintos elementos de la puesta en escena apuntan a construir ese relato sensible que si bien hace referencia al sistema que impera como causa, se centra sobre todo en la vivencia emocional del sujeto. Es un trabajo atractivo, cuyo lenguaje desarrollado permite instalar temas que cooperan en la reflexión de nuestra identidad y el país que habitamos”, afirma el director.

“Prefiero que me coman los perros”, cuenta con el apoyo de Fondart Nacional, del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y la colaboración de la Escuela de Cine en la realización de los videos e imágenes.

Fuente. La Nación

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario