El primer juicio por el desastre de Fukushima llega cinco años después del accidente

El primer juicio por el desastre de Fukushima llega cinco años después del accidente

Los tres máximos ejecutivos de la compañía que gestionaba la central se sientan en el banquillo acusados de negligencia
10 Agosto 2017

Arranca el primer juicio por el accidente de Fukushima, en el que se sientan en el banquillo tres exdirigentes de la empresa propietaria de la central nuclear.

El expresidente de Tokyo Elecric Power, Tsunehisa Katsumata, y los exvicepresidentes Sakae Muto e Ichiro Takekuro se declararon en la apertura no culpables de “negligencia con consecuencia de muerte”. Pidieron perdón por los enormes problemas causados en la región, pero aseguraron que era imposible prever el accidente.

“Creemos que deberían haber puesto en marcha contramedidas para protegerse contra el tsunami y debería haber habido un mayor conocimiento de los riesgos por parte de Tepco”, manifestó la presidenta de la asociación en el origen de las denuncias, Ruiko Muto, y desplazada por el suceso. “Quiero saber cómo y por qué se produjeron estas negligencias”.

Por su parte, el fiscal dijo que su objetivo era demostrar que el riesgo de tsunami era conocido y que estos directivos no tomaron las disposiciones necesarias para evitar la catástrofe. La defensa arguye que no se han constatado muertos por radiaciones y solo admite una responsabilidad indirecta en el deceso de 44 personas durante la evacuación de un hospital y en los trece trabajadores y militares heridos en la central. Los tres reactores de la planta de Fukushima sufrieron fusiones parciales tras el tsunami en marzo de 2011.

El juicio deberá establecer si el accidente fue provocado por el factor humano, en particular una actitud negligente de los directivos respecto a las medidas de seguridad en caso de tsunami, o si se trató de causas provocadas exclusivamente por las fuerzas de la naturaleza.

Tras el accidente en Fukushima 1, 14.000 pobladores de las zonas afectadas interpusieron una demanda contra los 42 miembros de la antigua dirección de la compañía operadora.

En septiembre de 2014 la Fiscalía desestimó la causa, al considerar que la compañía no podía prever la magnitud del desastre natural que provocó el accidente, ya que el tsunami de 2011 superó todos los pronósticos.

Sin embargo, en junio de 2015 un panel de jueces independiente se expresó en contra de la decisión de la Fiscalía, al considerar que la vista en juicio contaba con suficiente fundamento y en febrero de 2016 presentó la demanda.

Los demandantes insisten en que los directivos de la compañía conocían un informe según el cual el tsunami de 1986, ocurrido tras un terremoto de 8,2 grados, tuvo una altura de 15,7 metros.

Fuente: Sputniknews

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario