Obreros reciclan basura arriesgando salud y vida

Obreros reciclan basura arriesgando salud y vida

31 Agosto 2013

Entre el olor nauseabundo de toneladas de basura y el sol inclemente, siete obreros sin máscaras ni guantes u otra dotación que reduzca el riesgo en su salud, a diario seleccionan los plásticos en el botadero de Lechuguillas; ellos piden que la Empresa Municipal de Aseo Sucre (EMAS) les brinde mejores condiciones de trabajo. Sin embargo, por su parte, EMAS asegura que no tiene responsabilidad porque son obreros externos, pero coadyuva con algunos insumos.

“La basura es dinero”, es un eslogan que se oye con frecuencia, de hecho lo es porque mensualmente en este botadero se genera unos Bs 20.000 en base a la recolección del plástico y papel que realizan los siete obreros, pero la mitad de esta ganancia se lleva EMAS y el resto se dividen entre ellos, y ese es su sueldo, que en promedio alcanza a Bs 1.400 para cada uno.

Pero, ¿cuánto cuesta la vida y la salud de estas personas? En la visita que realizó CORREO DEL SUR ayer al botadero de Lechuguillas, aproximadamente 14 kilómetros al este de Sucre, constató que los obreros trabajan expuestos a contraer enfermedades debido a que ninguno porta guantes de seguridad y menos una máscara o barbijo que reduzca el olor pestilente de los promontorios de basura al que ingresan para recoger los plásticos.

“Nosotros hemos pedido agua y que haya sombra, pero la empresa no nos ha cumplido”, contó Ramón Talavera al aclarar que a principio de año la empresa les entregó un overol y un par de botas, como única dotación.

Ante la carencia de agua en la zona, los obreros que en varios casos se trasladan en bicicleta desde Sucre, además de la comida, deben cargar varios litros de agua en la mochila.

El trabajo comienza a las 5:00 y se prolonga hasta las 18:00. Al mediodía hacen una pausa para almorzar, pero con el olor fétido aseguran que es casi imposible degustar un plato de comida, por lo que muchos prefieren acullicar coca, mientras descansan bajo improvisadas casuchas de cartón, ya que para su desgracia, ni siquiera hay un árbol.

LA EMPRESA

El gerente de EMAS, René Mostajo, señaló que ellos son trabajadores privados, por lo que la empresa no tiene responsabilidad en la dotación de implementos de seguridad.

“Ellos ganan el 50% de lo que recogen y 50% va para la empresa”, dijo Mostajo al señalar que ayer por la tarde se hizo la dotación de agua potable.

A diferencia de hace medio año, el botadero de Lechuguillas cuenta con infraestructura y maquinaria con la que busca reducir el nivel de contaminación. La Alcaldía de Sucre encargará un estudio para la ubicación del nuevo relleno sanitario ya que éste tiene autorización hasta noviembre de 2014.

Las aguas que se escurren de la basura anteriormente se vertían a la quebrada, ahora están detenidas en un dique que construyó la Municipalidad y regularmente se realiza una recirculación, mediante bombeo, según explicaron funcionarios de EMAS.

También EMAS desplazó toda su maquinaria pesada para cubrir con tierra aproximadamente 160 toneladas de basura que diariamente llegan al lugar. El gerente general de la empresa de aseo, René Mostajo, aseguró que dentro de poco se pondrá un cerco perimetral para evitar el ingreso de animales; luego, a fines del 2014, se hará el cierre definitivo.

“El plazo máximo que nosotros tenemos es de 18 meses, ya han transcurrido dos meses, entonces tenemos 16 meses para hacer el cierre de ese botadero”, manifestó Mostajo.

Fuente de Datos: correodelsur.com

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de gloria marin

pues son trabajadores indirectos de ellos , y deben suministrar su equipo de proteccion o llegar a un acuerdo con ellos para epp, por que es la empresa quien le coloca el riesgo, recordemos el caso de monomero en colombia y sus alrededores ...cuya empresa tuvo que indenizar a mas de muchas personas que tenian negocios a sus alrededores como cuidadores de carro y dueños de kiosko

Añadir nuevo comentario