Nueva Zelanda: los ferroviarios se niegan a conducir las nuevas locomotoras porque que contienen amianto

Nueva Zelanda: los ferroviarios se niegan a conducir las nuevas locomotoras porque que contienen amianto

El amianto se encuentra en el aislamiento acústico de la cabina de conducción
4 Abril 2014

El sindicato de trabajadores ferroviarios neozelandeses RMTU ha declarado que sus afiliados no trabajarán en las cuarenta nuevas locomotoras que la empresa ferroviaria estatal  KiwiRail ha adquirido en China, al descubrirse la presencia de amianto en el aislamiento acústico de las cabinas de conducción, lo que obligó a cancelar algunos de los servicios de transporte de mercancías de la empresa.

El secretario general  de RMTU, Wayne Butson, declaró que los miembros del sindicato no trabajarian con esas locomotoras hasta que todo el asbesto se hubiese eliminado. "Es una sentencia de muerte", dijo. "El simple hecho de que una locomotora recién fabricada en este siglo contenga una sustancia como esta es algo espantoso".

KiwiRail ha retirado las locomotoras del servicio y ha declarado que el uso de amianto era una violación de las especificaciones contractuales para el diseño y fabricación de las locomotoras, que fueron construidas por la compañía china Dalian Locomotive y Rolling Stock Co.

KiwiRail manifestó que en 2013 pidió y recibió garantías del fabricante de que no se había utilizado amianto en las locomotoras, tras haber recibido información sobre la presencia de amianto. Los análisis efectuados hace un año no revelaron la presencia de amianto, pero posteriormente se demostró su existencia, lo que ha provocado gran preocupación en los trabajadores, que creen que podrían haber inhalado fibras de amianto.

El incidente ha generado acusaciones contra KiwiRail en el sentido de haber elegido el proveedor más económico dejando a un lado las consideraciones de seguridad y salud de los trabajadores.

El presidente de KiwiRail manifestó que la empresa estaba muy disgustada por lo sucedido y estaba trabajando con los fabricantes para averiguar cómo se había producido el problema. Por ora parte dijo que los fabricantes habían asumido su responsabilidad y harían todo lo necesario para rectificar la situación tan rápidamente como fuera posible.

Fuente: NZherald

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario