Nanomateriales: ¿ángeles o demonios?

Nanomateriales: ¿ángeles o demonios?

La Comisión Europea crea un Observatorio para dilucidar el asunto y encarga su gestión a la ECHA
30 Diciembre 2016

¿Por qué la Comisión Europea decidió crear un observatorio de nanomateriales en lugar de un registro? ¿Cómo le afecta esto a usted como consumidor europeo? ¿Son realmente peligrosos los nanomateriales? Hablamos con Otto Linher, Jefe Adjunto de la Unidad de Productos Químicos de la Dirección General de la Empresa de la Comisión Europea y con Jukka Malm, Directora Ejecutiva Adjunta de la ECHA para obtener alguna claridad.

Los nanomateriales están muy extendidos en los productos de uso cotidiano y han sido utilizados desde hace mucho tiempo. La Comisión Europea ha pedido a la ECHA que acoja un observatorio para recopilar datos e información sobre nanomateriales. La opción alternativa habría sido establecer un registro que hubiera requerido que la industria registrara los nanomateriales incorporados en productos de consumo. La decisión de ir a un observatorio ha provocado las críticas de algunas de las partes interesadas, argumentando que el observatorio no tendrá la información o el poder para proteger a los consumidores y trabajadores contra los peligros de los nanomateriales.

 ¿Por qué un observatorio?

En los últimos años, la Comisión ha investigado la forma en que la UE debe abordar los nanomateriales. "Debido al uso generalizado de los nanomateriales, la creación de un registro de todos los productos que contienen nanomateriales sería extremadamente oneroso y costoso. La evaluación de impacto estimó los costes en más de 5.000 millones de euros en el primer año y en 2.500 millones de euros anuales después. Además, esa información no ayudaría al consumidor o trabajador. En primer lugar, porque no tendrían un acceso total a la base de datos, ya que contendría información confidencial y, en segundo lugar, porque esa información no les indicaría si existe un riesgo en el uso de esos productos ", explica Otto Linher de la Comisión.

Uno de los objetivos del observatorio es filtrar la información disponible para que se adapte a la audiencia, según Linher. "Si usted dice a los consumidores que una pintura de acuarela en particular contiene nanomateriales, ¿qué harían con esa información? En lugar de registrar todos los tipos de acuarelas, es más importante dar una visión general de dónde se pueden encontrar los nanomateriales y decirle a la gente lo que realmente significa para ellos la presencia de nanomateriales. Deben tomar las cuestiones en serio, pero al mismo tiempo no preocuparse cuando no hay razón para hacerlo ".

Información en un solo lugar

El observatorio no dará lugar a nuevos datos, sino que recogerá la información que ya está disponible sobre nanomateriales en un mismo lugar y la presentará de una manera fácilmente comprensible. "El principal reto para la ECHA será filtrar y presentar la información relevante de manera justa y objetiva. El observatorio no será el único órgano que informe sobre los nanomateriales, por lo que no hay razón para reinventar la rueda. En cambio, necesita reunir, resumir y presentar información. Por ejemplo, el observatorio podría desempeñar un papel importante en el mantenimiento de la información de los proyectos de investigación después de que hayan terminado, para que esta información no se pierda ", dice el Sr. Linher.

Tanto el Sr. Linher como el Sr. Malm (ECHA) hacen hincapié en que el contenido del observatorio debe ser útil para los consumidores y los trabajadores. La cuestión de los nanomateriales es muy científica y para ayudar al público en general a comprender e interpretar correctamente cualquier contenido, se debe prestar especial atención a la forma en que se comunica.

¿Deberíamos estar preocupados?

Algunas partes interesadas han expresado su preocupación de que un observatorio no sea suficiente para proteger a los consumidores europeos de los peligros potenciales de los nanomateriales. El Sr. Linher no está de acuerdo. "Creo que la preocupación se basa en una visión profundamente arraigada y errónea de que los nanomateriales son pocos, desconocidos y potencialmente peligrosos. Si bien hay problemas, por ejemplo con el polvo fino en los entornos de trabajo, hay pocas indicaciones, si es que existen, de que hay problemas con la gran mayoría de los productos de la vida cotidiana que contienen nanomateriales. Mi mensaje clave sería más bien centrar el trabajo en la identificación de temas relevantes y riesgos potenciales que registrar lo que no vale la pena registrar ", dice Linher.

El Sr. Malm está dispuesto a mantener un diálogo con las partes interesadas. "Muchos interesados ​​y algunos Estados Miembros piensan que el observatorio no es lo suficientemente fuerte como una medida para tratar su preocupación. Si bien es cierto que el observatorio, como tal, no aporta nuevas obligaciones y, por lo tanto, no puede llenar las lagunas de datos, puede ayudar a diferentes públicos a comprender qué información tenemos y qué falta. También sabemos que las actuales matriculaciones de sustancias no cubren todavía todas las nanoformas que están en el mercado. Nos falta información sobre los aspectos de seguridad de esos y entiendo por qué esa falta de información está causando preocupaciones ", dice.

El Sr. Malm hace hincapié en la necesidad de una claridad jurídica sobre la forma de evaluar la seguridad de los nanomateriales en el marco del Reglamento REACH. Explica que existe un acuerdo común en la OCDE de que los nanomateriales deben considerarse como cualquier otra sustancia. "Esto hace que sea difícil discutir los riesgos de los nanomateriales en un nivel general. No puede confiar automáticamente en los datos del formulario masivo. Todos los nanomateriales deben evaluarse caso por caso como cualquier otra sustancia. Algunos nanomateriales pueden ser peligrosos, y otros no. "

A pesar de que el observatorio no genera nuevos datos, Malm cree que puede aportar un valor añadido a los ciudadanos europeos. "Puede haber más información disponible de la que muchas personas son conscientes y al presentar esa información ya podemos aumentar nuestra comprensión de los nanomateriales".

Registros nacionales

Algunos Estados miembros, por ejemplo Dinamarca y Francia, han creado registros nacionales de nanomateriales. Si estos datos pueden algún día formar parte del observatorio de la UE, es todavía demasiado pronto para decirlo. "Queremos discutir con los Estados miembros cómo podemos utilizar mejor los datos que generan. Sabemos que hay limitaciones a lo que pueden hacer público porque los registros nacionales se basan en notificaciones de empresas individuales y la información detallada se considera a menudo confidencial. Queremos ver si hay al menos una información de nivel resumido que podría utilizarse en el observatorio de la UE ", dice Malm.

¿Y después?

La ECHA está preparando la primera fase del observatorio que está previsto que entre en funcionamiento durante el verano de 2017. Habrá contenido web sobre qué son los nanomateriales, cómo se utilizan, cuestiones de seguridad y enlaces a los proyectos de investigación.

Tanto la Comisión como la ECHA esperan que el observatorio se convierta en una fuente de información fiable, transparente y fácil de usar sobre nanomateriales, en la que personas con diferentes orígenes y necesidades puedan encontrar información sobre la seguridad y el uso de los nanomateriales. "Sería un éxito si la ECHA y el observatorio fueran aceptados como una fuente sólida de información para el público en general. El observatorio debe contener una buena visión general del mercado y los productos, así como las cuestiones de salud y seguridad. También debería desmitificar el debate sobre los nanomateriales y desempeñar un papel activo en el propio debate sobre los nanomateriales ", concluye el Sr. Linher.

En el enlace que damos más abajo pueden enocntrar más información sobre el acuerdo entre la Comisión Europea y la ECHA sobre la creación del Observatorio.

Fuente: ECHA

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario