UGT exige al Gobierno que dé a conocer el coste social y económico que supone la falta de prevención en las empresas

UGT exige al Gobierno que dé a conocer el coste social y económico que supone la falta de prevención en las empresas

Ante las discrepancias entre las estadísticas de Empleo y las publIcadas por el INE
25 Junio 2014

UGT valora el nuevo Módulo de la EPA, publicado la pasada semana por el INE, sobre accidentes laborales y problemas de salud relacionados con el trabajo, correspondientes al año 2013, que señala que casi 500.000 personas tuvieron un accidente con lesiones durante su jornada laboral. Para UGT, la situación aún es peor, ya que los accidentes laborales podrían suponer un 21% más de los que se declaran, existiendo un infradiagnóstico y deficiente calificación de los daños que sufren los trabajadores como consecuencia de su trabajo. Ante esta realidad, recrudecida por la reforma laboral del Gobierno, el sindicato exige más prevención en las empresas y de mayor calidad, con un incremento de la función sancionadora de la Inspección de Trabajo para reforzar la vigilancia y el control de la prevención. Además, demanda al Ejecutivo que ponga en valor la prevención dando a conocer el coste social y económico que supone la falta de la misma, impulsar la investigación en esta materia y apostar por la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo con la coordinación de las distintas administraciones y los interlocutores sociales.

Los datos ofrecidos por la EPA el pasado día 18, ponen al descubierto que trabajar en España sigue siendo una actividad de alto riesgo para la salud de las trabajadoras y trabajadores. Es una realidad que ha venido siendo denunciada por UGT insistentemente, las condiciones de trabajo de los trabajadores y trabajadoras están aún muy lejos de ser dignas.

En UGT hace años que venimos alertando sobre el infradiagnóstico y deficiente calificación de los daños que sufren los trabajadores como consecuencia de su trabajo. Cuando se nos culpabiliza por las lesiones que se producen motivadas por el trabajo, llamándonos con tono despectivo “absentistas”, se está allanando el camino para la ocultación de la realidad de la siniestralidad laboral, lo que impide poner las medidas necesarias para acabar con esta lacra y perseguir a quienes incumplen con la prevención de riesgos laborales.

No se puede mirar hacia otro lado, hay quien no está actuando correctamente, y así se desprende del análisis de estos datos que dibujan una situación cruel, pero real. La situación es inasumible, los accidentes de trabajo podrían suponer un 21% más de los que se declaran.

De la encuesta presentada se puede extraer como positivo, que los trabajadores y trabajadoras, identifican la existencia de factores de riesgo. Lo alarmante es la cantidad de ellos que identifican estar expuestos a factores de riesgo para su salud física, un total de 10.181.200 de ocupados.

Según los datos que facilita el Ministerio de Empleo y Seguridad Social a través del Observatorio de las contingencias profesionales de la Seguridad Social, la primera causa de enfermedad profesional declarada, cerca del 80% de la misma, está relacionada con los conocidos como trastornos musculoesqueléticos (TME). La encuesta realizada por la EPA pone de manifiesto la necesidad de actuar sobre los TME, pues el 58% de las enfermedades laborales (provocados o agravados por el trabajo en los últimos 12 meses) ocasionaron problemas óseos, articulares o musculares que afectan principalmente a la espalda, al cuello, los hombros, los brazos o las manos, y a las caderas, las piernas o los pies. Podemos afirmar que es este el principal problema de salud para los trabajadores, que aún no cuenta con un programa de acción de ámbito nacional que aporte soluciones a esta situación.

La segunda causa de baja por enfermedad en España esta relacionada con patologías mentales, en este sentido la EPA nos reafirma en la necesidad de poner medidas para parar el ascenso de las enfermedades ligadas al estrés, depresión o ansiedad que representan el 12,8%.

Se nos traslada desde el INE lo siguiente, “un total de 4.526.800 ocupados en el año 2013 declararon haber estado expuestos a factores adversos para su bienestar mental”. Este dato por sí mismo, es suficiente para promover un plan de actuación específico en materia de riesgos psicosociales, que se están tratando prácticamente en la totalidad de los casos como enfermedad común y no laboral.

Fuente: UGT

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario