Los propietarios de un zoo y un trabajador, heridos por unos chimpancés que se escaparon de su jaula

Los propietarios de un zoo y un trabajador, heridos por unos chimpancés que se escaparon de su jaula

La causa fue "un incidente en el protocolo de seguridad", según especificó el parque.
8 Agosto 2015

Tres personas han resultado heridas, una de ellos con pronóstico grave, después de que tres chimpancés se escaparan de su jaula en el zoológico Oasis Park de La Lajita, en Fuerteventura. Según testigos presenciales, la huida de los tres chimpancés, dos hembras y un macho, obligó a redirigir a los visitantes hacia las zonas acotadas del zoológico y a cerrar el centro para evitar que siguiera entrando público.

Dos de los chimpancés fueron abatidos por la Guardia Civil y la Policía Local de Pájara, y el tercero de ellos, una de las hembras, volvió por su propio pie a la jaula y se encuentra herida.

Los heridos son el matrimonio propietario del zoológico y un trabajador, en estado grave, que fue trasladado en ambulancia del zoológico. 

El zoológico, a través de un comunicado, informó de que el suceso se produjo debido a "un incidente en el protocolo de seguridad establecido en la instalación de primates". También se especifica en el comunicado que "el personal actuó para intentar reducir a los animales con dardos tranquilizantes (...) Lamentablemente, ante la dificultad de reducirlos, dos de los animales han sido abatidos por las autoridades, mientras que el tercero se encuentra dormido y estable en su instalación, donde el equipo especialista se va a encargar de evaluar su estado de salud".

En esa nota, desde el zoológico también explica que se muestran completamente consternados ante los ocurrido, y que "los animales fueron rescatados hace años por las autoridades al ser víctimas del comercio y tenencia ilegal de primates en cautividad". 

Las fugas de chimpancés en cautividad no son infrecuentes. En el mes de mayo, en Mallorca, la pareja de chimpancés Adán y Eva emprendió la huida del centro de Sant Llorenç des Cardassar después de amedrentar a los turistas que habían acudido a visitarlos y a los mismos cuidadores.
Los simios, de unos 80 kilos de peso cada uno, rompieron los barrotes y recobraron por un tiempo la libertad. Según las distintas fuentes consultadas, el sistema de descargas eléctricas falló y los animales aprovecharon la ocasión para recobrar su libertad.

La hembra fue abatida en Son Carrió de un disparo, al estar considerada peligrosa. El macho, por su parte, consiguió escapar del cerco y su cadáver fue encontrado ahogado en una balasa un par de días después.

En este caso, por fortuna, no se produjeron daños a las personas, pero los fallos de seguridad fueron evidentes.

Fuente Propia: Prevención Integral & ORP Conference

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario