Sólo dos de cada diez autónomos tienen cubiertas las contingencias profesionales

Sólo dos de cada diez autónomos tienen cubiertas las contingencias profesionales

En el año 2013 se produjeron quince fallecimientos en el colectivo de asegurados
11 Mayo 2014

En diciembre de 2013, el número total de autónomos inscritos en contingencias profesionales ascendía a 653.188 personas (436.977 hombres y 216.211 mujeres), representando una cobertura del 21,56%[1] total del colectivo de autónomos. Teniendo en cuenta este porcentaje, 12.876 autónomos con la contingencia profesional cubierta sufrieron un accidente de trabajo a lo largo de 2013, de los cuales 15 resultaron mortales, según se desprende de un informe elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, en colaboración con Mutua Universal en el que se analiza la siniestralidad de los trabajadores autónomos a nivel nacional, y en el que se incluyen datos por comunidades autónomas.

El informe refleja cómo aún ocho de cada diez autónomos no tienen cubiertas las contingencias profesionales, por lo que "si extrapolamos estos datos al resto de autónomos que no tienen las contingencias profesionales cubiertas, la siniestralidad en el colectivo sigue siendo muy elevada" señala José Luís Perea, director del área de prevención de riesgos laborales de ATA.

A pesar de que únicamente dos del cada diez autónomos - el 21,56% - cotizaba en 2013 por contingencias profesionales, el porcentaje ha aumentado ligeramente con respecto a los autónomos que lo hacían en 2012, cuando el número de autónomos que tenían cubierta esta cobertura era 16 décimas inferior, el 21,40% del total de autónomos (647.519, de los que 433.453 eran hombres y 214.066 mujeres).

Además, durante 2013 el número de accidentes de trabajo disminuyó con relación a 2012: si en 2013 del total de autónomos que tenían cubiertas las contingencias profesionales (un 20,56% del colectivo) se accidentaron 12.876 trabajadores, en 2012 lo hicieron 13.171.

El informe elaborado por ATA incluye los datos de siniestralidad del colectivo según las comunidades autónomas. Para ello, se ha utilizado el denominado "índice de incidencia que mide la siniestralidad en función de los autónomos con los que cuenta dicha región cotizando por contingencias profesionales.

Teniendo en cuenta el número de accidentes en jornada laboral que han sufrido los trabajadores autónomos con la contingencia profesional cubierta (12.876), y el total de autónomos que tienen la contingencia profesional cubierta a nivel nacional (653.188); la siniestralidad de los trabajadores autónomos en base al índice de incidencia para el periodo de estudio, es de 1.971,25.

Así, las comunidades autónomas de Asturias, Cantabria y Castilla la Mancha fueron las que sufrieron mayor siniestralidad del colectivo de autónomos a lo largo de 2013: Asturias, con un índice del incidencia de 3.000,11 (de entre los 19.099 autónomos asturianos que tenían cubiertas las contingencias de trabajo, se produjeron 577 accidentes de trabajo en 2013), Cantabria, con un índice del incidencia de 2.689,09 (entre los 9.185 autónomos cántabros que tenían cubiertas las contingencias de trabajo, se produjeron 247 accidentes) y Castilla La Mancha, con un índice del incidencia de 2.511,73 (de los 38.858 autónomos castellanomanchegos que tenían cubiertas las contingencias de trabajo, se produjeron 976 accidentes).

En el otro extremo, las comunidades en las que se dio una menor siniestralidad en 2013, teniendo en cuenta el número de accidentes y el total de autónomos, fueron la Comunidad de Madrid, Región de Murcia e Islas Canarias: Madrid, con un índice del incidencia de 1.465,36 (de los 81.004 autónomos madrileños que tenían cubiertas las contingencias de trabajo, se produjeron 1.187 accidentes de trabajo en 2013), Murcia, con un índice del incidencia de 1.476,11 (de los 19.172 autónomos murcianos que tenían cubiertas las contingencias de trabajo, se produjeron 283 accidentes) e Islas Canarias, con un índice del incidencia de 1.537,42 (de los 31.221 autónomos que tenían cubiertas las contingencias de trabajo, se produjeron 480 accidentes).

En términos absolutos de los 12.876 accidentes sufridos por los trabajadores autónomos, en jornada laboral y con la contingencia profesional cubierta. Las comunidades autónomas que registraron mayor accidentabilidad en números absolutos  fueron Andalucía (2.641 accidentes), Cataluña (1.307), Galicia (1.275) y Madrid (1.187). En el extremo opuesto se sitúan Ceuta (3 accidentes), Melilla (4), La Rioja (133) y Navarra (209).

Por último, el informe elaborado por ATA con la colaboración de Mutua Universal analiza el perfil de autónomo que sufre accidentes de trabajo, siempre teniendo en cuenta que los 12.876 accidentes laborales que ocurrieron en 2013 es sobre los 653.188 autónomos inscritos en contingencias profesionales, que representan únicamente el 21,56% del total de autónomos.

La mayor siniestralidad de los autónomos recae en hombres de edad comprendida entre los 35 y 44 años que trabajan en el sector de la construcción. El diagnóstico de los accidentes es de grado leve y producido por esguinces y torceduras mayoritariamente en la pierna incluida rodilla. La forma más habitual son los sobreesfuerzos y los golpes resultado de una caída, perteneciente a la actividad física específica de "andar, correr, subir, etc".

"La siniestralidad en los autónomos sigue siendo muy elevada. La prevención de los riesgos en el trabajo es una gran asignatura pendiente. Es necesario que se  frene la elevada siniestralidad en los autónomos y se cree una conciencia preventiva. De nada sirve festejar el día  Internacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo, si el resto del año no se llevan a cabo medidas eficaces para prevenir la  siniestralidad.", señala José Luís Perea, responsable del área de prevención de riesgos laborales de ATA.

Fuente: Diario Crítico

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario