Los super-ricos europeos son mucho más rácanos que los norteamericanos

Los super-ricos europeos son mucho más rácanos que los norteamericanos

Los Gates y Warren Buffet apenas logran adhesiones en la captación de millonarios europeos que se comprometan a donar la mitad de su fortuna
31 Mayo 2014

La idea de conseguir el compromiso moral de los más ricos del planeta para que donen más de la mitad de su fortuna en acciones filantrópicas, conocida como ‘Giving Pledge’, fue formulada en el año 2010 por el matrimonio formado por Bill Gates y su mujer Melinda, y el inversor más famoso del mundo, Warren Buffett, pero no ha sido hasta el año pasado cuando se ha abierto a millonarios de fuera de Estados Unidos, aunque con no demasiado éxito, con la excepción de los británicos.

En la primera semana de este mes, se reunieron en Seattle una amplia muestra de firmantes de la iniciativa para reflexionar sobre fórmulas filantrópicas, como la asociación con los Gobiernos para sacar adelante determinados proyectos, la empresa social, la inversión en la mujer, la educación y el medioambiente. No obstante, lo más interesante fue comprobar el buen momento que vive la iniciativa, que cuatro años después de su fundación cuenta con 127 fortunas (individuales y de parejas) comprometidas con las donaciones. Sin embargo, la apertura en 2013 a millonarios de fuera de Estados Unidos no está teniendo gran éxito, con la excepción de Reino Unido, que aporta un puñado.

Hasta ahora no hay ningún español, pero si hay individualidades de Alemania, Suiza, Rusia, Ucrania, Australia, Sudáfrica, India, Indonesia y Malasia. La iniciativa Giving Pledge sólo pide a quienes se unen al grupo que hagan público su compromiso de donación en vida o en testamento, y una carta que se hace pública en la web de la organización, en la que explican las razones de su voluntad filantrópica. En ningún caso interviene en peticiones de dinero para apoyar causas, ni reclama el apoyo para ninguna.

Los firmantes se reúnen a lo largo del año para comentar sus éxitos y fracasos filantrópicos, con el fin de mejorar y hacer más eficientes las donaciones. Una de las razones del poco éxito tenido en Europa es que en el Viejo Continente se adopta un perfil más modesto, casi anónimo, cuando se trata de filantropía.  Entre los británicos destacan David Sainsbury y Richard Branson, Lord Ashcroft, hay dos rusos, Yuri Milner y Vladimir Potanin, el ucraniano Victor Pinchuk, el suizo, Hansjorg Wiss, y el alemán Hasso Platner. Ningún español de los 26 que figuran en la lista de Forbes, ni francés, ni italiano.

De los 127 multimillonarios que han captado los Gates y Buffett, casi todos figuran en la lista de Forbes y bastantes en los primeros lugares, como es el caso de los fundadores, y de Larry Ellison, Paul Allen, Mark Zuckerberg y Elon Musk, todos ellos con fortunas conseguidas en empresas del mundo de la información.

Del mundo de internet están surgiendo grandes filántropos. Los últimos en unirse a la iniciativa se han hecho multimillonarios con  negocios de la red. Craig Silverstein, uno de los fundadores de Google, junto a Larry Page y Sergey Brin, se acaba de sumar, lo mismo que Dave Goldberg, que ha desarrollado la mayo empresa del mundo online de estudios de mercado, SurveyMonkey, y Sheryl Sandberg, la directora de operaciones de Facebook, que anteriormente fue un alto cargo de Google y del Tesoro de Estados Unidos cuando la presidencia de Clinton.

Fuente: La Celosía

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario