Violencia en las escuelas norteamericanas

Violencia en las escuelas norteamericanas

En parte, inducida por el cine violento
24 Noviembre 2013

Hace tiempo que nos han dejado de sorprender las noticias referidas a ataques con armas de fuego a estudiantes y profesores en colegios y universidades de Estados Unidos, epidemia que afortunadamente no ha traspasado fronteras.

El macabro fenómeno ha ido en aumento en los últimos años. En 2013 se han producido ya 18 asaltos, con el resultado de 17 muertos y 22 heridos, frente a los 12 y 8 asaltos de 2012 y 2011 respectivamente. A comienzos de este siglo se contabilizaban un máximo de 3 ataques anualmente.

Esta barbarie ha originado una profunda contestación a la política estadounidense permisiva en materia de armas de fuego y estudios académicos multidisciplinares. Pediatrics, la revista oficial de la Academia de Pediatría de Estados Unidos, acaba de publicar una aproximación valiente sobre el problema, relacionando la influencia de las películas en las que la acción se desarrolla con armas de fuego con la violencia real.

Múltiples estudios habían determinado hasta ahora que la mera presencia de armas en la vida corriente puede incrementar las agresiones (efecto arma), la violencia en las películas ha aumentado considerablemente a lo largo del tiempo y las películas violentas pueden incrementar las agresiones.

Las secuencias con armas de fuego en las películas de menores se han multiplicado por tres

Lo que es nuevo en el estudio  ‘Gun Violence Trends in Movies’ , firmado por el experto en Comunicación y Psicología, Brad J. Bushman,  profesor de las universidades de Ohio y Amsterdam, además de sus colegas de la Universidad de Pennsylvania,  Patrick Jamieson, Ilana Weitz y Daniel Romer,  es su examen sobre el poder que ejercería en la violencia “la presencia de armas en las películas”. El efecto arma adquiría así un potencial mortífero.

Los investigadores identificaron primero la presencia de violencia en las 30 películas más vistas desde 1950 y la presencia de armas en los trozos violentos de las películas a partir de 1985, el primer año que se estableció la categoría PG-13 (mayores de 13 años). Las películas que se hacen para este segmento suelen estar entre las más taquilleras y son especialmente atractivas para los adolescentes. En total estudiaron 915 películas.

Lo que resultó de esta identificación es que la violencia se había más que doblado desde 1950, y que la violencia con armas de fuego en las películas para menores se había más que triplicado desde 1985. El 94% de las 367 películas estudiadas a partir de ese año, contenían al menos una secuencia violenta de más de cinco minutos, con un total de 700 secuencias en las que se incluían armas de fuego. A partir de 2009, la violencia con armas en estas películas para menores era ya la misma que la incluida en las películas reservadas a públicos de más de 17 años.

Hollywood está fortaleciendo el ‘efecto arma’ e ilustrando a los jóvenes en el uso de armas de fuego

La conclusión que han sacado estos psicólogos expertos en Comunicación es que aunque los jóvenes no usen armas, sí están expuestos al incremento de la violencia con armas en las películas más taquilleras. Mediante la inclusión de escenas violentas con armas de fuego, Hollywood  está fortaleciendo el efecto arma e ilustrando a los jóvenes en el uso de armas de fuego.

Los autores muestran su preocupación ya que existe bastante evidencia científica de que las películas violentas pueden incrementar la agresividad. Actualmente las películas violentas pueden ser fácilmente conseguidas por los jóvenes y se temen que la presencia de armamento en las películas violentas, que ahora prolifera puede amplificar los efectos que la violencia genera sobre la agresividad. El hecho de que haya bastante evidencia de que cuando los menores están expuetos a  las películas que muestran a los protagonistas fumando o bebiendo  tienen más probabilidades de que se inicien en esos hábitos, hace temer que a los autores del estudio a que ocurra lo mismo en el interés por adquirir y usar armas en aquellos expuestos a las películas violentas con utilización de armas de fuego.

Fuente: La Celosía

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario