Siete estrategias empresariales para combatir el estrés laboral

Siete estrategias empresariales para combatir el estrés laboral

El estrés es un riesgo habitual en el lugar de trabajo, independientemente de la empresa o sector
28 Octubre 2019

La actividad diaria de las empresas puede provocar en sus trabajadores situaciones de nervios, estrés y ansiedad que repercuten negativamente en la salud de las propias organizaciones.

Según ADP (Automatic Data Processing), proveedor global líder en soluciones de Gestión del Capital Humano, el estrés es un riesgo habitual en el lugar de trabajo, independientemente de la empresa o sector.

El estrés no es fácil de combatir, y representa un catalizador de problemas de salud para los empleados, provocando pérdida de productividad, absentismo laboral, apatía, renuncias y accidentes laborales.

ADP, que aconseja a los responsables de Recursos Humanos implantar programas de formación para que los empleados aborden las causas y consecuencias del estrés, ha presentado 'La Evolución del trabajo', un informe realizado por el ADP Research Institute que incluye, entre otra información, un contexto para la comprensión del estrés en el trabajo.

Tras analizar y comprender las conclusiones del informe y las necesidades que tienen las empresas para hacer frente al estrés laboral, ADP propone siete estrategias para gestionarlo:

1. Evaluar el estrés. Las empresas conocen los indicadores clave del estrés, así que deben analizar sus tasas de absentismo laboral, rotación de personal, indicadores de salud de los empleados, número de quejas de los trabajadores y tendencias de productividad. Y también deben estudiar detenidamente los resultados de las encuestas de satisfacción de sus empleados.

2. Realizar una evaluación de riesgos para la salud (ERS). Esta evaluación es una herramienta que ayuda a las organizaciones y empleados a entender factores de riesgo relacionados con la salud, como el estrés en el lugar de trabajo. Un cuestionario de ERS, por ejemplo, le preguntaría a un empleado sobre satisfacción y estrés en el trabajo, así como sus hábitos de ejercicio, alimentación, horas de sueño y otros factores externos.

3. Empezar por lo fácil. Las estrategias para lidiar con el estrés no tienen que ser demasiado complicadas. Un buen punto para empezar es, por ejemplo, una buena comunicación para aclarar (y, posiblemente, recalibrar) roles y expectativas de los empleados, así como para reforzar cometidos en la organización.

4. Abordar cuestiones sobre conciliación laboral y familiar. Buena parte del estrés en el lugar de trabajo se debe a la incapacidad que se percibe para conciliar adecuadamente vida laboral y familiar. Los responsables de Recursos Humanos pueden desarrollar estrategias para abordar este factor de estrés permitiendo una mayor flexibilidad laboral en forma de teletrabajo, horarios flexibles y facilidades para cuidar a hijos y personas mayores, así como ofreciendo prestaciones flexibles.

5. Evaluar el ambiente en la oficina. Todos los empleados están ocupados, y cada vez tienen mayor necesidad de colaborar en espacios compartidos, pero también es importante proporcionar espacios que favorezcan la concentración y la reflexión/recarga del individuo. El lugar de trabajo es importante para la salud y la productividad, de modo que cualquier evaluación del estrés en el trabajo debería incluir una revisión del espacio físico.

6. Usar la tecnología para aliviar el estrés. Las aplicaciones de productividad en la oficina pueden reducir el estrés laboral, ya que ayudan al empleado a gestionar mejor su tiempo y flujo de trabajo. Cada vez una mayor variedad de aplicaciones móviles y herramientas online ofrecen opciones de gestión de productividad y tiempo, como calendarios, listas de tareas y recordatorios/alertas para facilitar la organización de los empleados y proporcionar una mayor sensación de control.

7. Potenciar el Mindfulness. Algunos negocios han desarrollado programas formativos para empleados en torno al Mindfulness para promover una reflexión/meditación tranquila que permita gestionar el estrés.

Fuente: RRHHpress.com

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario