¿Por qué hay rachas de buena y mala suerte en el juego?

¿Por qué hay rachas de buena y mala suerte en el juego?

Dedicado a los que hoy NO les ha tocado el Gordo
22 Diciembre 2015

La diosa Fortuna es voluble, pero muchos de nosotros creemos que podemos leer su estado de ánimo. Un nuevo estudio del valor de las apuestas realizadas a través de un sitio de apuestas en línea durante un año muestra que los intentos de los apostadores de predecir cuándo su suerte va a cambiar, tienen algunas consecuencias inesperadas.

 Un error común al juzgar las probabilidades se conoce como la falacia del jugador. Es la creencia de que los acontecimientos aleatorios independientes tienen la obligación de "equilibrarse" en el corto plazo, por lo que una racha de victorias hace una pérdida más probable, y viceversa.

Un error opuesto es la creencia de que una racha de buena suerte predice más buena suerte - cuando un jugador de baloncesto tiene éxito en una serie de disparos sucesivos, se dice que tiene una "mano caliente", lo que significa una mejor oportunidad de tener éxito con su siguiente tiro . Mientras que la mano caliente podría ser posible en los juegos de habilidad, es una imposibilidad lógica para los sucesos verdaderamente aleatorios.

 Juimin Xu y Nigel Harvey del University College de Londres, han estudiado el papel que estas falacias pueden jugar en el mundo de las apuestas reales hechas por la gente que juega en línea (ver más abajo enlace al artículo original). La muestra incluyó las apuestas por valor de alrededor de 100 millones de libras efectuadas durante los 365 días del año 2010.

Se analizaron las series de victorias y derrotas de esta muestra, revelando un patrón sorprendente. Aunque las apuestas eran de eventos no relacionados, tales como los partidos de fútbol o las carreras de caballos, la gente que tenía una racha de victorias tuvo una mayor probabilidad de ganar su siguiente apuesta. Por ejemplo, los jugadores que tuvieron una racha de tres victorias tenían una probabilidad de 0,67 de ganar su próxima apuesta, en comparación con una probabilidad de 0,45 para los que no habían tenido una racha ganadora. Los investigadores analizaron rachas de hasta seis victorias seguidas y encontraron que la probabilidad de ganar la próxima apuesta no dejaba de subir.

El efecto también se produjo en las rachas de pérdidas, de modo que aquellos que perdieron apuestas sucesivas también eran más propensos a perder de nuevo. El efecto no parece ser debido a la habilidad, ya que un análisis de control mostró que las ganancias promedio para los jugadores que tenían largas rachas de suerte eran las mismas, o tal vez incluso un poco más bajas, que para los que no tenían muchas rachas. El resultado parece contradecir la falacia del jugador, e incluso nuestra fe razonable de que los resultados de las apuestas deben ser independientes.

 La respuesta al misterio fue revelada cuando Xu y Harvey analizaron las probabilidades de las apuestas realizadas por los jugadores en medio de una racha, y la cantidad que apostaron. Los jugadores que ganaron tendieron a efectuar su próxima apuesta de forma más conservadora que la apuesta que acababan de ganar, siendo lo contrario durante las malas rachas. Esto, sugieren los investigadores, es porque creían en la falacia del jugador y esperaban que su suerte cambiara. Esto tuvo el efecto paradójico de creación de buena suerte para los que ya estaban ganando - porque entonces hicieron apuestas que tenían más probabilidades de ganar - y hundió en la mala suerte a los que estaban perdiendo - porque hicieron apuestas que eran más arriesgadas y así perpetuaban su racha de derrotas.

 El estudio es un gran ejemplo de cómo un fenómeno simple - la falacia del jugador - puede tener resultados impredecibles cuando se estudia en una situación compleja del mundo real. El documento contiene también este detalle revelador: de todas las apuestas analizadas en el estudio, 178.947 fueron ganadas y 192.359 se perdieron - dando una probabilidades global de ganar de 0,48. Lo suficiente como para garantizar el margen de beneficio de la empresa de apuestas y sugerir que, en promedio, los jugadores perderán dinero. A menos que sean afortunados.

Fuente: BPS-research

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario