Los océanos, en estado crítico

Los océanos, en estado crítico

Según el último informe del programa internacional sobre el estado de los océanos (IPSO)
28 Octubre 2013

El último informe del Programa Internacional sobre el Estado de los Océanos (IPSO) sobre los factores antropogénicos de estrés de los océanos va más allá de la conclusión a la que llegó a finales de setiembre el panel de la ONU sobre el cambio climático (IPCC) de que el océano está absorbiendo la mayor parte del calentamiento y los niveles sin precedentes de dióxido de carbono, y advierte de que el efecto acumulativo de dicho fenómeno junto con  otros factores de estrés del océano es mucho más grave que las estimaciones previas.

La disminución de los niveles de oxígeno en el océano causada por el cambio climático y la escorrentía de nitrógeno, combinada con otros tipos de contaminación química y la sobrepesca desenfrenada están socavando la capacidad del océano para resistir las llamadas "perturbaciones del carbono";  es decir, su papel como "amortiguador" de la Tierra está en serio peligro. Entre los factores que afectan la salud del océano , se identificaron las siguientes áreas como las más preocupantes:

  • Desoxigenación: se están acumulando evidencias de que la cantidad de oxígeno acumulada en el océano se está reduciendo progresivamente. Las previsiones para el contenido en oxígeno del océano sugieren un descenso de entre el 1 % y el 7 % en 2100. Ello está ocurriendo en dos formas: la tendencia general de disminución de los niveles de oxígeno en los océanos tropicales y áreas del Pacífico Norte durante los últimos 50 años, y el dramático aumento de hipoxia costera (bajo nivel de oxígeno) asociados a la eutrofización. El primero es causado por el calentamiento global, el segundo por el aumento de la escorrentía de nutrientes de la agricultura y las aguas residuales.
     
  • Acidificación: Si los niveles actuales de liberación de CO2 continúan, podemos esperar consecuencias muy graves para la vida del océano: a concentraciones de CO2 de 450 a 500 ppm (previstas en 2030-2050) la erosión superará a la calcificación en el proceso de construcción de los arrecifes de coral , lo que conducirá a la extinción de algunas especies y la pérdida de biodiversidad global.
     
  • Calentamiento: Como dejó en claro el IPCC , el océano se está llevando la peor parte del calentamiento del sistema climático, con las directas y bien documentadas consecuencias biogeoquímicas. De continuar el calentamiento, se prevé que  la reducción del hielo estacional, incluida la desaparición del hielo marino del Ártico en verano hacia 2037; el aumento de la estratificación de las capas del océano, lo que lleva a la disminución de la concentración de oxígeno; el aumento de la liberación de gases de efecto invernadero, particularmente del metano del lecho marino del Ártico (un factor que no considerado por el IPCC), y aumento de la incidencia de eventos asociados a la hipoxia (bajo nivel de oxígeno).
     
  • La sobrepesca continuada socava aún más la capacidad de recuperación de los océanos y, en contra de algunas afirmaciones, a pesar de algunas mejoras, sobre todo en las regiones desarrolladas, la gestión de pesquerías todavía no ha conseguido frenar el declive de las especies clave y los daños a los ecosistemas de los que depende la vida marina. En 2012 la FAO determinó que el 70 % de las poblaciones mundiales de peces están en explotación no sostenible.

Los trabajos del IPSO se han publicado en un conjunto de cinco informes accesibles desde la siguiente dirección: http://www.stateoftheocean.org/research.cfm

Fuente: IPSO

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario