Palma de Mallorca: prisión para seis personas acusadas de esclavizar a sus empleados

Palma de Mallorca: prisión para seis personas acusadas de esclavizar a sus empleados

Se han clausurado 22 restaurantes por orden judicial
8 Febrero 2016

A mediados del pasado mes de diciembre 13 personas fueron detenidas en Palma por la Policía Nacional por su supuesta implicación en una red de negocios en los que se explotaba a trabajadores, tras realizar ocho registros en oficinas y viviendas e incautarse de medio millón de euros producto producto del impago a trabajadores y proveedores. Estos locales, en los que se ubicaban  diversas empresas de restauración situadas en el centro de Palma, también incumplían la legislación tributaria y sanitaria. Durante uno de los registros practicados en un chalet de lujo, ubicado en Son Oliver, en la urbanización de s’Aranjassa, los agentes localizaron 500.000 euros en efectivo.

Posteriormente el juez decretó el ingreso en prisión para seis de los detenidos y ordenó  la clausura temporal de 22  bares y restaurantes sitos en zonas muy céntricas de Palma, como Plaza Mayor, Avenidas, Plaza de Cort y Festival Park en Marratxí.   Según el auto dictado por el magistrado, los detenidos fueron imputados de delitos contra los derechos de los trabajadores, pertenencia a organización criminal, fraude a la Seguridad Social, falsedad en documento mercantil, delito contra la salud pública y contra la administración de Justicia.

Entre los arrestados se encuentran los cabecillas de la organización, los hermanos Jerónimo y Juan Antonio Sureda, propietarios de numerosos establecimientos ubicados en la avenida Antoni Maura, La Lonja, Festival Park y Plaça Major, entre otros. Del mismo modo, también fueron enviados a prisión preventiva los supuestos testaferros y gestores necesarios para que la banda criminal funcionara correctamente.

Los cabecillas de la trama acusados de explotar laboralmente, llegando a la ‘esclavitud’ en algunos casos, se enfrentan a penas que pueden alcanzar los diez años de cárcel. La presunta estafa practicada, según informaciones próximas a la investigación, apuntan a que podría afectar a más de 1.500 personas y un gran número de proveedores.

La investigación apunta que los empresarios utilizaban multitud de maniobras y atajos fiscales para obtener el mayor lucro posible a costa de los trabajadores, funcionando como una organización criminal. Se cree que tenían empleados sin contrato, en situación irregular, contratados con horarios y jornadas que no se correspondían con la realidad. Además, muchas empresas de la trama tenían deudas con la seguridad social por impago de las cuotas de los empleados. El fraude a la Seguridad Social podría superar el millón de euros.

En enero se han producido siete nuevas nuevas detenciones lo que aumenta el total de detenidos a 20.

A los 22 restaurantes clausurados por orden judicial por la implicación de sus administradores en la trama que se dedicaba a explotar a sus trabajadores, hay que añadir una decena de órdenes de precinto de establecimientos dictadas por la autoridad judicial.

El listado completo de locales que han sido precintados por orden judicial es el siguiente: La Bionda, Fonda España, Il Grotto, Is Fonda, Dundred, Diplomatic, Jamaica (Festival Park), restaurante pizzería Córner (Festival Park), Happy Crepe Café (Festival Park), American Coffee, Casa Victor, Don Piero, La nave Anthonys, Rusric, Sal dulce, Vitamin, Pinchos y tapas Maura 12, Los dos de Dolce Amaro, El Rastrillo y La toga.

Desde que arrancó el operativo policial, los inspectores de Trabajo han detectado un aumento considerable de nuevas altas a la Seguridad Social y también de un incremento de horas cotizadas por parte de los trabajadores.

Fuente: Crónica Balear, Cadena SER

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario