La sanidad valenciana agiliza la declaración de enfermedades profesionales e impide cientos de despidos

La sanidad valenciana agiliza la declaración de enfermedades profesionales e impide cientos de despidos

Cientos de trabajadores, sobre todo mujeres de limpieza, industria del calzado y hostelería, la mayoría de 45 a 55 años, conservan el puesto pese a la última reforma laboral
1 Julio 2015

La Conselleria de Sanidad de la Generalitat Valenciana acaba de poner en marcha, a pleno rendimiento a efectos funcionales e informáticos en la red de centros de salud y los hospitales, o sea en el sistema básico de la medicina familiar, el nuevo sistema de vigilancia epidemiológica y laboral. Está dando muy buenos resultados. Tanto es así que se ha disparado en el último año un 45% la declaración y diagnóstico de enfermedades profesionales en la provincia. Una de las consecuencias, además de desatar la alarma entre el empresariado, que exige reformas urgentes de la Ley de Seguridad y Salud Laboral que obliguen más a los trabajadores a hacerse los reconocimientos médicos en sus empresas, es que cientos de empleadas de la provincia están evitando ser despedidas de forma objetiva por sus patronos (por absentismo), tal y como endureció la última reforma laboral aprobada hace ahora algo más de tres años por el Gobierno de España.

De este hecho se hace eco el experto en prevención de riesgos laborales y delegado en esta materia del sindicato mayoritario UGT, Juan Francisco Richarte, asistente a una reciente jornada organizada por el departamento de salud pública y laboral de la Generalitat con la participación de los agentes sociales y la Inspección de Trabajo.

La reforma laboral de Rajoy endureció más la falta al trabajo por enfermedad común de los trabajadores, o sea, un simple resfriado o una gripe y ahora esta agilización en la declaración de enfermedades pues está permitiendo a mucha gente, sobre todo mujeres, conservar su puesto laboral», explica a este diario Richarte. «Para esto, evitar el despido objetivo por absentismo laboral, ha venido muy bien el nuevo sistema de vigilancia epidemiológica y laboral, pero el siguiente paso debe ser prevenir más las enfermedades profesionales, por lo que el Invassat debe recibir el volcado de todos los datos disponibles para estrechar la información sobre prevención y no solo sobre la detección de las enfermedades cuando ya las sufre el trabajador», añade el experto prevencionista de UGT en l'Alacantí.

Richarte recuerda que, según la última reforma laboral, cuatro jornadas de ausencia al trabajo dentro del mismo mes o dos faltas de cuatro días cada una son motivo suficiente de despido objetivo (sin derecho alguno a indemnización por parte del trabajador).

Las faltas de asistencia al trabajo, aun estando debidamente justificadas, pueden dar lugar al despido del trabajador en determinadas circunstancias, el despido objetivo por absentismo recogido en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores. Tras las modificaciones introducidas por la reforma laboral de 2012, la aplicación del despido por absentismo exige, en primer lugar, que las faltas de asistencia ( aun justificadas por el trabajador) sean intermitentes; y, en segundo lugar, que las ausencias del empleado alcancen determinados porcentajes dentro del período de referencia establecido por la norma: bien el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos, siempre que el total de faltas de asistencia en los 12 meses anteriores alcance el 5% de las jornadas hábiles; o bien el 25 % en 4 meses discontinuos dentro de un período de 12 meses. La Ley 3/2012 de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral impulsada por Rajoy introduce en su artículo 18 una importante novedad, cual es la de desvincular su aplicación del índice de absentismo total de la plantilla (índice que debía superar el 2,5% en los mismos períodos).

La provincia registró el pasado año un total de 995 partes declarados de enfermedades profesionales (308 casos más que en 2013, un 44,8%, repunte que supera el de Valencia y Castellón). No todas las enfermedades profesionales suponen faltas intermitentes al trabajo, pero sí se dan muchos casos en las mayoritarias en Alicante, como tendinitis y parálisis e los nervios provocadas por posturas forzadas y movimientos repetitivos en el puesto. Afectan más a mujeres que a hombres, de 45 a 55 años y de limpieza, industria del calzado y hostelería, según refleja el Invassat.

Fuente: Las Provincias

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario